Ideas

Un nuevo comienzo

Jorge Jacobs Fb/jjliber

Esta semana empezó —con todo y los retrasos y tropiezos del martes— un nuevo gobierno, el de Alejandro Giammattei. La enérgica y larga etapa de transición elevó muchas expectativas, pero ahora toca enfrentarse a la realidad. Como muy bien dice la sabiduría popular: “No es lo mismo verla venir que andar con ella”. Ahora Giammattei y su equipo deberán enfrentar los típicos obstáculos que se dan en toda administración pública. Esperamos, por el bien de todos, que las anteriores experiencias los hayan preparado para enfrentar exitosamente lo que Fritz Thomas denomina “el muro de la burocracia”.

Apenas hemos visto los primeros pasos, y se ven bien. En una conferencia que impartió apenas 18 horas después de tomar posesión, Giammattei hizo varios anuncios: llegó a un acuerdo con el presidente de República Dominicana para eliminar aduanas entre ambos países. Llegó a un acuerdo con el presidente de Honduras para eliminar todos los controles migratorios entre ambos países en un mes, incluyendo hacer que los vuelos sean locales. Llegó a un acuerdo similar con el presidente Bukele, y el plan es lograr que en cuatro meses se logre eliminar todos los controles migratorios entre los tres países del triángulo norte.

Informó que lo primero que le pidió a su bancada es reformar la Ley de Zonas Francas —incluso llegó a insinuar que quisiera que toda Guatemala sea una zona franca—. Van a instalar una zona económica especial binacional con Honduras. Van a convertir mil 200 kilómetros de frontera con México en una zona franca. Le pidió al Ministerio de Economía que emita el reglamento para que funcione una zona franca en Champerico, el que se podría publicar la semana entrante, con la idea de hacer un puerto comercial en ese lugar y construir una carretera costera que una Champerico con Puerto Quetzal.

Anunció que se va a certificar al país ante la FAA, tanto el aeropuerto La Aurora como el Mundo Maya. En mayo empieza a volar la línea aérea Frontier, la que anunció que será la primera de por lo menos ocho nuevas que vendrán a Guatemala, entre las que mencionó también a Jet Blue y a Qatar Airlines. Van a volver el aeropuerto de Puerto San José en un aeropuerto de carga, quitando todos los vuelos de carga de La Aurora.

En la misma reunión se firmó una carta de entendimiento con la FDC de Estados Unidos, para que esta agencia provea financiamiento hasta por USD1 millardo para proyectos empresariales productivos.

Considero que los anuncios realizados por Giammattei, si los logra implementar, plantean un prometedor panorama para los próximos meses y años. Me pareció muy buena su insinuación de volver a toda Guatemala en una zona franca. Pero lo que más me impactó fue que el presidente enfatizara que no hay otra manera de salir de la pobreza que no sea trabajando, y que para ello hay que generar oportunidades.

A ello hay que añadir las declaraciones del secretario de Comercio de los Estados Unidos, Wilbur Ross, quien en una entrevista con Prensa Libre expresó: “En Estados Unidos encontramos que la mejor manera de hacer que la economía crezca rápidamente es bajar la cantidad de regulaciones, porque paralizan las decisiones de iniciar negocios, y es mucho más caro. Necesitan más abogados, y perder más tiempo”. Ojalá que Giammattei le haya puesto atención, ya que Guatemala es el país con más trámites y regulaciones de Latinoamérica. Hay que eliminar todos los que se pueda e implementar en línea los que no. Y para reducir la corrupción, añadirles la cláusula de “silencio administrativo positivo inaplazable” que he promovido desde hace tiempo. Solo se requiere voluntad.