registro akásico

Izquierda, comunistas e izquierdosos

Antonio Mosquera Aguilar http://registroakasico.wordpress.com

La represión en el siglo pasado, con la ley de defensa de las instituciones democráticas, ocasionó una lamentable indigencia en la cultura política nacional. Ahora, la izquierda es:

1) La UNE, expresión oficial socialdemócrata. Sus líderes demuestran una baja ilustración ideológica expresada en una oposición recalcitrante. Confundir la caridad con el socialismo democrático ha sido manifiesto en Sandra Torres, la obstinada lideresa de dos campañas fracasadas. Orlando Blanco, el otro líder, se opone a todo, carece de iniciativa programática.

2) Operan también los socialistas, de Convergencia y URNG. En el Congreso expresan reivindicaciones de diversos sectores sociales, que juzgan convenientes para el progreso social. Junto a ellos están los socialnativistas de Winaq. Estas expresiones están comprometidas con la defensa de la democracia y los procesos electorales.

3) Hay dos posiciones de izquierda no parlamentaria, con poca militancia pero influyentes en los sectores clasistas tradicionales, tales como sindicatos, movimiento estudiantil y militantes de los partidos parlamentarios. Uno reivindica a los partidos revolucionarios de los trabajadores, el Partido Socialista Centroamericano, cuya inspiración teórica se encuentra en el trotskismo. Otro se manifiesta como continuación del partido comunista guatemalteco inscrita en la tradición de la Kominform, el Partido Guatemalteco del Trabajo. Ambos aceptan que se les llame comunistas sin tomarlo como afrenta.

4) Los anarquistas tienen dos expresiones. La primera tiene una representación social amplia en el sindicalismo que levanta la bandera rojinegra. Otros se agrupan en dos organizaciones campesinistas propensas a las tomas de carreteras. Muchos de los recursos provienen de centrales europeas tradicionalmente anarcosindicalistas o nuevas expresiones anarcocampesinas. La segunda está integrada por jóvenes que suelen manifestarse el primero de mayo y en otros desfiles. Se visten de negro, como corresponde, pero tienen una exigua militancia, así como poca influencia social y ninguna concreción, tales como comunas, sociedades o grupos de debate.

Aparte están los que Lenin llamaba la enfermedad infantil del comunismo. Los izquierdosos son oportunistas. Usan criterios impensados sugeridos por sus patrocinadores. Fácilmente destruyen propiedades en sus protestas contra empresas o violan derechos de locomoción y residencia. Agrupados en oenegés favorecidas por el gobierno como destino de donaciones externas. Debieran calificarse como agentes extranjeros por encarnar esos intereses. Falta legislar este asunto.

Los centristas: Encuentro por Guatemala o el partido en formación Semilla y otros, no son de izquierda.

Fuera de los dos partidos extraparlamentarios indicados, el resto de la izquierda no participa de la idea de que debe promoverse un partido político único ni un órgano de planificación económica cuyos planes son leyes.

La democracia es un consenso donde los partidos parlamentarios aceptan que toda modificación en el régimen político, social y económico se realice bajo el régimen de legalidad, basado en la formación de la voluntad colectiva con libertad de palabra y participación para toda oposición.

Son espurias las acusaciones de comunistas hechas por un grupo de periodistas norteamericanos residentes en el país, asociados con Armando de la Torre, a los ministros que renuncian, a los periodistas críticos del presidente, al exembajador Robinson, a los partidos que censuran exmilitares de la juntita y a cualquiera que tenga criterio propio. Ya basta de confundir a la población.

http://registroakasico.wordpress.com