Rusia pide rendirse a ucranianos en Mariúpol y Ucrania dice que lucharán hasta el final

Ucrania rechazó la demanda de rendición en la sitiada ciudad de Mariúpol; el Ejército ruso prometió preservarles la vida a cambio de que depongan las armas.

Publicado el
Un edificio de apartamentos devastado y quemado en el centro de Mariúpol, Ucrania, el 12 de abril de 2022. Se lleva más de un mes de las hostilidades. No hay agua, luz, gas ni comunicaciones. Fotografía: EFE
Un edificio de apartamentos devastado y quemado en el centro de Mariúpol, Ucrania, el 12 de abril de 2022. Se lleva más de un mes de las hostilidades. No hay agua, luz, gas ni comunicaciones. Fotografía: EFE

“La ciudad no ha caído. Todavía están nuestros soldados y lucharán hasta el final. Por ahora siguen en Mariúpol”, afirmó el primer ministro de Ucrania, Denis Shmyhal, en una entrevista con la cadena estadounidense ABC.

Por su parte, el mando militar ruso aseguró que el Gobierno de Kiev prohibió a sus militares – cercados en la planta siderúrgica Azvovstal en esa ciudad del este ucraniano -, rendirse bajo pena de fusilamiento.

El régimen nacionalista de Kiev, según comunicaciones interceptadas, ha prohibido negociaciones de rendición y ordenado a los nazis de (el regimiento)’Azov’ fusilar a los militares y mercenarios extranjeros que quieran rendirse“, dijo el portavoz de Ministerio de Defensa de Rusia, Ígor Konashénkov.

Agregó que, de acuerdo con las declaraciones de los militares ucranianos que han caído prisioneros, la agrupación sitiada en el territorio de Azovstal cuenta en sus filas con “hasta 400 mercenarios extranjeros”.

“La mayoría de ellos son ciudadanos de países europeos, y también de Canadá”, añadió, para advertir de que “en caso de que continúen oponiendo resistencia todos serán aniquilados”.

Según el presidente de la Duma del Estado o Cámara de Diputados de Rusia, Viacheslav Volodin, en la planta metalúrgica se encuentran hasta 2 mil 500 efectivos ucranianos.

La demanda de rendición tenía muy pocos visos de ser atendida por los militares ucranianos, que presentan una resistencia numantina a las tropas rusas y a las milicias de la autoproclamada república popular de Donetsk (RPD, prorrusa), reconocida por Moscú como Estado Independiente

Ya este sábado el líder de la RPD, Denis Pushilin, señalaba que los batallones nacionalistas que permanecen en Mariúpol “no tienen la intención de rendirse y, por tanto, deben ser aniquilados”.

La estratégica Mariúpol, junto al mar de Azov, es uno de los principales objetivo de los rusos en su esfuerzo por lograr el total control de la región del Donbás y formar un corredor terrestre en el este del país hasta la anexionada península de Crimea.

Según la alcaldía de la ciudad, hasta 20 mil civiles han muerto en desde el inicio de la llamada “operación militar especial” rusa en Ucrania y unos 120 mil habitantes permanecen en Mariúpol en condiciones de precariedad extrema.

Matanza en Mariúpol

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha advertido de que una matanza los militares ucranianos en Mariúpol podría ser el “punto final” de las negociaciones con Rusia.

Según el presidente de la Duma rusa, el Gobierno de Kiev utiliza las negociaciones para ganar tiempo mientras pide ayuda militar a la OTAN.

Volodin subrayó que si a ZelensKI le preocupan los ciudadanos de Ucrania, debe adoptar de inmediato dos decisiones.

“Primero, retirar la tropas de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, y, segundo, fijar en un tratado el reconocimiento de Crimea (como territorio ruso) y el estatus neutral de Ucrania, así como la desnazificación y desmilitarización del país. No será de otra manera”, recalcó.

En una entrevista con CNN, recogida el domingo por la agencia oficial ucraniana UNIAN, Zelenski subrayó que está dispuesto a negociar con Moscú, pero no en “condiciones de ultimatos”.

“Podemos combatir y diez años con la Federación de Rusia”, aseguró.

Según el mandatario, las posibilidades de acuerdo son cada vez menos, porque “llega el momento cuando nadie quiere hablar”.

Aboga por la paz

Mientras, el Ejército ruso continuó sus ataque con misiles de alta precisión y fuego de artillería contra instalaciones ucranianas, entre ellas una fábrica de municiones en la región de Kiev.

Las autoridades de Járkov, ciudad ucraniana en el este de Ucrania próxima a la frontera con Rusia, informaron este domingo de que al menos cinco personas murieron y otras 13 resultaron heridas en un ataque con cohetes.

Desde el Vaticano, el papa Francisco pidió  que llegue la paz a Ucrania en su tradicional mensaje de Pascua.

“Que haya paz en la martirizada Ucrania, tan duramente probada por la violencia y la destrucción de la guerra cruel e insensata a la que ha sido arrastrada. Que un nuevo amanecer de esperanza despunte pronto sobre esta terrible noche de sufrimiento y de muerte”, dijo.

Le podría interesar: El papa Francisco condena la invasión rusa y se plantea visitar Ucrania