Prensa Libre celebra con júbilo a la marimba

El emotivo sonido de las teclas morenas se escuchan con más fuerza en Guatemala durante febrero, y la razón se debe a que mañana —20 de febrero— se celebra el Día de la Marimba.

Marimba de Conciertos deleita al público. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Marimba de Conciertos deleita al público. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

Prensa Libre se unió al festejo con la presentación de un concierto que ofreció la Marimba Nacional de Conciertos, dirigida por el maestro Léster Godínez y quien explica que la marimba este es el único instrumento en el mundo que se puede interpretar hasta con cinco músicos. “Eso la hace tan especial”, añade Godínez.

La actividad se llevó a cabo el pasado miércoles en sus instalaciones y con la presencia de sus colaboradores quienes durante una hora se deleitaron al escuchar las melodías que se ejecutaron que incluyó ritmos étnicos, populares, académicos y participación vocal.

Selecto repertorio

El concierto se dividió en cuatro partes. En la última participó la soprano guatemalteca Ana Lucía Sulin.

El recital comenzó con la interpretación de melodías de raíz indígena, como parte del repertorio étnico y cultural con el que cuenta el conjunto.

Nim K’ij (Gran día), autoría de Godínez, fue la primera pieza que se escuchó.

A esta le siguió Xojol Quej o Danza de los venados, de la suite maya-kekchí El Paabanc, con arreglos de maestro Manuel Juárez Toledo. La primera parte finalizó con el son Maus quink o Quema del diablo.

En la segunda parte los músicos interpretaron la emblemática pieza del quetzalteco Mariano Valverde, Noche de luna entre ruinas.

La marimba  nacional de Conciertos deleitó con un selecto repertorio  de temas en marimba. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

“Esta canción tiene una particularidad, fue compuesta cuando Valverde vio a la ciudad de Quetzaltenango destruida por el terremoto de 1902, algo que le provocó mucha tristeza. De ahí surgió la melodía”, relató Godínez.

Después vino Boca con boca, del guatemalteco Rocael Hurtado, que fue escrita en un ritmo 6×8. “Este es un movimiento musical y con este nombre se comenzó a nombrar, pero con el tiempo se popularizó el término Guarimba, por Guatemala y marimba”, agregó Godínez.

La tercera parte del programa estuvo dedicada a los estudiosos de la música. En este segmento interpretaron El torito de quetzalteco, de Jesús Castillo, a quien Godínez considera el primer etnomúsicologo de la historia de Guatemala.

Después de esta se escuchó Concierto para flauta en Fa, Op 10, No. 1, del italiano Antonio Vilvaldi. En esta interpretación destacó la participación de Corina Valdez, con la ejecución de la flauta sopranino.

Personal de  Prensa Libre asistió al concierto para celebrar el Día de la marimba. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Voz de encanto

En la última parte del concierto se unió la soprano Ana Lucía Sulin para interpretar El Sembrador, —tema que se le interpretó al papa Juan Pablo II, en Castel Gandolfo, Italia, en 1996— compuesto por Léster Godínez

Luego interpretaron O mio babinno caro, de Giacomo Puccini.

El encuentro musical culminó con Luna de Xelajú, de Paco Pérez, que aplaudió el público de pie.

La soprano  guatemalteca Ana Lucía Sulin interpretó O mio babinno caro y Luna de Xelajú. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

Marimba Nacional

El concepto de marimba de concierto nació en 1971 de la mano del maestro guatemalteco Léster Godínez, quien buscaba rescatar el valor artístico de este instrumento. Fundó la agrupación  Marimba Nacional de Concierto, en 1975 que se ha presentado en Austria, España, Francia, Inglaterra, Italia, Portugal, Noruega, EE.UU. Canadá, Colombia, Venezuela, Brasil, Chile, Japón y Taiwán.

“Somos una entidad cultural  que se  dedica al estudio, promoción, difusión y desarrollo de la marimba, sobre principios de su dignificación y la del marimbista. En la actualidad está integrada por estudiantes  de licenciatura en Música de la Escuela Superior de Arte de la Usac”, dice  Godínez.

Después de esta agrupación surgieron  la Marimba de Concierto de Bellas Artes, la Marimba de Concierto del Inguat, la Marimba de Concierto de la Presidencia y la Marimba de Concierto del Palacio Nacional.

Integrantes de la Marimba Nacional de Concierto.

  • Hilda Suzana  López, primer pícolo.
  • Gabriela Cúmez  segundo pícolo.
  • Maximiliano Boche  Fuentes,  segundo tiple.
  • Joshua Texaj,   bajo de tenor y percusión.
  • Sergio Amílcar  Valle, centro armónico.
  • Herbert Boche, bajo de marimba.
  • Susana Lemus,  contrabajo.
  • Corina Valdez,  tzijolaj y flauta sopranino.
  • Ana Lucía Sulin,  cantante soprano.
  • Léster Homero Godínez Orantes, primer tiple y director titular.

Guardián de la historia

Léster Godínez  se ha dedicado al rescate y divulgación de la marimba guatemalteca. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

Léster Godínez es músico autodidacta. Nació en Taxisco, Santa Rosa, Guatemala, el 29 de marzo de 1953.
Es licenciado en Música y profesor de enseñanza media en Música por la Universidad del Valle de Guatemala (2007).

Tiene una maestría en Administración Pública en el Instituto de Administración Pública INAP. Fue el creador y director fundador de la Marimba Nacional de Concierto (1975).  Con sus ensayos y publicaciones, Léster Godínez ha orientado su labor al estudio, promoción, enaltecimiento y revalorización de la marimba.

En el 2002 publicó la primera edición de su estudio La Marimba. Arte, cultura y fantasía en madera. Un estudio histórico, organológico y cultural. Recientemente presentó una segunda edición de la investigación.

La semana pasada el conjunto participó en un encuentro centroamericano de marimbas, en México. “Hubo un comentario que me conmovió. Un asistente se levantó al culminar mi  exposición acerca de la marimba guatemalteca  para decir que había que aceptar que los guatemaltecos eran quienes mejor conocían y ejecutaban la marimba, dijo Godínez.

Sus  orígenes en el mundo

Respecto del origen de la marimba hay controversia. Se dice que es mesoamericana, pero esta hipótesis no está sustentada. “La marimba surgió en Mesoamérica entre 1492 y 1680, como resultado de la fusión de elementos culturales de África, Europa y América”, explica Léster Godínez en su libro La marimba guatemalteca.

Según la investigación, África aportó la idea de agrupar tablillas en sucesión para percusión, principio originario probablemente de Asia. En Europa este instrumento adoptó el sistema musical temperado —escala de 12 tonos—, que asigna nombre y  sonido determinado a cada tablilla.

El aporte mesoamericano consistió en los materiales como la madera de hormigo —Platimyscium dimorphandrum—, especie exclusiva de esta área del continente americano y desconocida en África. En Guatemala se creó el concepto de marimba doble, que no se conocía  y se le puso patas para que se pudiera interpretar de pie, según el investigador.

En la actualidad este instrumento es tan versátil que se pueden interpretar ritmos variados. “La marimba puede no ser de Guatemala, pero es indudablemente guatemalteca”, dijo la investigadora Erna Fergusson (1888-1964).

Especial web

Desde el 1  de febrero Prensa Libre ha publicado en su edición web información relacionada con piezas y  compositores de marimba.

En el especial se se puede encontrar la historia de distintas melodías creadas para este  instrumento guatemalteco.