Desarrollo de país

14, 15 y 20 de enero

José Santiago Molina josesmolinam@gmail.com

El jueves 14 de enero cumplió un año la nueva legislatura del Congreso de la República y cumplió un año de gobernar el Dr. Alejandro Giammattei. El viernes 15 de enero cumplieron un año de gestión 340 corporaciones municipales. El miércoles 20 de enero habrá cambio de gobierno en los Estados Unidos de América.

El nuevo gobierno de Estados Unidos lo presidirá Joseph R. Biden, Jr. El diseñó el plan Colombia cuando fue senador y respaldó el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) cuando fue vicepresidente. Durante el gobierno del Partido Patriota visitó Guatemala en varias ocasiones. Tuve la oportunidad de conocerlo en una visita en marzo de 2015. En la breve conversación abordó tres temas: 1) La migración ilegal; 2) La corrupción y 3) La necesidad de más ingresos para el gobierno. Al comparar realidades de marzo 2015 y enero 2021, los tres temas siguen siendo de mucha importancia y seguramente estarán bajo la atención de su gobierno con Guatemala y los países vecinos. En 2021 los tres países están en condiciones económicas más difíciles, producto de la pandemia y de los daños causados por las depresiones tropicales Eta e Iota.
El desarrollo económico ayuda a minimizar la emigración: se crean oportunidades de trabajo, aumenta el PIB del país y eso ayuda a los ingresos del gobierno. La semana pasada leí un documento donde indica que si llegamos a 8 mil dólares de producto interno bruto per cápita, la emigración se minimiza. La Alianza para la Prosperidad, desafortunadamente, no tuvo los impactos que se deseaban. El gobierno del presidente Trump desarrolló el Plan América Crece, del que aún no se han visto los frutos. Seguramente Joe Biden trabajará en algo que tenga que ver con inversión en el área, pero en cantidades mayores y bajo diferentes mecanismos y procesos que el plan desarrollado en el gobierno de Obama-Biden.

Estoy seguro de que, si nos proponemos salir adelante, lo lograremos, pero para eso no puede solo el sector productivo —los emprendedores y empresarios de todo tamaño, desde el más pequeño hasta el más grande—. Se necesita que el Gobierno haga lo mejor de su parte. El presidente de la República presentó el 14 el informe del primer año de gestión —un año muy difícil—. Con esa experiencia debería ser más sencillo el 2021. Eso sí, tiene que tener a bordo a las mejores mujeres y a los mejores hombres en el servicio público para lograr los propósitos. Hay mucho por hacer. Hay presupuesto suficiente para ejecutar obra y para llevar a cabo su Plan de Innovación presentado en la campaña del 2019.

También necesitamos que la actual legislatura del Congreso de la República corrija el rumbo. Deben enfocarse en las iniciativas de ley que permitan que el movimiento económico y financiero sea más sencillo y práctico, que se fomente la inversión y que para las próximas elecciones contemos con una mejor ley electoral. Les toca elegir la nueva Corte Suprema de Justicia. Ojalá sean electos abogados que sean independientes y probos y que no sean representantes de causas políticas. Debemos caminar hacia un sistema de justicia y no hacia una politización de la justicia o judicialización de la política como se ha dado, principalmente desde 2015.

Las corporaciones municipales son clave para lograr el desarrollo económico. Son gobiernos más pequeños. Seguramente algunas municipalidades deben ser más eficientes, algunas deben ser más auditadas y algunas, más vigiladas, pero hay varias que hacen lo que tienen que hacer y en esos municipios la probabilidad de emigrar es mucho menor porque hay prosperidad, hay inversión, hay empleo, hay servicios para la ciudadanía y hay desarrollo económico.

Vale la pena trabajar para que en Guatemala se tenga prosperidad, seguridad, reglas claras y justicia pronta y cumplida.