Opinión

Desarrollo de país

Análisis del país. Retomemos el rumbo en 2019

José Santiago Molina josesmolinam@gmail.com

Guatemala tiene un gran capital humano. Los guatemaltecos que han migrado a los Estados Unidos a través de las décadas envían al país más de ocho mil millones de dólares, menos que mexicanos a México pero más que el resto de latinoamericanos a sus países de origen. Son trabajadores y son productivos los chapines que viven en Estados Unidos. Los Estados Unidos es un país con reglas claras y con ley y orden. Los chapines respetan esas leyes y viven en ese mundo de orden. Los 16 millones de guatemaltecos que vivimos en Guatemala necesitamos esas reglas claras y esa ley y ese orden. La gran mayoría somos trabajadores y buenas personas. Guatemala tiene el marco constitucional, los organismos de Estado y los órganos de control necesarios para que podamos vivir en paz progresando.

La Constitución de la República de Guatemala y las instituciones han pasado pruebas grandes. El autogolpe de Serrano y “la plaza” de 2015 son una muestra de ello. Es una Constitución joven, de un poco más de 30 años. La defensa de la vida, la libertad y la propiedad privada son fundamentales. El 2 de septiembre vimos la Marcha por la Vida y la Familia. La inmensa mayoría somos personas de fe y de familia.

El Organismo Ejecutivo es bastante bien diseñado. Toca, en mi opinión, reducir el número de secretarías y toca revisar los pactos colectivos para que podamos ser más eficientes desde el servicio público. Le corresponde al Organismo Legislativo mejorar la Ley Electoral y de Partidos Políticos, buscando formar verdaderos partidos políticos para que sean pocos, incluyentes y bien definidos en su ideología. También toca al Legislativo reformar la Ley de Servicio Civil, la de Compras y Contrataciones y varias leyes orgánicas de instituciones públicas descentralizadas y de órganos de control. En 2019 nos toca elegir a un nuevo presidente y vicepresidente de la República y a nuevos legisladores. Seamos cuidadosos a quiénes elegimos. Seamos ciudadanos observadores del proceso electoral. Insistamos en la transparencia de la gestión del TSE, que ha sido ejemplar en los procesos anteriores.

En 2019 también toca elegir a los nuevos magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Lo más importante es que sean personas correctas, apolíticas, con experiencia y que verdaderamente quieran servirle al país. Guatemala necesita de una justicia pronta y cumplida sin que sea politizada. Suficiente con la politización de la justicia los últimos dos años.

También nos toca elegir alcaldes y sus corporaciones municipales en 2019. El poder local es clave para el desarrollo del país. Deben fomentar la inversión en sus municipios, tanto pública como privada, y deben invertir en servicios para que sus habitantes tengan la base para ser productivos. En muchos lugares del país está demostrado que el desarrollo económico local es parte de la solución.

Debemos cerrar el año 2018 viendo con mucha atención el actuar de la Contraloría General de Cuentas por los finiquitos a los servidores públicos que vayan a elección de cargos públicos. Debemos seguir solicitando al Ejecutivo que repare las carreteras de asfalto y de terracería, que funcionen mejor los hospitales y las escuelas. Debemos colaborar con la autoridad en materia de seguridad ciudadana.

El sector empresarial de Guatemala, que genera más del 90% del PIB, es responsable de retomar el camino de la inversión. Para eso es necesario que la CC resuelva apegada a derecho y que el MP, con la fiscal Porras al frente, sea un órgano técnico.

La XXVI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica tendrá lugar en Antigua Guatemala del 14 al 16 de noviembre. El mundo podrá observar a Guatemala. Vendamos bien la imagen de Guatemala. Guatemala necesita inversión, reglas claras, ley y orden.

josesmolinam@gmail.com