La Traviata: ¿Qué esperar de la próxima ópera que se presentará en nuestro país?

Por cuarto años consecutivo la compañía Querido Arte, fundada por los guatemaltecos Mario Chang y María José Morales, presentará una ópera en nuestro país.

Publicado el
El tenor guatemalteco Mario Chang interpreta a Alfredo Germont en "La Traviata". (Foto Prensa Libre: Pablo Juárez Andrino)
El tenor guatemalteco Mario Chang interpreta a Alfredo Germont en "La Traviata". (Foto Prensa Libre: Pablo Juárez Andrino)

La Traviata (o La extraviada, en español) es la ópera que se pondrá en escena el próximo 25 de mayo en la Gran Sala Efraín Recinos, del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

Como ocurre cada año, Chang (tenor) y Morales (Soprano) convierten al teatro nacional en el escenario de una de las expresiones artísticas más complejas y exigentes que existe.

Aunque en Guatemala la ópera es aún incipiente, esta presentación ofrece a los amantes de esta forma de arte una oportunidad para converger y disfrutar de la música y las espectaculares puestas en escena.

Este año La Traviata reunirá en el escenario a cerca de 150 artistas entre los músicos de la orquesta, el cuerpo de baile y los cantantes, quienes lucirán elaborados vestuarios de época.

“Ha sido una gran aventura trabajar con muchos cantantes talentosos y con los directores y maestros internacionales que vienen a prepararnos para ofrecer al público la posibilidad de disfrutar de esta música y una historia agradable que los va a llenar muchísimo”, refiere Morales, quien es productora general y directora ejecutiva de Querido Arte.

En las tres presentaciones anteriores Chang y Morales encabezaban el elenco de la ópera; sin embargo, este año el matrimonio de artistas espera su primer hijo, por lo que fue necesario traer a una soprano internacional.

La cubano-americana Eglise Gutiérrez, será la encargada de encarnar a Violetta, quien es la protagonista de la ópera.

La soprano Eglise Gutiérrez da vida a Violetta Valery. (Foto Prensa Libre: Pablo Juárez Andrino)

“Queremos transportar al público con estas historias para que se sumerjan en otra época y se compenetren con este arte tan complejo. Será una experiencia transformadora para los asistentes.

En años anteriores la titánica tarea de dar vida a una ópera se veía adornada con una elaborada escenografía. Cuando presentaron L’Elisir D’Amore (El Elixir del Amor en español), en 2017, hubo una plataforma giratoria; mientras el año pasado el montaje de La Bohème contó con plataformas movibles que se cambiaban con cada acto.

Morales señala que cada año buscan implementar novedades y este año están más enfocados en la técnica que en la escenografía.

“Nosotros siempre tratamos de implementar cosas que hacen falta aquí. En esta puesta en escena no buscamos innovar en la escenografía sino aplicar técnicas de teatro. Nuestra directora escénica Andrea Mijailovsky (Teatro Municipal de Chile/Teatro Colón de Buenos Aires) nos ha ayudado a poner en práctica técnicas clásicas que no habíamos ejecutado en otras presentaciones”, refiere Morales.

También es tradición que el elenco se incremente en cada año y esta oportunidad no ha sido la excepción.

“Cada año hemos ido creciendo en dificultad técnica y en personal, empezamos con la ópera Rigoletto en el 2016 y teníamos un coro pequeño de hombres, con Elixir del amor agregamos mujeres para completar el coro. En 2018 con La Bohème tuvimos más gente en el coro y en la orquesta, además implementamos un coro de niños. Este año agregamos un coro de ballet”, explica la directora ejecutiva.

Morales refiere que cada año se hace un proceso de casting para encontrar nuevos talentos y que se sumen a los artistas que forman parte de la compañía.

“Más de la mitad son músicos jóvenes guatemaltecos, para nosotros ha sido lindo ver tanto talento ser testigos de lo bien que reaccionan ante las exigencias del director musical. Cada vez más personas responden a nuestras audiciones”, comenta.

Todas las óperas que ha montado Querido Arte han contado con el apoyo del israelí Nimrod David Pfeffer, director de orquesta y pianista que se desempeña como Director Asistente en The Metropolitan Opera en la ciudad de Nueva York.

“Esta compañía tiene mucho corazón y todos los que trabajan aquí están todo el tiempo tratando de superarse y de darle a Guatemala un nivel alto de experiencia operática y para mí es un gran privilegio trabajar con gente como la que integra nuestra orquesta y nuestro coro, quienes cada vez son mejores y siempre dan un 100 por ciento de esfuerzo para ofrecer una gran presentación y eso hace una gran diferencia”, señala Nimrod David Pfeffer, director musical de Querido Arte.

Prensa Libre tuvo la oportunidad de asistir, el martes 21 de mayo, al ensayo general de la presentación de La Traviata, que ofrece una puesta en escena aderezada con la química entre los actores principales, quienes ofrecen magistrales interpretaciones.

La combinación de sus voces envolvió la Gran Sala del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias para deleitar a quienes asistieron el ensayo; mientras sonaban las melodías de la orqusta magistralmente dirigida por Pfeffer.

La titánica dramatización pone en escena a cantantes y bailarines, quienes lucen elaborados trajes de época, mientras se desplazan por el escenario.

La escenografía es un tanto más sobrio, comparada con presentaciones anteriores; sin embargo, no deja de verse impecable. La versión de La Traviata que ofrece Querio Arte es sin duda un espectáculo visual y auditivo.

Sobre La Traviata

Fue compuesta por Giuseppe Verdi y es una adaptación a la ópera de la novela de Alejandro Dumas, La dama de las camelias.

Se presentó por primera vez un marzo de 1853, hace más de 150 años. Sin embargo, el paso del tiempo no ha dejado que esta ópera siga cautivando al público y, justo por esa razón, se ha convertido en una de las óperas más destacadas del repertorio operístico y la más representada en todo el mundo.

La ópera se divide en cuatro actos. Una de sus grandes cualidades que es una historia que se cuenta en escenarios contemporáneos y que permite que el público se pueda identificar de alguna forma. En esta caso, está ambientada en París y sus afueras, en una época alrededor de 1850.

La historia se basa en la historia de amor entre Violeta Valery y Alfredo Germont. Con un trágico descenlace y una serie de eventos confusos y desafortunados, ambos enamorados finalmente son separados por los efectos de una trágica enfermedad.

Obra social

Lo recaudado por la venta de boletos servirá para apoyar la reducción de una de las principales debilidades educativas del país: el analfabetismo.

Querido Arte destina los fondos a la Fundación Ramiro Castillo Love, que hace 26 años se dedica a la realización de programas de alfabetización en alianza con el Comité Nacional de Alfabetización (Conalfa).

“Con la intención de recaudar fondos, realizamos distintas actividades durante el año. Aún no hemos logrado medir el impacto que nuestro trabajo ha tenido en la reducción del índice de analfabetismo que, según el dato más actualizado, es del 12 por ciento de la población”, explica Carmen Elisa Asturias, representante de la mencionada fundación.

Contenido relacionado:

Así se escuchó “Luna de Xelajú” en la voz de Plácido Domingo 

Conozca a esta destacada cantante de ópera guatemalteca, que representa a Guatemala en el extranjero 

El sueño cumplido del tenor guatemalteco, Mario Chang