Si quiere publicar su libro, conozca estas opciones

Hoy, Día Internacional del Libro, es el momento propicio para hacer de esta celebración el mejor pretexto para conocer diferentes procesos para publicar obras literarias de temática diversa.

Publicado el
Cada vez más en Guatemala surgen opciones para publicar obras y no solo con editoriales comerciales (Fotoarte Prensa Libre: Diego Sac).
Cada vez más en Guatemala surgen opciones para publicar obras y no solo con editoriales comerciales (Fotoarte Prensa Libre: Diego Sac).

Desde que tenía 8 años, José Joaquín López, de 44, quería escribir cuentos, según recuerda. Ese deseo comenzó a hacerse realidad en el 2004, cuando creó su blog, donde comparte sus relatos cortos. Los comentarios de los lectores sobre sus textos le ayudaron a comprender sus preferencias. Luego, experimentó con libros digitales y una obra autoeditada.

Las obras de López no han sido publicadas por una editorial comercial; le gustaría, pero considera que no es su meta, porque sus creaciones han llegado más allá de lo que imaginó.

“Cada mes, mi blog —anecdotario.net— tiene un promedio de 50 mil lectores. Mis relatos los leen personas de Perú, México, Brasil, Francia y Australia, entre otros, y los han traducido a otros idiomas. Incluso, han hecho tres cortometrajes basados en algunos de ellos”, asevera.

Esta aceptación lo motivó y lo impulsó a publicar cuatro libros digitales en Amazon, e imprimir una obra en una imprenta POD (Print on demand o impresión a demanda) en EE. UU. Se trataba de una recopilación de sus mejores relatos, llamada Historias.

Se sintió entusiasmado cuando vio impreso su libro en el 2014, aunque luego se dio cuenta de que era más barato autopublicarla en Guatemala.

Editorial independiente

En el caso de Cris Figueroa, 23, quien también tiene su blog —filosofancias.com—, sus textos llegaron hasta el director de la editorial independiente o “pequeña” Owinstein, a quien le gustaron mucho, por lo que le propuso publicar su poemario y le indicó que él se encargaba de todo el proceso. Eso sí, los costos totales de la impresión correrían por cuenta de Figueroa, sin importar el número de ejemplares. Mandó a imprimir 30, de ¿Por qué te distrajiste contando versos?, a Q20 cada uno y los ha promocionado con amigos y en redes sociales.

Día del libro: Qué significa ser latinoamericano para 39 escritores menores de 39 años

Autoedición con imprenta

La escritora Georgina Palacios cuenta que se reunió con representantes de varias editoriales cuando decidió imprimir sus poemas, pero los precios de publicación eran altos para ella, por lo que decidió autoeditar el poemario Entre poemas de cristal y la antología poética del grupo Corazón de cristal. Para ello, contrató a una imprenta, a quien entregó los textos solo para diagramar e imprimir.

Palacios recomienda a quienes decidan autoeditarse que se documenten para hacer el mejor trabajo posible. La ventaja, dice, es que bajan los costos, pero la desventaja es que no hay asesoría de expertos, requiere mucho esfuerzo e inversión de tiempo y es difícil promover los libros publicados. Cada ejemplar de sus obras tuvo un costo de Q10, en un tiraje de 1 mil unidades.

¿Se le puede llamar escritores a quienes se autopublican?

Escritor es quien escribe libros, independientemente de cómo se vayan a publicar, indica Raúl Figueroa Sarti, presidente de la Asociación Gremial de Editores de Guatemala.

Un error común que cometen quienes desean publicar sus obras es preguntar ‘tengo un libro y quiero publicarlo, ¿cómo hago’. Así, difícilmente los toman en serio”, dice Figueroa Sarti. “Muchos creen que andamos buscando qué nos robamos y otros piensan que, incluso, esperan un compromiso del editor sin siquiera conocer el libro”, refiere. “He visto más de una vez que un autor, para ahorrarse tiempo, envía un mismo mensaje de correo acerca de su propuesta a 20 editoriales”, añade.

Sobre plataformas digitales, como Amazon, Figueroa Sarti refiere que es una opción para quienes tienen prisa por publicar.

En editoriales “cartoneras”, el autor cubre el costo total del tiraje y es dueña de este, pero también tiene la opción de que la editorial se haga cargo del valor total de la publicación y entrega al escritor un número de ejemplares, a manera de derechos de autoría, y se encarga de distribuir y vender el resto, indica Marco Reyes, director de la editorial “cartonera” Alambique.

Qué busca el lector

Al publicar un libro, hay que tomar en cuenta las temáticas de mayor demanda entre los lectores. Los libros de historia contemporánea y novela política son los más populares, dice Figueroa Sarti. “Supongo que obedece a que los guatemaltecos que leen les interesa lo que ocurre en el país y la historia reciente, que requiere de respuestas para salir del agujero en el que nos han metido los delincuentes de la política”, añade. En el listado que se muestra en este espacio, entre las obras más leídas en Guatemala pertenecen a este género.

A continuación, describimos las ventajas y desventajas de las diferentes formas para publicar libros.


 

Contenido relacionado
>Sergio Ramírez recuerda a los nicaragüenses muertos en protestas
>Qué significa ser latinoamericano para 39 escritores
>Conozca a estos autores fuera del contexto de la lente de Daniel Mordzinski