El arte de la naturaleza es la inspiración de Giovanni Ruano

Lugares comerciales y recreativos se han convertido en galerías de exposición de las obras del artista  Giovanni Ruano, cuya inspiración proviene, en gran parte, de  la admiración que siente por los animales.

Publicado el
Giovanni Ruano le da forma a un pingüino en su taller. (Foto Prensa Libre, Brenda Martínez)
Giovanni Ruano le da forma a un pingüino en su taller. (Foto Prensa Libre, Brenda Martínez)

Una de ellas es la representación de un imponente gorila que da la bienvenida a los visitantes en la entrada del zoológico La Aurora, y que sorprende por su realismo, en especial por sus ojos, que son de cristal de resina.

Ruano se formó de manera autodidacta y desde niño le atraía crear figuras con la madera que tenía su padre, Rodolfo Ruano, en su taller de carpintería. Su talento lo heredó de su progenitor, quien elaboraba esculturas de águilas de resina y polvo de mármol.

“Poco a poco experimenté con materiales como cedazo, malla, madera y cartón, pero decidí quedarme con el  duropor. Antes compraba las planchas y las unía para tallarlas, porque no estaba familiarizado con este material. Ahora trabajo con  resina y fibra de vidrio, que es lo que domino”, indica.


De las primeras figuras que dio vida con su padre, a principios de la década de 1990, está un Pato Lucas y un Bugs Bunny de 2.70 metros de altura que se ubican en un comercio de la  calzada Aguilar Bátres.

En el 2008 se le encomendó la elaboración de varias cebras para una cadena de café, pero no recibió mayor instrucción de cómo las querían.

“Cada vez que esculpo un animal, profundizo sobre sus características. Por ejemplo, antes de hacer las cebras, encontré que existen varias especies y elegí una  que está en peligro de extinción”, refiere, el artista, quien busca con su arte hacer conciencia sobre la protección de estos animales. En su estudio se puede observar los bosquejos de cebras vistos desde varios ángulos, colgados en la pared.

Conocidas son las cebras de su autoría, que se pueden admirar en una cadena de café.

Ruano conoce muy de cerca el sufrimiento que causa la indiferencia del ser humano hacia los seres vivos, pues es rescatista de perros y gatos. Su tiempo lo comparte entre su arte y el cuidado de sus 18 canes y cuatro felinos.

Técnica

Todos los animales que elabora son únicos, porque aunque trabaja con moldes, les da detalles irrepetibles con talla directa. Comienza a darles forma con plasticina o duropor, luego los cubre con fibra de vidrio y, por último, con polvo de mármol y resina. Estos materiales se petrifican, por lo que soportan las inclemencias de la intemperie.

El artista, durante el proceso de tallado del gorila que está en la entrada del zoológico.

Focas y osos polares  que se encuentran en Pradera Concepción también son de su autoría. Son conocidos, así mismo, sus pingüinos.

Una de sus últimas creaciones, hace un año aproximadamente, es la pareja de chimpancés que están ubicados junto al recinto de estos primates en el zoológico La Aurora.

“Uno se enamora de lo que hace. Cada  vez que entrego una pieza, me cuesta separarme de ella”, dice Ruano, quien ahora trabaja en la elaboración de un oso de 10 metros de altura.