Siempre verde

¿Para qué sirve la ley?

Publicado el

La ley es el conjunto de reglas a las que se deben someter todos los habitantes de un país para evitar conflictos y vivir en armonía. Nunca se había hablado tanto en Guatemala sobre la importancia de que todos —por igual— nos sometamos al imperio de la ley. Pero todavía hay funcionarios dispuestos a violar leyes y retorcer procedimientos legales.

Hace unas semanas alerté sobre posibles problemas con el traslado de las familias afectadas por la tragedia de El Cambray, por temor a que no se hicieran las cosas bien y que las familias afectadas fueran doblemente victimizadas.

No se cuestiona el hecho de que las familias sean trasladadas, pero se les tienen que garantizar condiciones adecuadas para una vida digna a largo plazo. Un acto humanitario, que sería loable si se hacen las cosas correctamente, puede convertirse en otra pesadilla para los afectados.

Hoy, el presidente Maldonado está inaugurando a marchas forzadas el proyecto “Querida Familia” y confirmando mis temores. Hoy ¿habrá ya una Evaluación de Impacto Ambiental autorizada, una licencia de construcción autorizada por la Municipalidad de San José Pinula, una licencia de corte autorizada por el Inab? ¿Se habrá respetado el debido proceso en los trámites para proceder con la extinción de dominio?

Si no fuera así, la Conabed y el Micivi estarían incurriendo en irregularidades. Si las instituciones que deben supervisar y autorizar los procedimientos legales, están siendo manipuladas desde arriba —como se rumora— para dar “autorizaciones exprés” sin respetarlos, ¿quién garantiza las condiciones de habitabilidad en esa locación? Tampoco hay planes para asfaltar los dos kilómetros de terracería que llevan a la carretera por donde pasa transporte público, solamente tres veces al día.

Con el fin de paliar falencias, se declaró estado de Calamidad ¡15 días después de la tragedia!, para evadir el cumplimiento de la Ley de Contrataciones del Estado. Esa no es la finalidad de una declaración de estado de Calamidad, sino configura un abuso de autoridad. Esa no es la manera de hacer bien las cosas.

Hay suficiente dinero, entre los Q20 millones que donó el Congreso, los Q190 millones de la minería para desastres naturales y la ayuda que ya comprometió la cooperación internacional, como para considerar varias opciones.

Señor presidente: Entendemos que su período al frente del país es corto, y que lo que usted quiere es hacer algo importante, inolvidable. Guatemala lo va a recordar con más respeto y cariño si logra sentar las bases para que el traslado se haga correctamente; que si permite que en su período se retuerza la ley.

El pueblo no tiene confianza en las promesas del Gobierno; lo que sí tiene, en cambio, son muchas malas experiencias. La ciudadanía va a fiscalizar este proceso; y no lo olvidaremos jamás si esto se convierte en otro desastre.

lamaga55@gmail.com