La buena noticia

Xinkas denuncian a la asociación Caritá Política

El Parlamento del Pueblo Xinka, por medio de sus legítimos representantes, denuncia la mediación sesgada que impulsa la Asociación Internacional Caritá Política, entre Tahoe Resources-Minera San Rafael y las comunidades del área de influencia del proyecto minero el Escobal.

Esta asociación de derecho pontificio, ubicada en Roma y vinculada con el cuerpo diplomático de la Santa Sede, desde julio último insiste en una “mediación”, que las comunidades xinkas y sus genuinos líderes rechazan por la posible manipulación que pueda hacer la minera; además, Caritá Política carece de imparcialidad, pues en su web escribe sobre “las bondades del proyecto minero el Escobal”, ignorando la conflictividad social y la violación de los derechos humanos perpetrados por estas mineras.

En su afán “por salirse con la suya”, como dicen los campesinos xinkas, quienes muestran más sabiduría y sentido común que estos intelectuales, esbirros de “Mammon” y serviles de una “economía que mata”, se empecinaron en hacer una reunión en Roma el pasado octubre “con quienes carecen de legitimidad y representatividad del pueblo Xinka” y no viven en el área de influencia del proyecto el Escobal. Pretenden hacer creer que existen acuerdos entre la minera y los Xinkas.

Esta interesada mediación “pone de manifiesto las falta de ética y seriedad” de estas empresas mineras, para abordar el conflicto que han ocasionado por las reiteradas violaciones a los derechos humanos individuales y colectivos de las comunidades”. Además, estos cabildeos, propios del pacto de corruptos, pretenden proyectar una imagen falsa a escala internacional bajo la promesa de construir centros culturales o revisar la distribución de las regalías o contentar a sus accionistas. Su estrategia es irresponsable porque abona la conflictividad social.

La defensa de la madre tierra impulsada por los xinkas nada tiene que ver con cuestiones económicas, sino con su espiritualidad, su ética y cosmovisión de la vida. No creen en el mea culpa de estas transnacionales, cuyos directivos hoy cacarean, que en el pasado cometieron “errores” por no comprenderlos o negar su existencia, pues hay atrocidades que se fraguaron en contubernio con políticos y gobiernos corruptos como el estado de Sitio del 2013; los han acusado de terroristas, narcotraficantes o miembros del crimen organizado; los han metido a la cárcel si pruebas, y hasta han asesinado y secuestrado a sus líderes.

Con esta perversa mediación, que probablemente cuenta con el aval de algún incauto eclesiástico de esos alcahuetes de corruptos o que el Papa llama “carreristas”, pretenden hacer creer que cuentan con el apoyo de las comunidades xinkas, sobre todo en estos momentos en que la Corte de Constitucionalidad ordenó un proceso de consulta. Esto solo demuestra que los mineros y sus achichincles no están dispuestos a respetar un proceso de consulta libre, informada y de buena fe, respetando los estándares internacionales en materia de Derechos Humanos.

Agradecen la solidaridad de las diócesis de Santa Rosa, Jalapa y Jutiapa, que junto a sus obispos, comunidades y presbiterios están de su lado en sus legítimas demandas, y esperan el mismo compromiso a escala nacional e internacional para garantizar el pleno respeto de sus derechos y de la tierra que les pertenece.

Si en verdad existe voluntad política para apoyar a las comunidades en la búsqueda del desarrollo económico y sostenible, que sea con apego y respeto pleno de su cosmovisión, y formas propias de organización, por eso, invitan a discutir y construir juntos modelos de desarrollo económicos que no vulneren la madre tierra y que garanticen los recursos naturales que por miles de años sus antepasados conservaron y protegieron de la ambición y avaricia del capital transnacional y de los gobiernos corruptos.

pvictorr@hotmail.com