¿El gobierno de izquierda de Gustavo Petro podría distanciar a Colombia de Guatemala?

Analistas ven un posible enfriamiento de las relaciones entre ambos gobiernos, principalmente por el nombramiento de Iván Velásquez como ministro de Defensa del país sudamericano.

Publicado el
Guardar Compartir
El presidente de Colombia, Gustavo Petro (derecha), y el ministro de Defensa, Iván Velásquez (izquierda), ex titular de la Cicig, durante un acto oficial. (Foto Prensa Libre: EFE)
El presidente de Colombia, Gustavo Petro (derecha), y el ministro de Defensa, Iván Velásquez (izquierda), ex titular de la Cicig, durante un acto oficial. (Foto Prensa Libre: EFE)

Aunque analistas ven un posible enfriamiento de las relaciones entre Guatemala y Colombia, principalmente por el nombramiento de Iván Velásquez como ministro de Defensa de ese país, la relación diplomática, por ahora, no parece tener ningún cambio.

La Embajada de Colombia en Guatemala reconoció que la cancillería guatemalteca envío una carta formal, firmada por el ministro Mario Búcaro, dirigida a su par colombiano en donde lo saluda y felicita por el nombramiento.

Este saludo y felicitación es “normal y lógico”, y “lo dice todo” en el sentido de que “se mantienen las relaciones y que debe seguir igual de cordiales”, añadió un funcionario diplomático de Colombia.

Las relaciones bilaterales entre Guatemala y Colombia se remontan a 1825, según el sitio oficial de la embajada de ese país. Desde ese tiempo para acá, han abundado los acercamientos, acuerdos suscritos y, en general, relaciones amistosas.

Sin embargo, analistas consideran que esas relaciones pueden sufrir un enfriamiento luego de la llegada al poder del presidente Gustavo Petro, quien encabeza el primer gobierno de izquierda en la historia de Colombia, pero más aún por haber elegido a Iván Velásquez, extitular de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), como su ministro de Defensa.

Velásquez y la Cicig han sido blanco de críticas una parte de la clase política guatemalteca que vio con buenos ojos el fin de su mandado. El presidente Alejandro Giammattei nunca se mostró entusiasmado porque esta instancia de las Naciones Unidas regresara al país.

Al contrario, ha señalado al exfiscal Juan Francisco Sandoval, mano derecha de la Cicig mientras dirigía la Fiscalía Especial contra la Impunidad (Feci), de haber ideologizado la lucha contra la corrupción.

El Ministerio de Gobernación de Guatemala derogó el pasado 9 de agosto un acuerdo de cooperación policial firmado con Colombia cuatro días antes, y que había sido publicado en el diario oficial el 8 del mismo mes. Petro había anunciado que Velásquez formaría parte de su equipo el 22 de julio.

Ya el titular de Gobernación guatemalteco Napoleón Barrientos había calificado como un “problema continental” la “la enorme cantidad de países cuyo giro a la izquierda no deja de sorprender”.

Programas y comercio

La Embajada de Colombia en Guatemala destaca en su sitio en internet que existen varios mecanismos bilaterales para consultar, ampliar o evaluar programas de cooperación que van, desde asuntos políticos, económicos, comerciales, científicos, medioambiente, y turismo hasta desarrollo rural.

Asimismo, resalta que existe un mecanismo binacional que busca garantizar la continuidad en el apoyo frente a la lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado, el control de sustancias ilícitas, y el tráfico ilícito de armas y la trata de personas.

Señala que ese apoyo se ha alcanzado a través de acuerdos entre las instituciones de ambos países como las armadas, las policías y las fuerzas aéreas y militares.

En cuanto a la relación comercial, esta se rige por el Acuerdo de Libre Comercio con los Países del Triángulo Norte. En su página web, la Embajada afirma que “se trabaja en una profundización comercial para los productos del sector textil y de confecciones”.

Colombia es el octavo país del que más se importa mercadería y el 34 hacia donde se exporta. En el primer semestre del año las importaciones sumaron US$382.6 millones, contra US$38.8 millones que Guatemala le exportó.

Se perdió el rumbo

El internacionalista y catedrático universitario, Aldo Bonilla, considera que las relaciones entre ambos países no se deteriorarán por la “seriedad de Colombia” y pese a “las rabietas y torpezas” del Gobierno de Guatemala “que no tiene una hoja de ruta para sus relaciones exteriores”.

Consideró “poco madura” la decisión del gobierno guatemalteco de haber anulado un acuerdo que se había oficializado un día antes ya que “firmar un convenio entre dos estados es un asunto muy serio”.

Al respecto de si Guatemala puede perder algo si eventualmente se deterioran las relaciones bilaterales, Bonilla indicó que desde hace muchos años que el país perdió la ruta de sus relaciones internacionales y ha dejado de ser un actor internacional de respeto.

“Se requieren actos de gallardía, responsabilidad, transparencia y objetivos concretos en las misiones diplomáticas guatemaltecas —y— muy pocos funcionarios sacan la casta”, acotó.

Lea también |  Petro presidente: 3 hitos que hacen que su llegada al poder en Colombia sea histórica (y que las expectativas sean tan altas)

¿Manzana de la discordia?

Otros analistas creen que el detonante de un posible enfriamiento de las relaciones bilaterales puede ser el nombramiento de Iván Velásquez como ministro de la Defensa de Colombia.

Williams Álvarez, también internacionalista, dijo que “aunque el grupo anti Cicig es pequeño hace mucha bulla y tiene mucho poder en este momento”, por lo tanto, el Gobierno de Guatemala querrá mostrarse contrario hacia el exjefe de esa misión.

Iván Velásquez presidió la Cicig de 2013 al 2019. Durante ese tiempo se revelaron varios casos de corrupción que vincularon a la clase política del país. (Foto Prensa Libre: EFE)

Pese a que el Ministerio de Gobernación dijo en su momento que la derogación del acuerdo fue para “perfeccionarlo”, el analista no descara que esta acción haya sido planeada con el objetivo de quedar bien con el grupo que adversó a la Cicig.

Sin embargo, lo que más debe preocupar, a juicio de Álvarez, es que el eventual enfriamiento podría tener consecuencias en cuestiones de seguridad y repercutir en una disminución del intercambio de información útil para la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado.

La relación con Colombia es de muchos años y no se puede simplemente darle la espalda.

Williams Álvarez, internacionalista

Guatemala intentará “guardar las apariencias y no querrá mostrar una relación tan estrecha con Gustavo Petro y mucho menos con sus autoridades de seguridad”, enfatizó.

El analista político Jorge Aguilar Wong coincidió en que podría darse un enfriamiento de las relaciones bilaterales, más que por la ideología del gobierno de Petro, por la inclusión del exjefe de la Cicig en su equipo de ministros. “Esto podría incomodar a algunas personalidades y al Gobierno del presidente Giammattei”, dijo.

Los analistas concuerdan con que el aspecto económico y comercial no debería verse afectado, por la historia de años que hay de las relaciones entre ambos países; sin embargo, Wong afirma que la administración Giammattei mantendrá una relación “con cautela” que no pasará del enfriamiento, a menos que Colombia tome decisiones que aumenten la inconformidad política de Guatemala.

Una protesta en contra de la Cicig en Guatemala en el día que presentó su informe final Iván Velásquez. Estos grupos argumentan que al misión internacional cometió excesos y que sobrepasó la línea de la soberanía nacional. (Foto Prensa Libre. EFE)

Estas acciones incómodas podrían ser, darle mayor protagonismo dentro de su gobierno a Velásquez con cuestiones que tenga que ver con Guatemala o incluso, dar asilo a algún guatemalteco que argumente persecución gubernamental y que hasta el momento han buscado EE. UU.

La Cancillería guatemalteca no atendió a una solicitud de comentarios. La oficina de prensa indicó que el ministro Mario Búcaro estuvo con una agenda apretada entre martes y miércoles.

 


0