Monedas hablan de los 200 años de vida independiente

La primera moneda en Guatemala se acuñó el 19 de marzo de 1733 y desde entonces la numismática nacional constituye una muestra de los procesos políticos, económicos y sociales del país, en particular aquellas piezas que circularon durante los últimos dos siglos de vida independiente y que se cumplen este año.

Publicado el
Monedas hablan de los 200 años de vida independiente
El primer billete que circuló en Guatemala era de un peso, emitido en 1874, en el que se podía observar los grabados de los rostros de Justo Rufino Barrios y José María Samayoa —amigo y funcionario de Barrios—, (Fotos Prensa Libre, cortesía de Carlos MacKenney)

El término numismática se deriva del latín numisma, que significa moneda, y que designa el estudio y coleccionismo de monedas, así como papel moneda emitido por el Estado con el diseño oficial del país.

Para conmemorar el Bicentenario de la emancipación política de España, la Asociación Numismática de Guatemala ha compartido cápsulas en sus redes sociales con información y fotografías de piezas emblemáticas de cada uno de los últimos dos siglos, a partir del mismo número de días que faltaban para el 15 de septiembre.

“En esta exposición virtual 200 años – 200 piezas, Numismática de Guatemala desde la Independencia, presentamos una pieza representativa de cada año, desde 1821 hasta el 2021, y se incluyen monedas y billetes de diferentes denominaciones, así como monedas conmemorativas, medallas, títulos y distinciones honoríficas, entre otros, para presentar la mayor variedad posible en nuestra página de Facebook: Asociación Numismática de Guatemala”, refiere el arquitecto Carlos MacKenney, presidente de dicha entidad, fundada en 1975.

Las colecciones numismáticas son de gran importancia para el acervo cultural del país. Al estudiar las monedas se pueden definir los cambios sociales, culturales, políticos y económicos de cada nación, además de que representan una galería de arte que todos llevamos en los bolsillos, puntualiza MacKenney. En los billetes y monedas de Guatemala se pueden admirar obras de grandes artistas visuales como Alfredo Gálvez Suárez, Humberto Garavito, Enrique de León Cabrera, José Luis Álvarez, Julio Urruela y Rodolfo Galeotti Torres, así como elementos decorativos de la cultura maya, arquitectura prehispánica, colonial y moderna, añade.

La asociación eligió 21 monedas significativas de las últimas dos centurias, y cuya descripción e imágenes se presentan en este espacio.
Correo: asociacionnumismaticagt@gmail.com

MEDALLA DE LA INDEPENDENCIA

El Ayuntamiento de la ciudad de Guatemala fue comisionado a conmemorar, con una medalla, la proclamación de la Independencia, el 15 de septiembre de 1821. Se acuñaron cuatro en oro y 140 en plata, las primeras 40 de las cuales fueron entregadas a los integrantes el Ayuntamiento en ese año. La Independencia de Centroamérica, la anexión a México y la instauración de la Federación Centroamericana configuran un período destacado de nuestra moneda, con la producción de bellas piezas, mencionadas y tenidas en gran estima por historiadores extranjeros, expone el libro Joyas numismáticas de Guatemala, Banco de Guatemala (2009).

Monedas hablan de los 200 años de vida independiente

MONEDA DE OCHO REALES (1835)

Durante el período de la República Federal de Centroamérica (1823-1838), a partir de 1824 se acuñan monedas cuyo diseño muestra una cordillera de cinco volcanes que representan los cinco estados federados, con la leyenda “República de Centroamérica”, a excepción de las monedas de módulo pequeño, y en el reverso, el Árbol de la Libertad o ceiba, con la inscripción “Libre, crezca, fecundo”. Se acuñaron de ocho, cuatro, dos, uno y medio escudos en oro, y ocho de uno, medio y 1/4 de real en plata. Aun con la separación de Guatemala de la federación, continuó circulando el tipo de moneda autorizada de 1824 hasta 1847, cuando Rafael Carrera decretó la fundación de la República de Guatemala, el 21 de marzo de 1847.

MONEDA PROVISIONAL DE UN REAL (1829)

Francisco Morazán, elegido jefe del Estado de Honduras, derrotó al ejército federal e invadió Guatemala en abril de 1829, donde fue recibido por liberales, a fin de deponer a Manuel José Arce, elegido en 1825 primer presidente de la Federación Centroamericana, quien adoptó poderes dictatoriales, lo cual provocó la oposición del resto de naciones. Para hacer pago a las tropas se ordenó la acuñación de moneda provisional de un real por parte del Estado de Guatemala. La circulación monetaria era deficiente; no obstante, la Casa de Moneda de Guatemala realizaba acuñaciones con el nuevo diseño.

MONEDA DE 10 PESOS (1869)

En 1859 la Casa de Moneda, bajo la dirección del suizo Juan Bautista Frener, comienza la acuñación de monedas en oro y plata con el busto de perfil del presidente Rafael Carrera. Luego de la muerte del gobernante, en 1865, se cambia la palabra presidente por la frase “fundador de la República de Guatemala”. La moneda de Estados Unidos en todas su denominaciones fue de circulación oficial durante el gobierno de Carrera.

MONEDA DE UN PESO (1872)

Con la Revolución Liberal del 30 de junio de 1871 inicia el período encabezado por Miguel García Granados y Justo Rufino Barrios. Las nuevas monedas lucen en el anverso una alegoría de la libertad y en el reverso, el nuevo escudo, decretado el 18 de noviembre de 1871, diseñado por Juan Bautista Frener, el cual, con algunas variantes, es el que se utiliza en la actualidad. Los gobiernos liberales de García Granados y Barrios continuaron con la política monetaria de gobiernos anteriores, al acuñar, también, monedas de oro y de plata.

BILLETE DE UN PESO DEL BANCO NACIONAL DE GUATEMALA

Justo Rufino Barrios (1873- 1885) promueve la fundación de bancos públicos y privados. El primer banco abre en 1874 e introduce el uso de papel moneda o billetes al circulante nacional. Este primer billete era de un peso, en el que se podía observar los grabados de los rostros de Justo Rufino Barrios y José María Samayoa —amigo y funcionario de Barrios—, También circularon billetes de 5, 10, 20, 50 y 100 pesos. Otra institución estatal era la Tesorería Nacional de Guatemala, fundada en 1881.

CÉDULA DE LA MUNICIPALIDAD DE COBÁN DE DOS REALES

Las municipalidades y algunos establecimientos comerciales imprimieron pequeñas cédulas que tuvieron respaldo legal en 1899 y 1900. Estas circulaban como moneda, respaldada por cada institución. En 1893, durante el gobierno de José María Reyna Barrios (1892-1898), hubo continuidad de la acuñación de monedas en todas sus denominaciones, al haber, de nuevo, escasez de circulante. El presidente ordenó, entonces, la acuñación de una cantidad considerable de numerario y, además, aceptó otra vez la circulación legal del dólar estadounidense.

BILLETE DE 500 PESOS DEL BANCO INTERNACIONAL (1920)

El Banco Internacional fue el primero de capital privado, fundado en Guatemala el 3 de septiembre de 1877, al poner en circulación sus primeros billetes en 1879. Luego, le siguieron otros bancos: Colombiano (1878), de Occidente (1881), Comercial (1892), Agrícola Hipotecario (1894), Americano (1895) y de Guatemala (1895). Los billetes muestran alegorías clásicas e imágenes de desarrollo e industria.

BILLETE “CHEMA” DE Q10 (1934)

Durante el gobierno de Lázaro Chacón (1926-1930), el Banco Central de Guatemala inició la emisión de billetes de la nueva unidad monetaria. Estos son conocidos como “chemas”, por llevar en el anverso de su diseño la imagen del busto del general José María Orellana, quien asumió la Presidencia el 15 de marzo de 1922, durante la cual se llevó a cabo la Reforma Monetaria. Estos ejemplares circularon en valores de uno, dos, cinco, 10 y 20 quetzales.

FICHA DE FINCA. FURRER HASTEDT & CÍA. (1854)

Debido a la falta de moneda fraccionaria, a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX varias empresas privadas, principalmente fincas, se vieron en la obligación de acuñar sus monedas, a las cuales se les conocía popularmente “fichas de finca”. Hoteles, farmacias, cantinas y establos, entre otros, acuñaron fichas. En Guatemala se ha estudiado unas 5 mil variedades de estas, en diferentes valores, formas y tamaños, así como de materiales —bronce, latón, níquel, aluminio, plomo, cartón, madera, lámina o lata estampada y cuero—. La ley del 21 de noviembre de 1894 reguló la emisión de moneda privada.

MONEDA PROVISIONAL DE 12 1/2 CENTAVOS (1915)

A partir de 1900 y debido a la escasez de circulante fraccionario y a la devaluación de nuestra moneda, el presidente Manuel Estrada Cabrera (1898-1920) ordena la acuñación de moneda en níquel. En 1915 se autoriza la acuñación de moneda provisional en cobre de 12 1/2 y 25 centavos. La de 12 1/2 centavos equivalía a un real. No se puede afirmar que Estrada Cabrera haya encontrado en condiciones favorables al país.

MONEDA DE CINCO PESETAS PERUANAS CON EL RESELLO DE 1894 (1880)

A causa del caos que implicó la falta de moneda propia, el Gobierno autorizó la circulación de moneda internacional de plata, y la contramarcó con el troquel de 1/2 real. La mayoría de las monedas contramarcadas son de Chile y Perú, aunque también se encuentran piezas de El Salvador, Honduras, Brasil y Guatemala. El Banco de Guatemala se fundó el 15 de julio de 1895, como institución privada de capital alemán. En 1898 se integró el Comité Bancario, entidad designada para emitir billetes.

MONEDA DE Q1 DE 1925

De acuerdo con la ley del 26 de noviembre da 1924, propuesta por Carlos O. Zachrisson y Rafael Felipe Solares, ministros de Hacienda, y Enrique Martínez Sobral, consejero de Gobierno, se logra la primera Reforma Monetaria que da origen a la nueva unidad monetaria: el quetzal. Para recobrar la confianza de la población, en 1925 se acuñó moneda de plata en valores de uno, medio y un cuarto de quetzal; 10 y cinco centavos, así como un centavo en cobre. En 1926 se acuñó moneda en oro, en valores de 20, 10 y 5 quetzales. Mediante el acuerdo gubernativo del 30 de junio de 1926, la caja reguladora pasó a ser, finalmente, el Banco Central de Guatemala, único emisor de capital mixto (privado y estatal).

BILLETE “CENTRAL” DE Q20 (1944)

En 1931 llega al poder el general Jorge Ubico, quien a partir de 1934 ordenó cambios en el diseño de billetes: se incluyó un quetzal posando sobre un pedestal a ambos lados, y se elimina el busto de José María Orellana. Se emitieron billetes de 1, 2, 5, 10 y 20 quetzales En los diseños se pueden observar estampas de paisajes de lugares emblemáticos del país, más el valor nominal del billete. Aparecen, por primera vez, billetes de 50 centavos.

MONEDA DE 5 CENTAVOS (1949)

El Banco de Guatemala modifica el diseño de las monedas, al incluir un busto de una mujer indígena en la pieza de 25 centavos; una estela de Quiriguá, en la de 10; la ceiba, en la de 5, y el busto de fray Bartolomé de las Casas, en la de un centavo. Durante el gobierno de Juan José Arévalo (1945-1951) se impulsan varias medidas democráticas y socioeconómicas, nacidas de los cambios que trajeron consigo los años finales de la Segunda Guerra Mundial. Entre estas figura la creación de la ley orgánica del Banco de Guatemala, del 11 de diciembre de 1945, que vendría a ser la sustituta del Banco Central de Guatemala.

BILLETE DE 100 QUETZALES DEL BANCO DE GUATEMALA (1948)

A esta pieza se le conoce, popularmente, como “cabeza amarrada”, por el personaje indígena de Nahualá, Sololá, que en ella aparece. En 1946 el Banco Central de Guatemala se divide en dos partes: una se convierte en el Banco de Guatemala (del gobierno) y la otra, en el Banco Agrícola Mercantil (privado). Con esta reforma, el Banco de Guatemala se convierte en el único emisor de moneda nacional, con formatos propios, a partir de 1948. En sus diseños destacan pinturas y grabados de grandes artistas nacionales como Alfredo Gálvez Suárez, Humberto Garavito y Julio Urruela. De esta serie se emiten billetes de 100, 20, 10, 5, 1 y 0.50 quetzales. El billete de Q50 aparece en 1967.

BILLETE DE Q20 (1979)

A partir de 1971 se ordenó cambiar totalmente el diseño de los billetes, a fin de rendir homenaje a Tecún Uman, José María Orellana, Justo Rufino Barrios, Miguel García Granados, Mariano Gálvez, Carlos O. Zachrisson y Francisco Marroquín. En 1983 se agrega al diseño una pirámide estilizada, como fondo de los personajes. El Banco de Guatemala emite en 1992 una moneda de plata de Q1, para conmemorar el centenario del nacimiento del distinguido muralista y escultor guatemalteco Carlos Mérida.

MONEDA DE 25 CENTAVOS (1961)

Hasta 1964, la moneda de 50, 25, 10 y 5 centavos era acuñada en una aleación de plata (72%) y cobre (28%). A partir de 1965, se cambia por alpaca plateada (cobre, zinc y níquel) para las de 25, 10 y 5 centavos, y latón para la de un centavo. En 1959 hay cambios en la intensidad de los colores y en la posición de personajes y diseños principales, y se incluye en ellos la medida de seguridad “sello de agua”. En 1962-1963 se sustituye la impresión de billetes de 50 centavos por la acuñación en plata de monedas equivalentes en fineza de 0-720, que presentan en el anverso el escudo nacional y en el reverso, la Monja Blanca y su valor.

MONEDA DE 25 CENTAVOS (1943)

Jorge Ubico (1931-1944) fue gran promotor de la construcción de edificios gubernamentales, entre los que destaca el Palacio Nacional, inaugurado el 10 de noviembre de 1943. Para ese histórico acontecimiento se ordenó acuñar una moneda conmemorativa de 25 centavos, que presenta en su anverso un quetzal posando sobre el mapa de Guatemala y en el reverso, la fachada de la nueva casa de Gobierno.

MONEDA DE Q1 (1998)

Comienza, de nuevo, la acuñación de monedas de Q1 y 50 centavos. La pieza de Q1 es un homenaje a la firma de la paz (1996), en la que se aprecia el diseño de una paloma estilizada y con la inscripción “Paz, larga y duradera”. La de Q0.50 presenta nuevamente a la Monja Blanca. En 1998 se dejan de emitir billetes de Q1 y Q0.50; el primero vuelve a aparecer impreso en sustrato de polímero en el 2006. Con el fin de introducir numerario con las últimas tecnologías de seguridad y eficiencia, nuestro país se convierte en el vigésimo sexto en el mundo en emitir billetes en el referido material.

BILLETE DE Q200 (2009)

La Junta Monetaria autoriza la emisión de billetes de Q200, Q500 y Q1 mil. En el 2009 se emiten billetes de Q200, en los que se rinde homenaje a la marimba y que comenzaron a circular en el 2010. En el anverso aparecen tres grandes figuras del arte musical guatemalteco: Germán Alcántara, Mariano Valverde y Sebastián Hurtado y, como fondo, una marimba de doble teclado, diseño del artista Elizandro de los Ángeles Ramírez. En el reverso se muestra una obra emblemática de cada uno: partitura de La Flor del Café, ilustración que simboliza el tema Noche de Luna entre Ruinas y marimba cromática o de doble teclado, creación del artista Fernando Ixcamey.