Ideas

La legalización de los inmigrantes de Biden

Jorge Jacobs Fb/jjliber

Pareciera ser que las piezas están encajando para que la administración Biden trate de resolver el problema de la migración indocumentada de la forma en que menos se esperaría: legalizándola. Esto es muy importante en el contexto de la venida de Kamala Harris, porque, a pesar de que a cada rato repiten que “la frontera está cerrada”, con sus acciones están fomentando que más personas decida ir a probar suerte.

Si bien es cierto uno de los ofrecimientos de Biden ha sido el de reformar el sistema de migración para permitir que más personas puedan inmigrar legalmente, la propuesta que envió al Congreso al inicio de su mandato no ha avanzado mayor cosa. Sin embargo, este lunes el New York Times reportó sobre una propuesta, denominada “D.H.S. Plan to Restore Trust in Our Legal Immigration System” -la que todavía no es oficial- que plantearía varias iniciativas para facilitar el proceso para que más personas puedan inmigrar legalmente a Estados Unidos.

Según el reportaje, con los cambios propuestos no solo se revertiría la mayoría de los cambios instaurados durante la administración de Trump para limitar la migración legal, sino que incluso se quitarían restricciones habilitadas en gobiernos anteriores.

La propuesta detalla el proceso de legalización para trabajadores altamente calificados, víctimas de tráfico de personas, víctimas de violencia doméstica, personas de la comunidad LGBTQ de países en donde son perseguidos o donde no se permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, familiares de estadounidenses que viven en el extranjero, indígenas estadounidenses nacidos en Canadá, refugiados, asilados, trabajadores agrícolas y emprendedores.

Adicionalmente, la mayor parte de cambios propuestos no requieren de cambios en las leyes, por lo que no deben esperar a ser aprobados por el Congreso, aunque eso permitiría que más adelante se reviertan, como sucede ahora con los cambios hechos por Trump. El énfasis del plan es en reducir la presa de casos pendientes en el sistema de migración, para lo cual proponen cambios en los procedimientos, como expandir la capacidad de realizar entrevistas virtuales, lograr que todos los trámites sean en línea y no presenciales, así como limitar los requerimientos de evidencias que tienen que presentar los aplicantes.

Aunque la Casa Blanca no quiso confirmar el plan -fechado el 5 de mayo- si aceptó que se están “barajeando” distintas opciones para cumplir con los ofrecimientos de Biden. Para no ir más lejos, este mismo martes el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, anunció la decisión de poner fin al programa “Permanezcan en México”, creado por el gobierno de Trump, con lo cual preparan el escenario para regresar al “catch and release”.

Es en ese contexto que hay que ver cosas como la reciente oficialización del “Programa de Trabajo Temporal” del Ministerio de Trabajo. Aunque por el momento los ofrecimientos de nuevas visas de trabajo temporal son muy reducidos, puede ser que, si Biden llega a implementar su plan, las plazas disponibles se incrementen considerablemente.

Por todo eso, indistintamente de lo que diga Harris la semana entrante aquí, lo cierto es que están poniendo los incentivos para que más personas busquen emigrar. Si realmente quisieran que se redujera la inmigración indocumentada hacia Estados Unidos, su prioridad sería lograr que más empresas estadounidenses vengan a poner fábricas en la región, creando suficientes plazas productivas para que la gente se quede trabajando aquí. Todo lo demás no es más que “wishful thinking”.