La incredibilidad del pillaje político

La incredibilidad del pillaje político

Opinión

Dos años y medio han pasado desde cuando los guatemaltecos comenzaron a desbordarse en un sentimiento de rechazo masivo a la corrupción. A causa de la tradicional actitud casi pusilánime, era una muestra de hastío y por ello se dieron numerosas protestas todos los fines de semana, las cuales constituyeron una muestra del civismo nacional, al ocurrir sin un solo hecho de violencia y sin dejar en el parque central una sola basura. No debe extrañar el tiempo de gloria y de felicitaciones internacionales a los ciudadanos. Como era lógico, la esperanza era de una justicia pronta, y pocos estaban preparados para la andanada de recursos y de acciones dirigidas a atrasar los procesos, pese a lo cual estos continuaron a su tradicional paso lento.

#Corrupción PP