POLÍTICA

Entrevistas: Jordán Rodas y Roberto Arzú insisten en su inscripción como candidatos

Los políticos Jordán Rodas y Roberto Arzú aseguran que pelearán en el marco del Estado de Derecho su inscripción como vicepresidente y presidente, respectivamente.

|

Jordán Rodas del MLP y Roberto Arzú el partido Podemos buscan ser inscritos en el actual proceso electoral que se llevará a cabo en el 25 de junio. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Jordán Rodas del MLP y Roberto Arzú el partido Podemos buscan ser inscritos en el actual proceso electoral que se llevará a cabo en el 25 de junio. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Jordán Rodas Andrade, candidato vicepresidencial del Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP)

¿Qué hace Jordán Rodas en estos momentos en que no se ha admitido su inscripción como candidato vicepresidencial?

Por ahora siguiendo la ruta adecuada, dentro de un Estado de Derecho, para defender mi decisión de participar en las próximas elecciones.

¿Por qué cree que decidieron no admitir su inscripción?

No tengo la menor duda que es debido al temor que despierta en los sectores más conservadores, políticos y económicos, el binomio Thelma Cabrera y Jordán Rodas, que propone el Movimiento para Liberación de los Pueblos.

Creo que ocurre porque es la única y verdadera opción real de cambio. Cualquier otra cosa puede ser un intento, pero han sido todos, en mayor o menor medida, parte del problema.

Esta es una segunda situación que le ocurre. Primero fue en la elección de rector de la Usac, donde denunció un fraude. Ahora esto. ¿Es una persecución o revancha política?

Revancha no. El asunto es que como han visto mi participación en diversos espacios y he sido coherente y consecuente con lo que hago y digo eso no le conviene al estatus quo.

Ellos cada cuatro años solo quieren cambiar de rostro, pero el sistema es el mismo. Ellos solo quieren seguir teniendo tontos útiles. En el caso de la Usac, lo dije en su oportunidad. Era un entrenamiento para lo que se avecinaba en las Elecciones Generales.

Hicieron suficiente entrenamiento. Hoy tenemos un rector impuesto que todavía genera malestar e indignación. Ese cuadro quedó evidenciado cuando el partido oficial nombra a un excandidato a rector como vicepresidenciable.

El pacto de corruptos ha logrado hacer eso, e incluso, colocar a un Procurador de los Derechos Humanos que, como paradoja, está violando los derechos de elegir y ser electo. Pero se entiende por la gran amistad que tiene con el presidente desde que Giammattei estuvo en presidios.

La Contraloría General de Cuentas también se está prestando a esto. Usted insiste en que tiene finiquito y que eso no es impedimento para participar. ¿Sostiene eso?

Sí, tengo finiquito aun cuando no es un requisito constitucional para participar. No es un obstáculo ni impedimento constitucional. Imaginemos dos datos concretos. Hay un pastor evangélico participando como vicepresidente y hay otro que fue secretario de la comuna capitalina que tenía reparos, igual que el alcalde, pero a ellos sí los inscribieron.

¿Cuáles son las acciones que han tomado?

Respetamos el Estado de Derecho. Estamos agotando todos los recursos y las instancias ante la arbitrariedad que se está cometiendo. Ya presentamos la denuncia ante el Ministerio Público contra el titular del Registro de Ciudadanos, esperando que la investigación sea ágil y objetiva.

El Tribunal Supremo Electoral, por mayoría, dijo que no se puede. Acá valoro el voto disidente de la magistrada Blanca Alfaro. Además, presentamos un amparo ante la Corte Suprema de Justicia que esperamos resuelvan adecuadamente. Si esta la declaran sin lugar, vamos a pelear ante la Corte de Constitucionalidad. Nuestro camino es seguir la ruta legal para que nos inscriban.

¿Qué hace en Washington ahora?

Decidimos con Thelma Cabrera y el MLP de agotar y denunciar públicamente y accionar a nivel internacional el asunto. Estamos solicitando desde los primeros días de febrero la adjudicación de la carta del artículo 41, que es un procedimiento que tiene la Corte Interamericana de Derechos Humanos para pedir información, comenzando por el procurador de los Derechos Humanos, que siguen una actitud opaca y he solicitado dos veces las denuncias penales. Hasta ahora como coloquialmente se dice, se han hecho los locos y buscan evasivas. Tarde o temprano vamos a conocer porque están haciendo esto.

¿Hay algún plan B?

Esperamos que las leyes nacionales y los tratados internacionales prevalezcan. Tarde o temprano va a llegar la justicia. Esperamos que sea más temprano que tarde, porque queremos comenzar a hacer campaña, cuando se pueda oficialmente, aunque ya la mayoría se robaron la salida.
En ese caso me llama la atención cómo es que se inscribe a unos sí y otros no. Creo que se están pasando la Ley Electoral por el arco del triunfo.

 

Roberto Arzú, candidato presidencial del partido Podemos

¿Qué piensa de la negativa para inscribirlo como candidato presidencial?

En primer lugar, tengo que aclarar que no es que no me han inscrito, ya me inscribieron. Otra cosa es que me hayan desinscrito. Han puesto en suspenso mi inscripción. Eso es muy importante hacerlo ver porque la ley, después de la convocatoria, dice no pueden desinscribir a nadie. Puede haber multas al partido, pero no desinscribir a nadie. Eso es clave para empezar. Para demostrar la ilegalidad de lo que están haciendo. En segundo lugar, obviamente, lo burdo de que, cómo puede ser que pagáramos una multa el 31 de enero y el 4 de febrero el registrador dice que no la hemos pagado, cuando ahí están los recibos. El mismo Tribunal Supremo dijo el 19 de enero al registrador que no hay campaña anticipada de Roberto Arzú, déjenlo inscribirse y por eso me inscriben, por tal razón, esto no es un tema legal, no tiene pies ni cabeza. Un niño de 5 años lo entiende. Esto es un tema político, que no quieren que yo participe.

¿Quiénes y por qué no quieren que participe?

Empezando por el presidente Alejandro Giammattei y este muchachito Miguelito Martínez. El pacto de corruptos y empresarios grandes que quieren seguir con privilegios, monopolios, abusos, como banqueros, farmacéuticos, azucareros y obviamente los contrincantes que han visto un crecimiento de nosotros en las encuestas, al punto de ya estar en primer lugar. Nos quieren descalificar, para poder tener oportunidad, porque hemos crecido a raíz de denunciar la corrupción nunca antes vista de este gobierno y la complicidad de estos empresarios al no denunciarla y ser parte de ella. Hemos dado a conocer que el sistema está cooptado por este pacto de corruptos, que mira en mí que yo sí voy a destruirlos y acabar ese sistema. Eso todos los guatemaltecos sabemos lo que pasa.
Considera que esta situación va a cambiar.

¿Lo van a inscribir?

Estoy 100 por ciento convencido de que nos van a inscribir. Creo firmemente que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia nos darán el amparo porque al no hacerlo representa que ellos quedarán en la historia de Guatemala como los que fueron cómplices de romper la libertad y la democracia en el país. En el momento que a Roberto Arzú y a Thelma Cabrera no nos inscriban el Estado de Derecho, la legitimidad de las elecciones, la libertad y la democracia, se acabó en Guatemala. Y hoy es a mí, lo importante no es Roberto Arzú, acá no es lo que me están haciendo a mí, es lo que le están haciendo a ustedes, al pueblo de Guatemala, al privarlos de su derecho de elegir y ser electos. Desde un principio es dicho que todos los guatemaltecos deben de participar para que sea el pueblo el que elija y no las Cortes o los gobernantes o el sistema que se dedica a descalificar para poder seguir cooptando todo.

¿Qué piensa que a otros candidatos que han tenido señalamientos de estar, por ejemplo, con grupos del crimen organizado o acusados de corrupción, los hayan inscrito ya y a usted no?

Es porque son parte de ese sistema que hoy tiene arrodillados a los guatemaltecos. El crimen organizado, la corrupción, el pacto de corruptos, el gobierno, el presidente, el muchachito, los empresarios con privilegios y monopolios. A esos serviles sí los inscriben, son los que reciben órdenes de este sistema, diputados, jueces, magistrados, para que hagan lo que ellos quieren, porque es el sistema que representan. Los magistrados del Tribunal Supremo Electoral no son nada más que empleados de este sistema y que les giran instrucciones y órdenes para que hagan lo que les piden que haga para ellos salir beneficiados.

¿Y qué acciones han tomado hasta ahora para revertir esa situación?

Ya metimos todos los recursos, más de cuatro amparos y también ante los derechos humanos. Hemos planteado querellas penales contra los magistrados del Tribunal Supremo Electoral. Es importante entender si al hacer todo esto vale la pena el dinero que les puedan dar o las amenazas que puedan recibir o los beneficios que puedan tener, para ser perseguidos penalmente el resto de sus vidas porque eso es lo que les va a suceder, van a ser perseguidos penalmente el resto de sus vidas y tarde o temprano la ley los alcanzará y pararán sus últimos días en la cárcel.

¿Si las Cortes en Guatemala no les respaldan, Roberto, qué harán?

Estamos dispuestos a luchar por la libertad de la democracia hasta el final. Si acá no sucede nada iremos al ámbito legal internacional de Derechos Humanos.

¿Duda de la imparcialidad del Tribunal Supremo Electoral?

No dudo. Estoy absolutamente convencido que no son imparciales. Es más, las pruebas claras demuestran eso. La Constitución, por ejemplo, en el caso de Jordán Rodas, dice que no se necesita finiquito para participar y por eso no lo inscriben. ¿Dónde está la Constitución, entonces? Imagínese. A pesar de que entiendo que sí tiene. Y por ejemplo, acaso no hizo campaña anticipada Zury Ríos, Sandra Torres, Manuel Conde. Ellos sí hicieron campaña anticipada y ¿dónde están? No es que haya una imparcialidad, sino que es que son terribles al hacer lo que están haciendo. La discrecionalidad y la parcialidad con la que están manejando esto. Manchan las elecciones con un fraude moderno que es descalificando candidatos y no robándose y quemando urnas.

¿Cuál es su reflexión final, Roberto?

Esta lucha es mucho más importante que cualquier candidatura o cualquier cosa para Roberto Arzú. Esta es una lucha por el país, por la democracia, por la libertad. Eso es lo que es esta lucha y por eso no vamos a claudicar, porque sabemos que es lo correcto. Yo sé que algún día todos nuestros hijos, a los que estamos en esta lucha, que somos la gran mayoría, nos lo van a agradecer porque Guatemala libre vale la pena.