Desde Ginebra

La evaluación de la ayuda para el comercio

Eduardo Sperisen-Yurt esperisen@gmail.com

La Organización Mundial del Comercio (OMC) realiza desde 2005 actividades relacionadas con el tema de la Ayuda para el Comercio. Recientemente se llevó a cabo una reunión de forma virtual, con el objetivo de evaluar el programa de ayuda para el comercio.

En ese sentido, la nueva directora general de la OMC, la Dra. Okonjo-Iweala, impulsó, además de las 39 sesiones y siete temas principales que se examinaron durante el evento de tres días, una reunión el primer día con los jefes de organizaciones internacionales, en sesión plenaria de alto nivel. Siendo los jefes el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), el presidente del Banco Mundial (BM), así como la secretaria general interina de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad).

Los altos funcionarios internacionales destacaron, entre otros asuntos, como un tema importante, la necesidad de mantener abiertos los flujos comerciales mundiales para garantizar que los países en desarrollo y menos adelantados tengan acceso a los productos médicos esenciales para controlar la propagación del covid-19 y puedan utilizar el comercio para impulsar una recuperación económica sostenible.

La Ayuda para el Comercio de la OMC tiene por objeto ayudar a los países en desarrollo, en particular a los menos adelantados, a crear la capacidad comercial y la infraestructura que necesitan para beneficiarse de la apertura del comercio internacional.

Durante la existencia de la Organización en los últimos 25 años, el comercio ha generado un crecimiento económico mundial sostenido, mayores niveles de ingresos y reducción de la pobreza. Sin embargo, hay que asegurar que el progreso y los logros de desarrollo asociados no se reviertan.

Los acuerdos de la OMC reconocen el vínculo entre el comercio y el desarrollo y contienen disposiciones especiales para los países en desarrollo. Más de dos tercios de los miembros de la OMC están clasificados como países en desarrollo.

En este contexto, el comercio tiene un papel que desempeñar para responder a los desafíos planteados por la pandemia. Por ejemplo, mantener los mercados abiertos ayudará a acelerar la recuperación y promoverá la resiliencia en el contexto más amplio de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Por su lado, la directora general de la OMC comentó que la pandemia está alterando las ganancias de desarrollo ganadas con esfuerzo, lo que se suma a los problemas que enfrentan los más vulnerables, y continuó diciendo que la recuperación poscovid no debe dejar atrás a nadie ni a ningún país.

Pero que para ello hay que dar el primer paso hacia este objetivo, debe ser un despliegue rápido y global de vacunas que ponga fin a la pandemia. Necesitamos, dijo, más cooperación comercial para hacer frente a los cuellos de botella de suministro, reducir los obstáculos regulatorios, facilitar el comercio y financiar las compras de vacunas. Mantener abiertos los mercados globales es esencial para una recuperación fuerte y sostenida.

Los oradores durante este evento brindaron una descripción general de los flujos comerciales mundiales, señalaron una amplia recuperación del comercio de bienes impulsada por los productos médicos. Desde el suministro de productos sanitarios, como mascarillas, hasta la aprobación y puesta en marcha de vacunas, el sistema multilateral de comercio desempeña un papel crucial para garantizar que nadie se quede atrás en el proceso de comercio y recuperación económica posterior a la pandemia.