6 maneras para tomar el control de la diabetes en su vida

El14 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Diabetes y se busca tener espacios para tomar conciencia sobre la enfermedad, así como el impacto que tiene en la salud y en el bienestar de las personas.

El por qué de la diabetes y cómo controlarla
La diabetes es una enfermedad que se puede controlar con hábitos de vida sanos. (Foto Prensa Libre: Daniel Reche/ Pexels)

La diabetes es una enfermedad bastante común en la actualidad.  Para algunos expertos también es una epidemia por la cantidad de personas que la padecen.

Para entenderla es necesario que ubiquemos el páncreas en nuestro cuerpo, ese órgano alargado que está ubicado detrás de la parte inferior del estómago. La enfermedad se desarrolla cuando este órgano no produce la cantidad de insulina y no permite que la azúcar llegue a su destino en los distintos tejidos del cuerpo.

Existen dos tipos de diabetes tipo 1, más común en niños y jóvenes, se caracteriza porque el páncreas no produce nada de insulina y tipo 2, la cual es 10 veces más común y el páncreas produce insulina, pero no suficiente.

El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social en Guatemala reportaba que para 2017, se presentaban 579 casos de diabetes tipo 2, por cada 100 mil habitantes.

Yumaira Chacón, directora médica en Abbott explica que el aumento de la enfermedad se debe en especial a más casos de sobrepeso y obesidad en las personas, aunque influyen otros factores.

En el mundo, 40 de cada 100 personas que tienen diabetes de tipo 2 y no lo saben.  Se estima que para el 2030 los pacientes diagnosticados en la región de Centroamérica y el Caribe podrían ascender a 5.4 millones de personas.

De no contar con un diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado, la diabetes de tipo 2 puede incrementar los riesgos de presentar complicaciones como ceguera, daños neurológicos y úlceras en los pies que podrían generar una infección y en caso extremo provocar una amputación.

1.  ¡No se ha perdido la batalla…empieza!

Esteban Coto, gerente médico de AstraZeneca para Centroamérica y el Caribe comenta que al momento del diagnóstico existe diversidad de acciones para asegurar la salud de las personas.

Los estilos de vida saludable son clave, pero también el tratamiento farmacológico.  Coto explica que se percibe que la enfermedad avanza inexorablemente, pero no es así, “los pacientes se rinden a su diagnóstico y dicen “ya soy diabético” y empieza con su tratamiento sin cambiar la esencia de sus hábitos comiendo mal y sin ejercicio”, explica.

En la actualidad existe una variedad de medicamentos para apoyar a los pacientes, “pero para que funcionen, el paciente tiene que comprometerse a tomar el control para seguir los lineamientos y hablar con su médico para que juntos decidan las mejores opciones”, explica Coto.

2.  Un estilo de vida más saludable

La nutricionista Lucía de la Roca, jefa del servicio de nutrición de Unidad Nacional de Atención del Enfermo Renal, Unaerc, comenta que según estudios la modificación de los estilos de vida redujo la incidencia de diabetes mellitus tipo 2.

La OMS ha descrito que la dieta saludable, la actividad física regular, el mantenimiento de un peso corporal normal y el evitar el consumo de tabaco previenen la diabetes de tipo 2 o retrasan su aparición.

“Se puede tratar la diabetes y evitar o retrasar sus consecuencias con dieta, actividad física, medicación y exámenes periódicos para detectar y tratar sus complicaciones”, agrega De la Roca.

3.  Por qué para algunos es complicado llevar una vida sana

“Debemos tomar en cuenta que cada hogar mantiene hábitos o conductas alimentarias, culturalmente aceptables, los cuales cada persona va adquiriendo desde niños y estos pueden ser saludables o no, por lo cual el primer paso es evaluar el consumo de alimentos y realizar los cambios que sean necesarios”, dice la nutricionista.

Chacón agrega que algunos pacientes no aceptan la enfermedad y eso dificulta que sigan los parámetros, pero al aprenderlo no es complicado y existen profesionales que pueden dar la orientación.

También es importante destacar que algunos piensan que las modificaciones en la dieta aumentan el presupuesto, pero no es así, “lo que hay que aumentar son las opciones sanas, frutas, vegetales, alimentos con bajo índice glicémico, entre otros”, dice la profesional.

Al tener la orientación y el conocimiento del tipo de alimento y cantidad que cada persona necesita es importante comprometerse, fijarse metas realistas, buscar apoyo familiar y profesional y enfocarse en todos los aspectos positivos que un estilo de vida saludable puede traer

Uno de los retos con un diagnóstico de diabetes es aprender a disfrutar de la comida de forma equilibrada. (Foto Prensa Libre: Polina Tankilevitch /Pexels)

4.  ¿Alimentos prohibidos?

De la Roca explica que no existen alimentos prohibidos, sin embargo, si existen alimentos que elevan la glucemia más rápidamente que otros porque contienen una alta proporción de azúcares, como jugos o refrescos azucarados, dulces, repostería, helados, gaseosas, entre otros.

Por lo tanto, cada persona debe tener una dieta individualizada por la  gran variabilidad entre los procesos fisiológicos de unas y otras personas. No todos digieren, absorben y metabolizan los alimentos a la misma velocidad.

La clave es consumir una variedad de alimentos saludables de todos los grupos, en las cantidades establecidas en su plan de alimentación.

Mayo Clinic explica que las comidas con bajo índice glicémico están compuestas principalmente por alimentos que tienen valores bajos. Algunos ejemplos de alimentos con valores de índice glucémico alto, medio y bajo son los siguientes:

  • Índice glucémico bajo: Vegetales de hoja verde, la mayoría de las frutas, zanahorias crudas, garbanzos, lentejas y cereales de desayuno de salvado.
  • Índice glucémico medio: Maíz dulce, bananos, piña cruda, pasas de uva, cereales de desayuno de avena, y pan de salvado de avena multigrano o pan de centeno.
  • Índice glucémico alto: Arroz blanco, pan blanco y papa.

Los especialistas consultados explican que eliminar los carbohidratos por completo de la dieta es un grave error, ya que todos lo necesitamos como parte esencial de la vida, pero se debe cuidar las porciones.

Así que las cantidades de lo que consumimos sí cuenta.   También sugiere no saltarse las comidas.

“Si va una fiesta y hay pastel, puede comer, pero ese día no va a comer otros carbohidratos como maíz, tortilla o pan. Elija una ensalada, vegetales, alguna carne y un pedazo de pastel, así balancea sus alimentos…y evite consumir otro pastel mañana, pasado y no detenerse.  No se trata de no comer sino hacerlo de manera sana”, dice Coto.

5.  Siempre el ejercicio

La nutricionista De la Roca explica que, si el paciente ha tenido un periodo de inactividad o está iniciando con la actividad física, debe comenzar lentamente, haciendo solo cinco a 10 minutos al día y poco a poco ir avanzando y aumentando el tiempo cada semana.

Puede comenzar con ejercicios de estiramiento, ya que son una actividad física leve o moderada y aumentan la flexibilidad, disminuyen el estrés y ayudan a prevenir el dolor muscular.

Si el paciente tiene visión deficiente o lesiones en los nervios de los pies, pueden buscar apoyo con amigos y familiares para realizar ejercicio o caminatas dentro de casa.

Sin duda, los expertos comentan que además del seguimiento farmacológico, alimentarse bien y hacer actividad física casi todos los días de la semana puede ayudarle a mejorar la salud.

Es necesario consultar con un especialista antes de comenzar actividades.  La recomendación es que se ejercite 150 minutos semanales, lo cual ayudará a mantener sus niveles de glucosa en la sangre, presión arterial y colesterol dentro de los valores deseados, bajar de peso o mantener un peso saludable, prevenir o retrasar los problemas de la diabetes y en general sentirse bien y tener más energía.

Coto, explica que cuando las personas empiezan a ejercitarse aumentan las endorfinas y esto provoca bienestar y se acostumbra a hacerlo.  Así que es necesario aprender el hábito y educarse.

6.  Diabetes y covid-19

La OMS explica que si el paciente se enferma cuando sus niveles están descompensados tiene mayor probabilidad de complicaciones graves en comparación a las personas que no tienen diabetes.

Y el covid-19, como otras infecciones, podría hacer que el paciente tenga descompensaciones en sus niveles de azúcar.

Es importante que no comience ni interrumpa ninguna medicación sin hablar primero con su médico y mantenga el monitoreo de la glucosa, agrega Chacón. Si el paciente se contagia es indispensable seguir un acompañamiento médico porque algunos medicamentos en dosis elevadas o por tiempo prolongado podrían desarrollar otros problemas.

Iris Cazali, jefa de Infectología del Hospital Roosevelt, comenta que entre este grupo están los antiinflamatorios porque en dosis inadecuadas pueden llegar a dañar los riñones.

Entre las complicaciones de la diabetes se afectan los vasos sanguíneos pequeños en los ojos, coronarias, riñones y cerebro, y algunas personas con diabetes ya tienen problemas renales e hipertensión, en ellos hay que tener cuidado de no darles más de lo que necesitan de anticoagulantes y antiinflamatorios.

A personas con cuadro severo de covid-19 podrían recetarles esteroides y estos nunca deben tomarse automedicados porque uno de sus efectos adversos es que suben el azúcar. Solo el médico los puede recetar.