Desde Ginebra

La reunión del G20 en Buenos Aires

El G20 se crea en 1999 como una reunión de ministros de Economía para atender la crisis financiera. En 2008, como consecuencia de la prolongada crisis financiera mundial, se estableció el Foro de Jefes de Estado de países desarrollados y países en desarrollo emergentes, para coordinar las acciones de políticas nacionales y multilaterales que ayuden a impulsar el crecimiento mundial y eviten el surgimiento y propagación de crisis globales.

El G20 está formado por 19 naciones que comprenden el 90% del PIB Global y dos terceras partes de la población mundial. Está integrado por la Unión Europea, Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía. España es un invitado permanente a las reuniones. Además, el país que preside el foro también elige otros invitados: la Argentina invitó a Chile y Países Bajos.

La instancia más importante del G20 es la Cumbre de Líderes, que se reúne anualmente. Además, complementariamente el G-20 cuenta con la participación de la sociedad civil, con los llamados grupos de afinidad, siendo estos: empresarios, oenegés, sindicatos, científicos, institutos de investigación, organizaciones feministas, así como organizaciones juveniles.

La Cumbre de Jefes de Estado 2018 se realizó por primera vez en Latinoamérica, en Buenos Aires. La Declaración de la reunión tiene como título “Construyendo consenso para un desarrollo justo y sostenible”. Del contenido de la Declaración resaltan los temas del cambio climático, el acceso a la educación, los movimientos de refugiados, el combate a la corrupción, el terrorismo, la migración, la energía, un sistema impositivo internacional justo y la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC), entre otros.

El G20 se compromete a modernizar el sistema multilateral de comercio, con una reforma de la Organización Mundial del Comercio. A pesar de todo, el G20 reconoce la importancia de la OMC y la necesidad de mejorarla y fortalecerla, instruyendo a sus equipos para trabajar en la reforma de la OMC y acordaron revisar el progreso de ese trabajo en la próxima cumbre del 2019, que se realizará en Japón.

Los temas del comercio internacional y la inversión siempre han estado presentes en las discusiones de este Grupo, como una base del crecimiento, creación de empleo y de desarrollo. No obstante, a falta de actualización de las reglas comerciales globales, los gobiernos han buscado soluciones en más de 400 acuerdos comerciales preferenciales que han servido en muchos casos para fragmentar las reglas del sistema multilateral.

De manera general, la Declaración de los líderes del G20 ofrece una visión de los principales temas de interés de las economías presentes, aunque también refleja diferencias entre los miembros; por ejemplo, en el tema del cambio climático, Estados Unidos marcó una vez más su diferencia con el resto del Grupo al reafirmar su decisión de salirse del Acuerdo de París, mientras el resto de los miembros reiteraron su compromiso de implementar el acuerdo de París, teniendo en cuenta sus circunstancias nacionales y sus capacidades relativas. “Continuaremos abordando el cambio climático, mientras promovemos el desarrollo sostenible y el crecimiento económico”, dice la Declaración.

Finalmente, una nota positiva e inesperada fue el tema de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, que ocupó un lugar destacado al margen de la reunión, con pláticas sostenidas entre los dos líderes de llegar a una tregua de 90 días, para intentar negociar una solución a las diferencias comerciales entre las dos grandes potencias económicas mundiales.

esperisen@gmail.com