Imagen es percepción

Urge dignificación salarial para médicos

Brenda Sanchinelli imagen_es_percepcion@yahoo.com

“Quien te procura salud y te salva la vida tiene un sueldo de miseria, Q3 mil 700”, decía una de las pancartas en una manifestación donde exigían cambios en el sistema de Salud.

El panorama en el ámbito salubrista una vez más se ha tornado caótico, en esta ocasión son los médicos quienes han decidido presionar y con toda razón, para que les sea dignificado su salario. La situación es tan grave que decidieron tomar acciones drásticas, limitando las consultas en hospitales y centros de Salud de varios departamentos, con la intención de incrementar las medidas hasta que sean escuchados por el ministro y por ende por el presidente Morales.

Este tipo de acciones buscan que el Ministerio de Salud reconsidere una mejora salarial, equiparar los salarios y que les brinden estabilidad laboral en sus contrataciones.

Es lamentable la situación económica la que se encuentran atravesando los médicos que trabajan para el Estado, los salarios que reciben, además de no estar acorde a los estudios que tienen que realizar para obtener un título universitario de médico y cirujano, —que puede incluso implicar al menos doce años de estudios para una especialidad o subespecialidad—, las largas horas y prácticas de servicio social y la gran responsabilidad de tener la vida de seres humanos en sus manos, amerita un sueldo digno y justo. Por lo que no cabe duda que la remuneración económica que reciben son montos en total disparidad en cuanto a sus estudios, capacidades y servicio que prestan al Estado de Guatemala.

Para que usted se haga una idea, ¿cuánto cree que gana un médico en Estados Unidos? Según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU., un salario anual promedio en ese país es de US$166,400. Lo que equivaldría a 104 mil quetzales al mes. Pero en cambio un médico que trabaja para un hospital público en Guatemala, por 8 horas de lunes a viernes, tiene un promedio de sueldo base de Q3 mil 900; sin embargo, si se suman algunos bonos pueden llegar a ganar hasta Q7 mil 800. Pero también existen médicos con especialidades y subespecialidades que devengan un sueldo base de Q1,800, lo que los coloca en un estatus muy por debajo de un salario de una secretaria o técnico del Organismo Legislativo.

Para colmo de males, la mayoría de los médicos están contratados por servicios médicos profesionales, por lo que les niegan las prestaciones de ley, ya no digamos los bonos, vacaciones o derecho a faltar porque están enfermos.

Trabajar largas jornadas y no tener un salario acorde a este esfuerzo y desgaste diario es realmente frustrante para estos profesionales. Además, el personal no cuenta en su lugar de trabajo con ningún área de descanso, cafetería y otras pequeñas comodidades que harían un poco más llevaderas esas largas horas de servicio, que pueden ser incluso si están de turno hasta 36 horas de servicio continuo.

La propuesta de Carlos Soto, donde ofreció un bono de Q4 mil a los médicos en concepto de dignificación, es un insulto para los galenos, pareciera que la intención es solo apaciguar los ánimos y que todo siga igual.

El ministro de Salud debería apoyar esta dignificación salarial porque será médico toda su vida y él más que nadie está consciente de todas las carencias que existen en los hospitales, ya que fue médico especialista del Hospital Roosevelt por más de 25 años, mientras que será ministro tan solo unos meses más. Por lo que sería una ingratitud ponerse al lado del presidente Morales y dar la espalda a su gremio, teniendo en esta ocasión la oportunidad de ayudarlo y dignificarlo, él se debe a sus colegas y no a un gobierno de turno, que encima es la gestión más inútil y estéril que hemos tenido hasta el día de hoy.