Ideas

El bitcóin, moneda de curso legal salvadoreña

Jorge Jacobs Fb/jjliber

La noche del martes, la Asamblea Legislativa de El Salvador aprobó la Ley Bitcóin, con la cual se le da a la criptomoneda el estatus de moneda de curso legal en ese país. El presidente, Nayib Bukele, había enviado la propuesta de ley a la asamblea esa misma tarde. ¿Qué implicaciones tiene el reconocimiento del bitcóin como moneda de curso legal en El Salvador?

Todo empezó con un video difundido durante la conferencia Bitcóin 2021, celebrada en Miami, el pasado fin de semana, en la que Bukele anunció que enviaría al Congreso un proyecto de ley para dar al bitcóin estatus de moneda de curso legal, convirtiéndolo en el primer país del mundo en hacerlo. Hasta ahora la única moneda de curso legal en El Salvador era el dólar estadounidense.

Anunció que El Salvador se asociará con Strike, una empresa de pagos digitales, para crear una infraestructura financiera moderna basada en el bitcóin. Este lunes, Bukele anunció que se construirá una “infraestructura satelital” para que sea posible usar bitcóin en las zonas rurales con problemas de conexión. También planea que se utilice para la transferencia de remesas de dinero, evitando comisiones. Hasta ofreció que utilizarán energía generada con geotermia para que las empresas puedan minar bitcóins “sin emisiones”.

Considero que la aprobación del bitcóin como moneda de curso legal en El Salvador es un hecho histórico que probablemente desencadenará una serie de aprobaciones similares en otros países del mundo. La forma como Bukele ha mercadeado este tema, llamando a los emprendedores del mundo de las criptomonedas a mudarse a El Salvador, me parece muy buena: les ofreció residencia permanente inmediata, que no hay impuestos sobre las propiedades y que, además, como el bitcóin será moneda de curso legal, no estará sujeta a impuestos de ganancias de capital. No sería de extrañar que un buen grupo de emprendedores considerara seriamente la invitación. De hecho, varias empresas del mundo de las criptomonedas ya anunciaron que, por lo menos, abrirán oficinas en el vecino país.

Por supuesto, en el gran panorama hay que estar claros de que esta es una demostración más del nivel de poder que está consolidando Bukele, ya que esta ley le fue aprobada por la Asamblea apenas unas pocas horas después de que él se las enviara. Lo que, por otro lado, debiera ser una advertencia a los que estén pensando mudar sus operaciones a El Salvador de que tarde o temprano les puede pasar lo que les está pasando a muchos ahora en Nicaragua.

En cuanto a la Ley de Bitcóin, me parece bastante buena, haciendo la salvedad de que no es una ley que “libere” el uso de las monedas, sino de “uso forzoso” de la moneda. En este caso, en el Salvador existirán dos monedas de curso legal, el dólar y el bitcóin.

Considero que los artículos 7 y 13 de la ley se van a un extremo peligroso, obligando a recibir los bitcoines, por un lado, y por el otro, permitiendo que contratos y deudas anteriores puedan ser ahora negociados en bitcoines y ya no en dólares. En ambos casos, considero que lo correcto es dejar a las partes la libertad de negociar cuál de las dos monedas prefieren.

En el caso de Guatemala, considero que, al hacer el bitcóin una moneda de curso legal en El Salvador, automáticamente legaliza su uso acá, ya que la Ley de Libre Negociación de Divisas autoriza el uso de cualquier “moneda extranjera” o “divisa”. En este caso, al ser el bitcóin una moneda de curso legal en El Salvador, ya es legalmente una “moneda extranjera” para los efectos de la ley en Guatemala y, por tanto, se puede utilizar libre y legalmente en las transacciones, aquí sí, voluntarias, que las personas o empresas negocien.