Aceite de oliva y diabetes

La dieta mediterránea, que incluye aceite de oliva y verduras, podría ayudar a reducir el riesgo de contraer diabetes tipo 2.

Investigadores españoles que estudiaron a más de 400 adultos descubrieron que los que seguían la dieta tradicional tenían menos posibilidades de desarrollar diabetes después de cuatro años que los que consumían una dieta baja en grasas.

La dieta mediterránea tiene alto contenido en verduras, cereales ricos en fibra, legumbres, pescado y fuentes vegetales de grasas no saturadas —aceite de oliva y frutos secos—, además de ser baja en carne roja y lácteos de alto contenido graso.

Los hallazgos respaldan los actuales consejos dietéticos para la gente con diabetes y para quienes tienen riesgo de desarrollarla, dijo Constance Brown-Riggs, portavoz de la Asociación Dietética Estadounidense, quien añadió que la dieta mediterránea es una opción sana para cualquiera.