Historia de Guatemala: Se refrenda descripción del personaje “chapín” en 1874

El escritor José Milla no creó la palabra pero buscó su origen e inventó un personaje para representarlo.

Publicado el
Se refrenda descripción del personaje Chapín
José Milla y Vidaurre describe cómo es el "chapín". Foto Prensa Libre: Hemeroteca

Aunque desde 1861 el escritor José Milla había esbozado en crónicas de costumbres la descripción de la idiosincracia del chapín, fue en 1874 que esta identidad colectiva se concretó a través de un personaje ficticio llamado Juan Chapín, una especie de alter ego suyo, con quien “conversa” y cuyas peripecias en Europa relata de manera divertida, como una crítica a otras culturas pero también como una autocrítica jocosa.

Milla, de tendencia conservadora, se marchó al exilio al triunfar la revolución liberal, y es esa vivencia la que se refleja en su libro. No obstante, ya había emprendido la búsqueda de las raíces del término “chapín”, el cual asocia parcialmente con cierto tipo de zapato utilizado por algunos jóvenes guatemaltecos.

Pero lo más destacable es la descripción moral de tal individuo: “El chapín es un conjunto de buenas cualidades y defectos…. Es hospitalario, servicial, piadoso, inteligente; y si bien por lo general no está dotado del talento de la iniciativa, es singularmente apto para imitar lo que otros hayan inventado. Es sufrido y no le falta valor en los peligros.

Es novelero y se alucina con facilidad, pero pasadas las primeras impresiones su buen juicio natural analiza y discute, y si encuentra, como sucede con frecuencia, que rindió el homenaje de su fácil admiración a un objeto poco digno, le vuelve la espalda sin ceremonia y se venga de su propia ligereza en el que ha sido su ídolo de ayer.

Es apático y costumbrero; no concurre a las citas, y si lo hace, es siempre tarde; se ocupa de los negocios ajenos un poco más de lo que fuera necesario y tiene una asombrosa facilidad para encontrar el lado ridículo a los hombres y a las cosas”.

En efecto, al crear a Juan Chapín lo construye con tales características, mucho ingenio y a la vez cierta ingenuidad. Su descripción sigue así: “Ama a su patria ardientemente, entendiendo con frecuencia por patria la capital donde ha nacido; y está tan adherido a ella, como la tortuga al carapacho que la cubre. Para él, Guatemala es mejor que París; no cambiaría el chocolate por el té ni por el café (en lo cual tal vez tiene razón). Le gustan más los tamales que el volován, y prefiere un plato de pepián al más suculento roastbeef”.

José Milla y Vidaurre
A Jose Milla y Vidaurre (1822-1882) se le considera como uno de los fundadores de la novela guatemalteca. Destacó por su narrativa histórica y costumbrista. Fue ministro de Relaciones Exteriores y embajador de Guatemala en EE. UU., durante el gobierno de Rafael Carrera. Al triunfar la revolución liberal, en 1871, se marchó al exilio. Viajó por Europa y Estados Unidos. Está sepultado en el Cementerio General de Guatemala. Foto Prensa Libre: Hemeroteca

Con información de Cuadros de costumbres y Un viaje al otro mundo pasando por otras partes”, de José Milla y Vidaurre

SERIE HISTÓRICA (61)