¿Le da poder a los pequeños malos momentos?

Hay instantes que parecen transformar nuestras emociones en un cúmulo de protestas que cambian el día completo. Qué hacer frente a estas experiencias.

Publicado el
Es posible que no pueda cambiar lo qué está pasando, pero sí la manera cómo usted  lo toma y reacciona.  (Foto Prensa Libre: Shutterstock).
Es posible que no pueda cambiar lo qué está pasando, pero sí la manera cómo usted lo toma y reacciona. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

El abogado guatemalteco Roberto Cervantes escribió recientemente un libro llamado ¡Qué hueva! (pero igual, hagámosle ganas), una manera en que él explica cómo desde hace algún tiempo descubrió que había múltiples situaciones en su vida que le provocaban un sentimiento de frustración, molestia, enojo o profundo desagrado, emociones que todos llegamos a sentir en algún momento.

Por lo regular, terminaba en su cabeza con esa expresión que describe perfectamente cómo se sentía, dice, mientras habla de esta frase guatemalteca que se relaciona con la pereza o el cansancio de algo, que fue como tituló su libro.

“No es un libro de autoayuda ni superación personal, no hará descubrir la eterna juventud y mucho menos el estado de felicidad permanente, pero confrontará al lector con situaciones que probablemente le ha tocado vivir, o por el otro lado, que ha sido el protagonista de acciones que le han provocado una desgana descomunal a otros”, describe el autor.
Cervantes pone en evidencia estas frustraciones que ocurren en el diario vivir, en situaciones con familiares o personas complicadas, en el trabajo y otras situaciones cotidianas que nos hacen vivir o pasar malos momentos.

La idea del libro nació en medio de un fuerte congestionamiento vehicular, en un recorrido que con normalidad sería de 10 a 15 minutos y ese día se transformó en dos horas de larga espera.
En ese lapso vivió situaciones como pedir vía y recibir una negativa. “Al llegar a casa le dije a mi esposa necesito tranquilizarme porque vengo molesto”. Al sentarse en su escritorio empezó a pensar cómo serenarse y empezó a escribir su experiencia y vino a su mente lo que sintió por esperar y lo que pensó de quienes no piden vía y bloquen la intersección, así vinieron otras experiencias complicadas que todos viven a diario.

¿Qué hacer ante esto? Algunas respuestas vienen en este primer libro de Cervantes quien además tiene un posgrado de especialización en derecho, una maestría en educación, seminarios en el Disney Institute en Orlando y ha sido instructor por más de 15 años de Dale Carnegie, que promueve las relaciones humanas y la comunicación eficaz.

A la fecha ha dado más de mil conferencias y responde que a diario tenemos más pérdidas de las que imaginamos, “por ejemplo, se cree que el coaching tanatológico apoya cuando se pierde a un ser querido y aunque es cierto, estas herramientas también pueden utilizarse cuando se pierde la tranquilidad, el sueño, la pareja, entre otras múltiples pérdidas”, dice Cervantes.
El autor afirma que es una época para aplicar la resiliencia de la que tanto se habla actualmente y que es poco comprendida, pero hay que recuperarse y que aquello que nos pase no nos derrote, hay que volver a intentar una y otra vez. “Antes era muy fácil darse por vencido, ahora con la pandemia nos hemos vuelto más resistentes y luchadores, tenemos que hacer un esfuerzo adicional”, dice.

La resiliencia es una capacidad para prepararse, recuperarse y adaptarse ante el estrés, retos y adversidades, desde problemas familiares o de salud hasta traumas más grandes.
Para fomentarla es importante el autoconocimiento, fomentar el amor propio, así como tener un espacio de introspección para ir en busca de respuestas honestas y saber fijar límites.

Una decisión personal

La decisión de elegir ser felices es nuestra, aunque las circunstancias extremas no sean las que quisiéramos. “Para lograr esto es necesario poner en acción uno de los derechos humanos más valiosos, y con frecuencia olvidado, el libre albedrío. Esto significa usar la propia voluntad”, dice la psicóloga Elizabeth Caravantes, de Becoming Psychology Guatemala y Clínica Humanamente.
Por ello, es un control que implica tomar decisiones sobre uno mismo. Esto constituye una de las manifestaciones de la libertad. Por ello es vital ir aceptando y reconociendo que en ocasiones fallamos, que no somos perfectos.

Caravantes recomienda desarrollar y fortalecer capacidades para sobrellevar las circunstancias difíciles y obstáculos que el flujo natural de la vida trae de por sí. Se sugiere aprender a soportar los límites y las esperas. Y esto se logra hasta haber intentado varias veces y ver si continuamos con la misma actitud o hemos optado por una que nos dé mejores beneficios.

Cuando hay enojo

Caravantes comenta la importancia de reconocer que somos capaces de ser tolerantes a la frustración; a ese sentimiento de impotencia, de desilusión, decepción, tristeza e ira que se originan cuando queremos, pero no podemos. “Una persona que no tiene tolerancia a la frustración es débil, de carácter dependiente. Es aquella persona a quien se le dificulta hacerse de su propia vida”, agrega.

Las personas que no toleran la frustración sufren más porque cuando la vida no es como quieren no pueden soportarlo. Además, si no aprenden a gestionar emociones podrían caer en el odio hacia algo o alguien. Reaccionamos con el “derecho” que nos da la forma de pensar dirigida por la cólera hacia algo y es entonces cuando resolvemos de manera inapropiada.

Frente a esto, creemos que podemos ir a pegarle a alguien, a romper un vidrio o tener comportamientos violentos porque pensamos que estamos en el derecho de hacerlo. Se reacciona hostilmente y con un enojo malsano.

¿Es posible controlar el enojo? (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Es necesario aprender que una emoción negativa es tan o más importante que una positiva, si nuestro sistema emocional no nos engaña.

En la medida en que nuestro sistema emocional no actúe correctamente, nos condicionará irremediablemente hacia situaciones perjudiciales para nuestra supervivencia. Nuestro bienestar y supervivencia dependen no tanto de nuestras emociones, sino de que estas correspondan con la realidad, afirma el conferencista Pedro Raúl Morales.

Aunque existen distintas terapias estos consejos podrán ayudarle en su diario vivir: practique la amabilidad, desarrolle la generosidad, en cuanto tenga oportunidad camine descalzo en la naturaleza o abrace árboles, visualice el verde y practique gimnasia yoga o artes marciales. En musicoterapia se ha estudiado que para calmar esta emoción ayuda escuchar música barroca de Vivaldi y Mozart.

El cuidado personal es importante para enfrentar cada día. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Para seguir adelante

Frente a cada situación se trata de replantearnos nuestra calidad de vida. Es importante parar y reconocer nuestra propia capacidad de asumir de forma voluntaria el cuidado y el mantenimiento de nuestra propia salud.

Caravantes explica la importancia de trabajar en mejorar el estilo de vida y conductas que nos lleven a un mayor bienestar. Esto implica tener hábitos positivos (ejercicio, grupos sociales, dieta saludable y control médico), pues el enemigo del auto cuidado es la rutina, el aburrimiento y la soledad.

“Al estar saludables podemos ser de más apoyo para nosotros mismos y para los demás”, explica la psicóloga, así que cada vez que trabaja en usted mismo fortalece su interior y se prepara para diferentes situaciones.

La vida es un cambio y está llena de sorpresas. Es algo natural que tiene que verse como una oportunidad de crecer. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

Un punto fundamental es fortalecer las relaciones con amigos y familia. Conectarse con personas empáticas y positivas le hará recordar que no está solo.

Busque ayuda profesional o acompañamiento cuando sienta que empieza a reprimir las emociones y no sabe cómo manejarlas. El hecho de vivir incertidumbre puede interferir en alguna parte de su vida, ya sea en el trabajo, con sus amigos, familia o el día a día.

Un experto le ayudará a tener un guía y acompañamiento en la búsqueda de su mejor versión y que le convierta en su propio maestro de vida. En este proceso aprenderá a reconocer cuáles son las expectativas de hacer cambios y a conocerse más. Busque a profesionales que compartan los mismos valores y seleccione aquellos con quienes sienta confianza.

Reír es parte de la resiliencia

Puede parecer que el uso de la risa, el humor y las emociones positivas como agentes terapéuticos sea una invención actual, pero sus beneficios vienen de muchos siglos antes, según el Instituto Superior de Estudios Sociales y Sociosanitarios.

El primer dato del que se tiene constancia hace referencia al antiguo imperio chino en el que hace más de 4 mil años ya había lugares habilitados para que las personas se reunieran a reír como medio de equilibrar su salud.

En la actualidad se relaciona la risa con diferentes beneficios físicos como relajar el organismo, favorecer el corazón y el sistema circulatorio, mejorar la función respiratoria y aumentar la oxigenación. Además de reducir la ansiedad y el estrés, tiene un efecto analgésico y ayuda a afrontar problemas cotidianos.

El humor sin duda permite alejarse de la tensión y tener un cambio de enfoque. Además, tiene otros efectos como mejorar la creatividad y motivación, así como una mejor toma de decisiones.

Tarea diaria

La psicóloga Elizabeth Caravantes comparte una breve ruta de actividades para fortalecer el interior cada día y ayudar a superar esos momentos difíciles.
• La primera tarea debe consistir en encontrar ilusiones o reencontrar algunas actividades placenteras que le hagan bien y le hagan disfrutar de ese momento presente.
• No diga sí cuando quiera decir no y deje de justificarse tanto.
• Aprenda a no juzgarse. Sea bueno y comprensivo con usted mismo, como lo es con los demás.
• Busque espacio para su propio proceso de auto descubrimiento.
• Recuerde el compromiso que tiene con usted mismo de poner en primer lugar sus objetivos, necesidades y deseos.