Registro akásico

Explicación requerida sobre persecución judicial

Antonio Mosquera Aguilar http://registroakasico.wordpress.com

¿Cuáles son las razones en política de persecución penal para encausar al exministro Carlos Roberto Vielmann Montes y otros elementos integrantes de la Policía? La acusación se refiere al llamado Plan Gavilán, donde supuestamente se lanzó la consigna escrita en los carteles del viejo oeste: se busca vivo o muerto.

¿Qué objetivos se persiguen para pactar con criminales presos con el objeto de buscar la condena de antiguos responsables de la seguridad pública? La política de persecución criminal busca señalar los objetivos realizables para concentrar las capacidades profesionales y técnicas con el objeto de abatir determinados delitos que afectan a la población y terminar con la sensación de indefensión dañina de la tranquilidad pública. En pocas palabras es una selección de blancos, para generar la percepción alta de seguridad, necesaria para la buena marcha de los negocios y la vida privada.

La motivación para la colaboración eficaz dice una de las leyes contra la delincuencia organizada, no pude ser sujeta a la lógica de la prevención, sino a una obligación internacional del Estado, en orden a que ciertos hechos punibles, no queden exentos de castigo. Por lo tanto debiera explicarse la priorización, a la vista de tal obligación en el caso del exministro.

Ya se ha dicho, la acción del Ministerio Público es por necesidad, selectiva en razón de la imposibilidad material de la omnipresencia y omnipotencia sancionatoria. Esto quiere decir que existen delitos cuyos autores han cuidado los mayores detalles para quedar impunes, la investigación no arrojará resultados por la falta de elementos para completar el cuerpo del delito. En muchos asesinatos contra conductores de autobuses, el sicario sabe que dada la baja situación social de la familia del occiso, se olvidará su crimen. Así, se obliga a concentración de la atención en esos eventos.

Además, existen otros ilícitos de poca importancia o cuya ocurrencia implica en muchos casos, culpa de la víctima. El uso de drogas ilícitas es ilustrativo sobre este extremo. El consumidor por su perverso gusto, busca al estupefaciente, además sufre un daño personal. Por lo tanto, las campañas educativas servirán para disuadirlo, y el esfuerzo deberá realizarse sobre el comercio, tanto en el trasiego como en impedir el lavado de las ganancias del negocio. Concentrarse sobre la producción o los consumidores, no ayuda al abatimiento de ese mal.

Obsérvese la dificultad de concretar una acusación y en otros casos, hechores obvios no ayudan a controlar la transgresión legal, pues se deja de acusar a otros. En consecuencia la actuación del Ministerio Público debe fortalecer la acción penal teniendo presentes los intereses de la sociedad y de las víctimas. Para el efecto, habrá de administrar convenientemente sus recursos limitados para promover confianza en su actuación y ocasionar modificaciones sociales que fortalezcan la cohesión social.

Cuál es la dirección de la persecución penal. No es carencia de legitimación, ni mucho menos, efectuar un llamado a la impunidad, sino requerir la explicación de los objetivos para concentrar esfuerzos en determinados casos, dado que existen otros ilícitos que están dañando la economía del país o cobrando vidas de trabajadores sin la debida atención.

A mediados de año, ocurrieron varios crímenes contra activistas campesinos. Se requiere una explicación pública de lo actuado hasta ahora, dada su gravedad y la publicidad que obtuvieron. No se acusa de los mismos a las autoridades gubernamentales; pero es obvia una falta de compromiso para aclararlos.

http://registroakasico.wordpress.com