¿Será un niño o una niña…? El causante de un voraz incendio en Arizona

¿Niño o niña? Más que revelar el posible sexo de su futuro bebé, un hombre causó un masivo incendio forestal en Arizona, Estados Unidos.

Los bomberos tardaron una semana en extinguir los incendios en Arizona. (Foto: Hemeroteca PL)
Los bomberos tardaron una semana en extinguir los incendios en Arizona. (Foto: Hemeroteca PL)

Es cada vez más popular en Estados Unidos organizar fiestas para elegir al azar el posible sexo de un niño en camino y en este caso, el futuro padre en Arizona (oeste) decidió hacerlo bastante desafortunadamente disparando contra un blanco que tenía las palabras “NIÑO” y “NIÑA”.


La agencia forestal de Estados Unidos reveló esta semana el video en el que Dennis Dickey comenzó el fuego que acabó consumiendo casi 20 mil hectáreas en abril de 2017.

El insólito blanco estaba ubicado en un campo lleno de maleza. Dickey disparó, desatando primero una explosión de confeti azul que rápidamente se convirtió en llamas.

Las autoridades dijeron que Dickey -un agente de la patrulla fronteriza- usó una sustancia altamente explosiva.

“¡Comiencen a recoger!”, se escucha una voz gritando luego que comienza el fuego.

Una corte ordenó en septiembre a Dickey, que se declaró culpable de lo sucedido, a pagar US$8.2 millones en restitución y lo condenó a cinco años en libertad condicional.

El primer pago fue de US$100 mil y debe continuar con cuotas mensuales hasta completar el total.

Dickey dijo al juez que fue un “total accidente”. Apenas se desató el fuego lo reportó a los bomberos, que necesitaron una semana para controlarlo.

En esta popular tradición, algunos futuros padres golpean una pelota de golf que estalla en rosa o azul, o cortan un pastel cuyo relleno es del color representativo del sexo, o brindan con bebidas coloreadas.

Contenido relacionado

> Museo Nacional de Brasil: el video que muestra las devastadoras llamas

> El Milagro de Durango en México y otros 5 accidentes aéreos en que la mayoría de los pasajeros sobrevivió

> La sequía alimenta los incendios mortales de California