Brigadas de nutrición: “Hemos llegado a 12 mil hogares y todavía nos faltan mucho más familias y niños”

A un mes de iniciar la búsqueda de niños y niñas con problemas de desnutrición se evidencian más los desafíos para detener este problema.

Publicado el
Guardar Compartir
Las brigadas de nutrición del Programa Mundial de Alimentos están visitando comunidades en San Marcos, Sololá, Chimaltenango, Retalhuleu, Zacapa y Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: PMA)
Las brigadas de nutrición del Programa Mundial de Alimentos están visitando comunidades en San Marcos, Sololá, Chimaltenango, Retalhuleu, Zacapa y Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: PMA)

En julio de este año salieron al campo cientos de técnicos en salud y nutrición como parte de las brigadas para una búsqueda activa de casos de desnutrición que tiene como objetivo visitar los 334 municipios.

Lea también:
Aumenta número de familias que necesitan asistencia alimentaria para combatir la desnutrición

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) es una de las organizaciones de la comunidad internacional que respondió al llamado de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan) para hacerse cargo de las visitas a las comunidades que las áreas de Salud no pueden cubrir por su lejanía en San Marcos, Sololá, Chimaltenango, Retalhuleu, Zacapa y Quetzaltenango.

Aunque con dos meses de trabajo aún no pueden brindar conclusiones sobre las visitas, Laura Melo (LM), representante del PMA en Guatemala, y Eunice López (EL), Oficial de Programas y Políticas, explican el número de visitas realizadas y casos detectados.

¿Cuál es la labor de PMA con las brigadas?

LM: Estas brigadas son un complemento a un proceso que es liderado por las instituciones del gobierno. Un niño que es detectado con desnutrición debe tener un seguimiento y eso lo hacen las instituciones de Salud del gobierno, nuestro rol es de facilitar ese proceso de identificación por la situación actual de la pandemia y por la percepción de que había un aumento de casos de desnutrición aguda, aunque en este periodo del año siempre hay un aumento de casos por diferentes factores pero hay una percepción que está subiendo más por el impacto de la pandemia, porque se redujeron los ingresos las familias y el acceso a alimento.

¿Cómo ha afectado las condiciones de la pandemia para la visita de los hogares y la evaluación de los niños?

LM: Este proceso se da en un contexto de covid-19 y estamos hablando de un acercamiento inevitable del niño y esto requiere también dar los equipos de bioprotección necesarios a los técnicos porque representa un riesgo también a las familias que están recibiendo gente que se está moviendo por diferentes puntos. Por la situación del covid-19 se adoptó una metodología más sencilla que es medir el perímetro del brazo porque normalmente es ver el peso y talla, pero esto requiere una exposición y un contacto físico con el niño mucho más directo.

EL: También muchas de las familias han reducido sus visitas a los centros de salud por el tema del covid-19 y porque no hay tanta facilidad de transporte. Además, por eso nacieron las brigadas, porque la idea era que tuviéramos un aumento de casos por la pandemia.

¿Cuántas familias han visitado y en qué situación las han encontrado?

EL: En los primeros cuatros departamentos hemos evaluado 18 mil 500 niños menores de cinco años y 13 mil niños de cinco a diez años. Hemos llegado a 12 mil hogares y todavía nos faltan mucho más familias y niños.

La situación de las familias no se puede generalizar porque los reportes de campo son percepciones, pero algunos dicen que las familias están haciendo algún recorte de los tiempos de comida, otros están priorizando la alimentación a los más pequeños, pero no podemos decir que es en todas las comunidades o en todo el país. También se han visto que los niños están más con sus papás por el encierro o porque el papá perdió el trabajo entonces están más en casa. Lo que les llamó la atención a algunos es que en las áreas rurales las familias se están alimentando un poco mejor que en las áreas urbanas donde utilizan alimentos de no muy buena calidad nutricional, en cambio en las áreas comunitarias hacen más consumo de alimentos locales.

Las brigadas de desnutrición del PMA han evaluado a 18 mil 500 niños menores de cinco años. (Foto Prensa Libre: PMA)

¿Qué es lo que procede cuando encuentran casos de desnutrición?

EL: Las visitas son rápidas por lo mismo tema del distanciamiento, pero se revisan los cartnes de los niños, su esquema de vacunación. Si ven que al niño le hace falta alguna, pueden hacer la vacunación según los lineamientos de cada área de salud. Si el niño es detectado con desnutrición, se hace una confirmación del caso para saber si es desnutrido agudo o severo o si es moderado, también se verifica si es por algún asunto clínico previo y se evalúa si es necesario movilizarlo a algún hospital o centro nutricional. Al detectar un caso se les entrega de paquetes listos para su consumo, lo que damos es una pasta de maní con alto valor nutricional y se incentiva el consumo de alimentos locales.

Existe una percepción de que los casos de desnutrición aumentaron por la pandemia, según lo que ustedes han visto, ¿esto es en realidad así?

EL: Personalmente creo que es un poco pronto para saber eso, porque según el reporte de Salud si se ve que aumentaron, pero eso es porque cambiaron la forma de registrar los datos y los mismos de Salud dicen que deben hacer una revisión del sistema de este año y de los años anteriores para saber si es un aumento o solo es porque cambió el reporte. En los cuatro departamentos que hemos estado las brigadas han encontrado 200 casos en dos meses, pero esto se tiene que verificar con Salud para determinar si es un caso primario o secundario y si fueron detectados antes.

LM: Necesitamos tener un análisis más sistemático, las primeras indicaciones dicen que si podría haber un aumento pero aún es pronto para saber de cuánto es ese aumento.

Laura Melo, representante del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en Guatemala. (Foto Prensa Libre: PMA)

0