Guerra contra el narco: las cifras que muestran cómo ha bajado la incautación de cocaína en Guatemala en 8 años y cuáles son las razones

El Salvador y Honduras han incautado más droga que Guatemala desde 2021. Además, en Estados Unidos aumentó también la incautación mientras que sigue disminuyendo en territorio guatemalteco.

Publicado el
Guardar Compartir
El 18 de diciembre de 2022 en aguas del Océano Pacífico se logró la incautación más grande de  cocaína (2,012 kilos)  realizada por autoridades nacionales en 2022 en sólo un operativo.(Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El 18 de diciembre de 2022 en aguas del Océano Pacífico se logró la incautación más grande de cocaína (2,012 kilos) realizada por autoridades nacionales en 2022 en sólo un operativo.(Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

La incautación de 2,012 kilos de cocaína el 18 de diciembre de 2022 en aguas del Océano Pacífico fue la más grande que realizaron las autoridades guatemaltecas el año pasado en sólo un operativo, pero el 2022 fue el año en el que en Guatemala se incautó la menor cantidad de cocaína desde 2015: 5,948.5 kilos, según cifras de la Policía Nacional Civil (PNC).

La droga la transportaban dos colombianos y un ecuatoriano en una embarcación semisumergible que salió de Ecuador, según Alan Ajiatas, subjefe de la Fiscalía de Narcoactividad. Aunque este cargamento fue parte de los 4,345 kilos que las autoridades incautaron sólo ese mes.

El Ministerio de Gobernación (Mingob) argumenta que el combate al narcotráfico redujo el trasiego. Por ejemplo, la Fiscalía de Narcoactividad anunció el año pasado que había desarticulado siete estructuras del narcotráfico.

Ajiatas señala que el Centro Interinstitucional Contra la Narcoactividad en Guatemala (Cicnag) ha permitido “ampliar capacidades de investigación estratégica”, y que las extradiciones hacia EE. UU. (27 en 2022 y 4 en 2023) permiten intercambiar información para tener un impacto en las organizaciones de los extraditados.

Sin embargo, las incautaciones en países vecinos indican que el tráfico de cocaína está lejos de mermar. De hecho, la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) mantiene que Centroamérica y México son la ruta principal para la cocaína que llega a Estados Unidos. Eso significa que, a menor incautación, mayor la cantidad de cocaína a la que el país sirve como puente hacia Estados Unidos, y de dinero que regresa a Guatemala a cambio del trasiego, y permite a los traficantes seguir operando.

Si un kilo permanece en Guatemala, su valor es de US$13,684 dólares según el MP. Si llega al mercado en EE. UU., se vende entre US$30,000 y US$70,000 según autoridades estadounidenses. Parte de ese dinero regresa a Guatemala.

Los factores que inciden en las cifras

El 65 % de la cocaína incautada llegó al país por vía marítima (la mayoría en la costa del Pacífico), como ocurría hace cuatro años, antes de que el transporte aéreo fuera el principal origen de la droga incautada entre 2019 y 2020. Ajiatas afirma que el cambio o uso simultáneo de diferentes vías puede dificultar la incautación.

El fiscal añade que hay rutas desde Sudamérica, Honduras o El Salvador, hacia México y Estados Unidos que no pasan por Guatemala. Además, el aumento del trasiego hacia Europa y Australia desde Sudamérica también contribuyó a reducir el trasiego en Centroamérica y rumbo a EE. UU. Informes de la UNODC confirman el incremento del trasiego hacia Europa y Australia, donde el precio por kilo sobrepasa al del mercado estadounidense.

En EE. UU., un kilo se vende en promedio por US$30,000; en Alemania, por US$50,000 y en Australia, hasta en US$160,000. según un artículo de la agencia de noticias Bloomberg.

No obstante, la incautación en EE. UU. aumentó de nuevo en 2022, aunque había comenzado a caer en 2019, conforme aumentaba el consumo en Europa.

Se desconoce cuánta cocaína llega a territorio estadounidense sin pasar por Centroamérica fuera de cuanto indican las incautaciones. En 2019, en un caso extraordinario, EE. UU. incautó 17,000 kilos en un buque que salió de Chile, pasó el Canal de Panamá, e hizo escala en Filadelfia—su destino era Europa. Ese año las autoridades estadounidenses incautaron 260,395 kilos de coca, según la ONUDC, y los 17,000 kilos eran sólo el 6.5 %.

El Departamento de Estado de ese país aún sostiene que el 90 % de la cocaína incautada en su territorio pasó por Guatemala y México. Es decir que por cada cien kilos que incautó Estados Unidos el año pasado, 90 habrían sido traficados vía Guatemala, pero las autoridades guatemaltecas sólo incautaron tres, o el equivalente al 3 % de 181,225 kilos (90 % de los 201,000 kilos incautados en EE. UU. en 2022).

Ajiatas afirma que este estimado no contempla la dinámica a nivel regional, pese a lo que señala la ONUDC.

El Ministerio Público no maneja ninguna proyección respecto a cuánta cocaína se trafica por Guatemala. Hasta hace tres años, el Departamento de Estado estimaba que al menos 1,400 toneladas pasaban por el país: es decir, seis veces más de lo incautado en EE. UU. en 2022.

Esa estimación, que desapareció de sus informes desde 2020, se sustentaba en la producción de cocaína en Colombia, y la extensión de los cultivos de hoja de coca. Según un exjefe de operaciones internacionales de la DEA, Mike Vigil, esos no son datos confiables. Dos razones son que parte de esa droga es enviada a Europa desde Sudamérica, y los productores han logrado producir más cocaína con menos cultivos después de masivas erradicaciones.

 

Bajas incautaciones en Triángulo Norte

Entre 2016 y 2020, la administración de Jimmy Morales y el primer año de Alejandro Giammattei, las incautaciones anuales de Guatemala superaron a las de El Salvador y Honduras. En 2021, los tres países incautaron similares cantidades (entre 10,000 y 11,000 kilos cada uno). Luego, en 2022 Guatemala tuvo la incautación más baja en el Triángulo Norte por primera vez en ocho años.

Ajiatas explica que “uno de los destinos predilectos por vía marítima es El Salvador”, pero todas las incautaciones se trabajan a nivel regional. “Cuando [hay] una traza aérea o marítima, todos los países [están] en alerta para tratar de interceptar [la droga]”, dice el fiscal.

La presunción es que Guatemala no incautó más cocaína en 2022 porque la interceptaron antes El Salvador y Honduras. Según el exministro de Gobernación Francisco Rivas (2016-2018), ambos países tienen fuerzas navales mejor equipadas, además del apoyo logístico de Colombia y EE. UU. (como lo tiene Guatemala).

Rivas también atribuye la baja incautación a que los narcotraficantes ahora operan más discretamente, y con cargas menores. “Eso ha hecho que las fuerzas de seguridad no los tengan identificados”, dice el exministro.

Ajiatas señala que la droga transportada hasta El Salvador y Honduras es traficada por tierra a Guatemala, aunque las incautaciones en los departamentos fronterizos muestran pocas evidencias de ello. En 2021, y sólo en Chiquimula, hubo una incautación significativa en el oriente del país: 565 kilos. La incautación bajó a cero el año pasado. En Zacapa no se incautó ni un kilo en los últimos dos años, y en Jutiapa sólo decomisaron 24 kilos el año pasado. En Izabal incautaron 330, pero 316 por vía marítima.

Otro factor es la corrupción. El 19 de enero pasado, las autoridades capturaron a 16 personas en conexión con un caso de narcotráfico. Seis de los detenidos eran agentes de la PNC.

El 23 de enero, el Ministerio Gobernación anunció que recibirá US$12 millones 200 mil (unos Q94 millones 279 mil 160) de parte de la Agencia Internacional para Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley (INL) de la Embajada de los Estados Unidos en Guatemala, recursos que se utilizarán exclusivamente para el combate al narcotráfico.

Mientras tanto, aun la suma de las incautaciones en Guatemala, El Salvador y Honduras (25,083 kilos) equivale apenas al 13 % de la cocaína que según Estados Unidos pasó de largo por Centroamérica hasta EE. UU. Y es un estimado conservador con base sólo en la droga incautada.


0