Por qué ha bajado el poder adquisitivo para comprar vivienda

El poder adquisitivo de los guatemaltecos para compra de vivienda bajó este año, pese a que había registrado una recuperación a finales del 2020.

PL Plus
Aún existe un alto déficit de vivienda en el país, pero los guatemaltecos enfrentan diversas dificultades para acceder a una. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Aún existe un alto déficit de vivienda en el país, pero los guatemaltecos enfrentan diversas dificultades para acceder a una. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Algunas de las principales razones de esa baja son el aumento en los precios de materia prima y materiales de construcción, así como el precio internacional del flete, según fuentes consultadas.

La firma Central American Business Intelligence (Cabi) evalúa el poder adquisitivo de los guatemaltecos para comprar   vivienda, con base en cuatro factores, como el producto interno bruto (PIB), el impacto de ingreso de las remesas, el pago de impuestos y el precio de los materiales de construcción, explicó Charles Hess, CEO de CABI Data Analytics.

El PIB y las remesas, que impactan los ingresos de los guatemaltecos, luego de caídas durante los primeros meses de la pandemia han mostrado recuperación.

El otro factor que se analiza es cómo están creciendo los ingresos respecto de cómo está subiendo el costo de los materiales de construcción.

La materia prima y los materiales de construcción reportan alzas desde febrero recién pasado, y “cuando aumentan, como ahora, suben los costos de construcción”, indicó.

El índice base, de 100, generado en el   2018, venía con un comportamiento mixto de altas y bajas en el 2019. Durante el 2020, alrededor de mayo, reflejó una caída a 96.8 puntos, aunque posteriormente se fue recuperando y en diciembre llegó a 111, impulsado principalmente por las remesas y mejora en el crecimiento económico, comentó Hess.

Sin embargo, a febrero volvió a bajar y se situó en 105, principalmente por el aumento de costos en materiales de construcción; es decir, 5 por ciento más que el poder adquisitivo del 2018, aunque menor a diciembre del 2020.

Mientras más arriba esté el índice, significa que hay más poder adquisitivo y las personas tienen más posibilidad de comprar una casa.

El analista indicó que ha existido un boom de viviendas en el 2020 y 2021, y aún se mantiene con   buena dinámica, ya que hay muchos proyectos nuevos; sin embargo, dijo, se observa que los nuevos se van a ir frenando poco a poco y el impacto se podría ver en la oferta del 2022.

Estos comportamientos también han afectado el índice de materiales de construcción, cuya base es de 100 en 2018, y se había mantenido en el 2020 en alrededor de 101. Sin embargo, para febrero de este año ya creció a 106, un incremento del 6 por ciento, según Hess.

Le puede interesar: Mejora el crédito bancario para la construcción (pero sigue presa de algunos trámites claves)

Hess señaló que las remesas aportan dinamismo al sector de construcción de vivienda y el aumento de precios en estos materiales sí puede afectar ese dinamismo. Aun así, se tiene una mejor perspectiva que en el 2020.

Costos se duplicaron

Fernando Estrada, director del Departamento de Análisis Estadístico (DAE) de la Cámara de Guatemalteca de la Construcción (CGC), explicó que el indicador es un estudio externo, pero según monitoreos propios de esa entidad, hay aumento en los precios de materias primas y materiales para construcción.

“Prácticamente se ha duplicado el costo. Eso, obviamente, va a afectar la capacidad de compra de las personas, ya que un desarrollador tampoco puede asumir pérdidas, y cuando esos aumentos son demasiado altos se tienen que trasladar al precio de la vivienda”, añadió.

Lea también: Cinco sectores han sostenido la recaudación con buenas perspectivas para el 2021

Refirió que desde enero y febrero últimos empezaron a subir los precios de la materia prima y materiales. El del hierro —tonelada métrica— tuvo un aumento de unos US$80 y se reporta en mayo en US$187. Esto afecta todo tipo de construcción, principalmente de edificios, por la cantidad de material que requieren, agregó.

En cuanto a la posibilidad de que se estanquen algunos proyectos, Estrada respondió que cada desarrollador debe definir su estrategia y puede frenar un proyecto esperando que bajen los precios de materiales como el hierro.


0