Editorial

La educación requiere constante renovación

Archivado en:

editorial

Resulta difícil trazar un panorama educativo en el cual se acelere la mejora en el área matemática cuando se constata que entre los graduandos con menores porcentajes de logro en esta área están precisamente los de Magisterio, que son los aspirantes a integrarse como docentes al sistema público o privado, en un círculo vicioso que tomará décadas superar. Si bien las evaluaciones de desempeño en el área numérica y comprensión lectora del Ministerio de Educación han revelado una mejoría en el último lustro, la progresión es todavía muy lenta en un mundo competitivo en el cual varias naciones apuestan por la innovación didáctica.

No se trata solo de señalar a los maestros, pues muchos de ellos son verdaderos apóstoles de la enseñanza, a menudo bajo condiciones adversas de distancia, infraestructura y capacidad de rendimiento de los niños y jóvenes debido a factores nutricionales, familiares o económicos. Ciertamente existen liderazgos nocivos que el colectivo docente no ha conseguido sacudirse, posiblemente por temor, conformismo o falta de prospectiva. Como gremio deberían renunciar de una vez por todas a ser representados y mediatizados por un personaje que ni siquiera ostenta un grado universitario, que trabaja y que medra políticamente con el cargo.

Los cursos de capacitación y actualización del Ministerio de Educación han conseguido mejoras en varias localidades, pero es la propia voluntad de superación de cada maestro la que verdaderamente marca la ruta de posibilidades más promisorias para superar las deficiencias en lectura y cálculo matemático. Las limitaciones han sido convertidas en oportunidades por ciertos mentores ejemplares, tal como queda demostrado en cada edición del concurso Maestro 100 Puntos, en el cual hay historias de ingenio, devoción y solidaridad aplicadas a la enseñanza. Fabricación de útiles de enseñanza con materiales de reciclaje, creación de metodologías sonoras, audiovisuales o lúdicas, modelos inteligentes de gestión en el aula, aprovechamiento efectivo de la jornada y hasta empoderamiento de los alumnos figuran entre los grandes mensajes que deberían ser asumidos como paradigmas de renovación.

El equipamiento tecnológico es parte de los grandes asuntos pendientes del sistema educativo nacional, pues una vasta mayoría carece de laboratorios de computación, conexión a internet o cursos para el uso y creación de programas informáticos, una competencia clave para poder mejorar las posibilidades de inserción en el reñido mercado laboral. Algunas empresas y fundaciones apuestan por proveer de equipos de cómputo reacondicionados, aunque también hay abordajes que proponen aprovechar la cobertura de celulares inteligentes como un posible vehículo de extensión educativa. Aunque esto es incipiente, debería ser parte de una estrategia masiva, sobre todo para brindar repasos ilimitados de conceptos básicos de aritmética, álgebra y geometría.

El aporte generoso de naciones amigas con sistemas educativos de primer nivel debería ser solicitado y aprovechado mediante la difusión de novedades docentes, tal el caso de los profesores de varias materias traídos por la Cooperación Japonesa, entre ellos expertos en la metodología Guatemática, cuyas láminas didácticas difundió Prensa Libre este año, ejercicio que volverá a desarrollarse en 2020, a fin de contribuir a esa gran meta de lograr una educación integral, la cual también se efectúa desde hace 24 años mediante la Escuela de Voceadores, de la cual egresaron este año 10 bachilleres.