Economía para todos

Casa de Aycinena como empresa familiar

José Molina Calderón josemolina@live.com

En 1774, a mediados del siglo XVII, surge la Casa de Aycinena acerca de la cual he escrito abundantemente, dado conferencias y grabado videos, por ser un modelo de empresa familiar sobre la cual existe bibliografía.

El fundador, don Juan Fermín de Aycinena, fue un migrante proveniente de Siga, del Valle de Batzán, Reino de Navarra, España. Después de haber trabajado como empleado, haciendo viajes entre Acapulco y México, llegó a Santiago de los Caballeros de Guatemala, encargado de transportar mercaderías por medio de patachos de mulas, desde Guatemala hasta la distante Ciudad de México y sus lejanos puertos de Acapulco y Veracruz. Financió los negocios de minas de plata y a productores de añil, fue banquero, mayorista de productos europeos y asiáticos, exportador de añil, y al final de su vida poseía barcos, minas y plantaciones de índigo o añil.

Don Juan Fermín obtuvo el Marquesado de Aycinena, título concedido por el Rey Carlos III de España, el lunes 10 de febrero de 1783 —38 años antes de la Independencia de España—. La institución del Marquesado es el título o dignidad de Marqués, y este a su vez es título de honor o dignidad, de categoría inferior al de Duque y superior al de Conde.

El patrimonio y la empresa familiar se pueden heredar vía el mayorazgo, sin que sufra división posterior. El caso vivido por don Juan Fermín, primer Marqués de Aycinena, es una experiencia interesante, pero inacabada.

El mayorazgo es una institución del Derecho Civil que tiene por derecho perpetuar en la familia la propiedad de ciertos bienes con arreglo a las condiciones que se dicten al establecerla. Se le llaman bienes vinculados.

Don Juan Fermín se casó tres veces, y procreó 16 hijos e hijas. Los nombres de sus esposas y número de hijos con cada una: Ana María Carrillo y Gálvez (3); María Micaela Delgado de Nájera y Mencos (6 hijas, de las cuales sobrevivieron 3); Micaela Piñol y Muñoz (7); habiendo enviudado de las dos primeras. Su sucesor, el segundo Marqués don Vicente de Aycinena tuvo 14 hijos; el tercer Marqués, el obispo Juan José de Aycinena no tuvo sucesión; don Pedro de Aycinena, quien por línea sanguínea le habría correspondido ser el cuarto marqués tuvo 10 hijos. En tres generaciones que siguió la línea del mayorazgo, hubo 40 hijos entre hombres y mujeres.

Don Juan Fermín fue un hombre muy activo en la vida empresarial y ciudadana. Al trasladarse de Santiago de los Caballeros al Valle de la Ermita, él fue quien hizo la distribución de los solares en los que se formó el actual Centro Histórico de Guatemala. Previo a la Independencia, y ya fallecido don Juan Fermín, los principales de la familia Aycinena actuaron en política y prepararon el plan para la anexión a México. Mariano de Aycinena fue firmante del Acta de Independencia el 15 de septiembre de 1821, y más adelante jefe del Estado de Guatemala. Miembros de la familia sufrieron el exilio por la guerra civil contra Francisco Morazán. Retornaron a los ocho años.

En el siglo XXI lo más visible de la Casa de Aycinena es el desarrollo urbanístico de la Finca El Naranjo, en el vecino Municipio de Mixco.

Mañana, jueves 28 de febrero, impartiré la Conferencia La Casa de Aycinena Empresa Familiar, en la Casa Municipal Barnoya García, 8a. calle 10-12 zona 1, Ciudad de Guatemala, a las 16 horas.