Economía para todos

Empresas familiares con Manuel Estrada Cabrera

José Molina Calderón josemolina@live.com

Hace un siglo se pueden encontrar las empresas familiares en un libro peculiar titulado El libro azul de Guatemala 1915, publicado en español e inglés por una empresa dirigida por el editor coronel J. Bascom Jones, revisor oficial Máximo Soto Hall y asistente del editor William T. Scoullar, época del presidente de Guatemala Manuel Estrada Cabrera.

El libro tiene como subtítulos los siguientes: Relato e Historia sobre la vida de las personas más prominentes. Historia Condensada de la República. Artículos Especiales sobre el Comercio, Agricultura y Riqueza Mineral, basado sobre las Estadísticas Oficiales. El papel es de lujo, cuenta con numerosas fotografías, tablas estadísticas y mapas. New Orleans, 1915, 406 pp. Un resumen del libro se hace seguidamente.

En el apartado Agricultura, Comercio e Industrias se encuentran datos interesantes. En agricultura señala que se producen 2 millones 810 mil quintales de maíz; 707 mil quintales de café oro; 612 mil quintales de panela; 173 mil quintales de azúcar; 218 mil quintales de trigo. De banano solo da valores en pesos.

En el Comercio Interior y Exterior se indica que ha alcanzado en los últimos años notable desarrollo. Poderosos auxiliares del Comercio son el correo, el telégrafo y el teléfono. El libro fue escrito en 1913 y señala que el próximo acontecimiento de la apertura del Canal de Panamá (1914) ha hecho sentir benéficos resultados en los países cercanos a él.

En ese entonces las líneas ferrocarrileras cubrían 502 millas (803 kilómetros) de distancia, uniendo los dos océanos, y conectando con la frontera con México.

Las industrias tienen en Guatemala relativo valor, ya que sus habitantes, en su mayor parte, se dedican a la agricultura. Hay industria de azúcar, panela, harina y en la capital dos industrias de calzado y ebanistería. Hay una gran fábrica de cerveza en la capital, cuyos propietarios son del país, y otra en Quetzaltenango, que pertenece a compañía extranjera.
Industria que ha alcanzado incrementos es la de fabricación de imágenes, y se exportan con suma frecuencia. Existen fábricas de puros y cigarrillos con materia prima importada de Honduras, habiendo, sin embargo, regulares plantaciones de tabaco en el departamento oriental de Zacapa.

Como industrias secundarias señala: fabricación de jabón y velas (de sebo y de estearina), fábricas de aguas gaseosas, trabajos en talabartería y en vidrio; una de tejidos de punto, de media, y otras de tinta de escribir.

Las empresas familiares de esa época que han llegado hasta un siglo después se pueden identificar por los nombres de los personajes, de los profesionales de la época y de las empresas que existían o que formaron esos mismos personajes.

Luciano Barrios. La primera empresa que señala el libro (página 121) es la de Luciano Barrios, sobrino del expresidente de Guatemala general J. Rufino Barrios. La finca Los Tarros, dedicada a la siembra de caña y a cría de ganado fino de raza Holstein, Durham y Jersey de primer grado, importado de los Estados Unidos de América, está situada en el departamento de Escuintla.

Salvador Falla. Nació en Nicaragua y contrajo matrimonio en 1924 con Rosario Arís. De sus cinco hijos, fue abogado y empresario el Lic. José Falla Arís. Salvador Falla es propietario de la hacienda San Sebastián, en la jurisdicción de Dueñas, Sacatepéquez, que cuenta con plantaciones de café, caña y cereales, además de bosques de madera con aserradero con carro automático y crianza de ganado criollo e importado. (página 160).