Qué es la enmienda 25, con la que algunos senadores piden la destitución de Trump tras los incidentes en el Capitolio

Mecanismo fue aprobado en 1965 y se convirtió en parte de la Constitución de Estados Unidos en 1967.

Publicado el
Los incidentes en el Capitolio de este miércoles ponen en el centro del debate al presidente Donald Trump. (Foto Prensa Libre: EFE)
Los incidentes en el Capitolio de este miércoles ponen en el centro del debate al presidente Donald Trump. (Foto Prensa Libre: EFE)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está en el centro de la controversia después de que un grupo de sus seguidores tomó la sede del Congreso de Estados Unidos en Washington este miércoles tras superar las barreras de las autoridades.

“El Capitolio vivió escenas de caos, con representantes del Congreso tirándose al suelo, evacuando el lugar y poniéndose máscaras antigases”, describió la cadena BBC los sucesos, en los que resultó una mujer muerta a balazos.

La marcha había sido convocada por seguidores del mandatario y animada por él mismo, al mantener su postura de que la victoria de Joe Biden responde a un “fraude demócrata”. 

De acuerdo con el diario Milenio, “desde congresistas demócratas, gobernadores, sectores económicos, hasta republicanos y ex colaboradores de su gabinete pidieron invocar la enmienda 25, a fin de que el presidente estadunidense Donald Trump sea destituido del cargo, luego de que decenas de sus simpatizantes irrumpieran en el Capitolio”.

Según una publicación de la BBC, “la enmienda 25 fue aprobada por el Congreso como un mecanismo para asegurar la sucesión en el poder tras el asesinato en 1963 del presidente John F. Kennedy”.

La enmienda fue aprobada en 1965 y se convirtió en parte de la Constitución en 1967, luego de ser ratificada por 38 estados.

¿Qué contiene?

De acuerdo con la BBC, la norma contiene cuatro disposiciones:

  • La primera establece que el vicepresidente se hará cargo del gobierno si el jefe de Estado muere, renuncia o es destituido.
  • La segunda señala que, si se produce una vacante en la vicepresidencia, el presidente debe nombrar un reemplazo que debe ser confirmado por una mayoría en ambas cámaras del Congreso: la Cámara de Representantes y el Senado.
  • La tercera permite al presidente delegar sus funciones en el vicepresidente, de forma temporal.
  • La cuarta crea el mecanismo mediante el cual el vicepresidente y la mayoría de los miembros del gabinete pueden declarar que el presidente no es capaz de “desempeñar las funciones y obligaciones de su cargo”, lo que puede llevar a que el mandatario sea sustituido por su número dos.

“Esta última disposición es la única que nunca ha sido utilizada y es justamente la que está ahora en medio del debate”, consigna la cadena noticiosa.

En una entrevista de esa misma cadena, Steven Levitsky, politólogo de la Universidad de Harvard, tras los sucesos del Capitolio de este miércoles, dijo que la enmienda 25 es uno de los mecanismos que podrían manejar los poderes estatales para superar la crisis.

Lea también: Qué pasó después del toque de queda en Washington y el asalto al Congreso de Estados Unidos

Sin embargo, ese cuarto punto de la enmienda nunca se ha utilizado en Estados Unidos, y de acuerdo con expertos, “es más difícil que un impeachment“, o juicio político de destitución. 

“Esta disposición fue creada para establecer la transición en el poder cuando el presidente está incapacitado. Para aplicarla tienes que ser capaz de demostrar que él no puede desempeñar las funciones y obligaciones de su cargo”, le dijo Saikrishna Prakash, profesor de la Escuela de Derecho de la Universidad de Virginia e investigador principal del Centro Miller de Estudios sobre la Presidencia de Estados Unidos, a la cadena BBC. 

“Este es un requerimiento extraordinariamente difícil de cumplir y no es probable que sea invocado. Está pensando para ser aplicado en situaciones en las que, desde cualquier punto de vista, es evidente que el presidente no puede cumplir sus funciones”, agrega.

Si el vicepresidente y el gabinete creen que el mandatario está incapacitado, deben escribir una carta para notificar al Congreso al respecto, pero se necesitarían dos tercios de ambas cámaras para dar su visto bueno.

Sin embargo, “no importa cuánta gente esté horrorizada por el comportamiento, las acciones y las decisiones gubernamentales del presidente. Es el Congreso el que tendría que actuar. Sin los votos, a menos que ocurran cambios drásticos en la política o en la salud física del mandatario, él va a ser presidente al menos hasta el 20 de enero de 2021″, dijo en el 2018 a la BBC John Hudak, subdirector del grupo de investigación estadounidense Centro para una Gerencia Pública Efectiva, sobre la aplicación de la enmienda.