Alcance momentos de meditación y relajación con incienso

Más allá de aromatizar un ambiente, los inciensos brindan pureza y buena energía. Conozca cuáles son los beneficios de este elemento tradicional.

Publicado el
El aroma de los inciensos en el ambiente del hogar hace que sea mucho más placentero y agradable para los sentidos. (Foto Prensa Libre: Servicios).
El aroma de los inciensos en el ambiente del hogar hace que sea mucho más placentero y agradable para los sentidos. (Foto Prensa Libre: Servicios).

El sentido del olfato es sensible a todos los aromas que están en el ambiente, desde el olor de su piel hasta el de las flores, la comida o de cualquier objeto que se encuentre a su alrededor. Todos estos olores tienen el poder de conectarse y llevarlo a sentir, ya sea de forma consciente o inconsciente, todo tipo de emociones.

De acuerdo con los expertos, esa es la principal cualidad de los inciensos: conectarlo a usted con varias sensaciones por medio de los perfumes que emergen con el fuego. Esa conexión puede ser utilizada de forma terapéutica o religiosa.

“El incienso es una preparación de resinas aromáticas vegetales a las cuales se les agrega aceites esenciales, que pueden ser de origen vegetal o animal, y que al arder con el fuego desprenden humo aromático. Ese aroma es utilizado para diferentes propósitos”, comenta Gabriela Sánchez, vendedora de inciensos.

Los seres humanos siempre hemos tenido una conexión con el incienso; desde años atrás ha sido utilizado en diferentes ceremonias o rituales religiosos para limpieza, sanación y para eliminar energías negativas que se encuentran en el ambiente. Por medio de la representación del humo que flota en el aire y se eleva al cielo, las personas piden a sus seres superiores que se cumplan sus anhelos.

Para liberar tensión

Actualmente también es utilizado como medio para purificar y aromatizar diferentes espacios del hogar debido a que su aroma hace que el ambiente sea mucho más placentero y agradable para los sentidos. La esencia favorece a la relajación y mejora el estado de ánimo de los habitantes del hogar.

Los aromas del incienso ayudan a la meditación porque crean un ambiente más relajado. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Es recomendable que cuando regrese de trabajar, descanse en el lugar preferido de su casa y encienda un incienso con aroma a lavanda o canela y medite por 10 minutos. Dichas fragancias tienen la propiedad de liberar tensiones negativas, relajar y aportar calidez al ambiente, lo cual le ayudará a eliminar el estrés del trabajo o del tráfico y disfrutará más su llegada a casa.

“El principal poder, por el que el incienso se debería convertir en un elemento cotidiano de nuestra vida, es que nos ayuda a conectarnos con aromas que nos llevan a nuestras emociones y, directa o indirectamente, nos cambian el estado de ánimo. Todo va a depender del aroma que utilicemos, para el propósito que buscamos. Es decir, hay inciensos que nos van a relajar, otros que nos aumentarán la energía y otros que son utilizados para el deseo sexual”, explica Sánchez.

Sin embargo, las propiedades del incienso también son utilizadas para fines terapéuticos a nivel psicológico. Los efectos que produce en la persona cada aroma son beneficiosos para apoyar en procesos de curación de trastornos y enfermedades.

De acuerdo con Marlene Rodríguez-Azpuru, psicóloga especialista en terapia cognitivo-conductual, la aromaterapia es una medicina complementaria en la cual se utilizan aceites esenciales de plantas aromáticas, flores, hojas, semillas, cortezas y frutas para ayudar a curar. Este tratamiento complementa la psicoterapia en pacientes con trastornos de ansiedad, depresión e inestabilidad emocional.

“Aproximadamente el 15 por ciento del aire que inhalamos se dirige a nuestra nariz, donde los receptores olfatorios transportan los olores directamente a una parte del cerebro llamada sistema límbico. Esta área del cerebro está conectada con el instinto, las emociones, la memoria, la atención, entre otros”, explica la especialista. Por lo que el sentir un aroma durante la terapia estimula la liberación de sustancias químicas que juegan un papel en la generación de bienestar o el recuerdo de hechos, ideas, imágenes y otras experiencias a través de la memoria.

En muchas partes del mundo el incienso forma parte de tradiciones y religiones. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Pablo Aguilar, de 33 años, recuerda que desde que asistió a terapia para asimilar el fallecimiento de su padre ha practicado la aromaterapia. “Mi papá y yo tuvimos un accidente de tránsito hace tres años, y lamentablemente él falleció. Desde esa vez, para mí manejar y estar en el tráfico ha sido una tortura porque además del estrés que a cualquiera le provoca, a mí me trae malos recuerdos y altos niveles de ansiedad. Sin embargo, con el psicólogo he aprendido a controlar esos síntomas con psicoterapia y aromaterapia”, comenta.

Aguilar relata que desde la primera sesión con el psicólogo el aroma a sándalo y lavanda han estado presentes en las terapias. El incienso con estas dos esencias ha logrado disminuir el nerviosismo y estrés que le provoca el tráfico de la ciudad. “Yo ahora compro el incienso y lo coloco en mi casa cuando llego. Cuando siento esos aromas, inmediatamente me siento en un lugar seguro, como si estuviera en terapia, entonces la ansiedad y la energía negativa disminuyen poco a poco”, relata el joven.

Propiedades de los olores

Los beneficios del incienso varían dependiendo de la fragancia que usted elija, debido a que cada aroma tiene propiedades que le brindarán un resultado específico. Lo aconsejable es conocer las fragancias más comunes y así podrá obtener el efecto desea.

La mejor opción es optar por inciensos naturales, a base de flores. (Foto Prensa Libre: Servicios).
  • Lavanda: Es un aroma relajante, ideal para generar tranquilidad en un ambiente. “Este aroma es uno de los que más se utiliza para meditar. Es común percibirlo en clínicas médicas o en clases de yoga, porque descarga las malas vibras y aporta paz”, dice Sánchez.
  • Mirra: También es un aroma que aporta a la relajación y meditación. De acuerdo con Sánchez, varias personas lo utilizan para eliminar la mala energía de lugares o personas. Además, también es empleado para rituales de agradecimiento.
  • Canela: La canela es un aroma revitalizante y afrodisiaco. Ideal para la meditación, para crear un ambiente de seguridad y dar energía al cuerpo. También es utilizado para generar un ambiente romántico y erótico.
  • Romero: Aroma revitalizante que ayuda a limpiar el ambiente y elimina la mala energía o aquella que está estancada en ambientes del hogar. Esta esencia es utilizada para aumentar la memoria, por lo que es recomendable colocarla en lugares de estudio o lectura.
  • Eucalipto: Es un aroma estimulante. Es común utilizarlo para desinfectar y refrescar ambientes en donde haya estado una persona enferma de asma, tos o bronquitis. Este aroma ayuda a descongestionar el sistema respiratorio.
  • Menta: También es un aroma estimulante. Por su frescura, esta esencia depura los ambientes cargados de energía. Además, se utiliza en terapias para aceptar la soledad.
  • Vainilla: Es un aroma afrodisíaco que se utiliza para un ambiente romántico y seductor. De acuerdo con Sánchez, es una de las esencias que más estimulan los sentidos del cuerpo.
  • Rosa: “El aroma a rosa genera un ambiente dulce y romántico. También es utilizado para disminuir el estrés y, en ocasiones, lo emplean para estimular los sentidos sexuales”, dice Sánchez.

¿Cómo elegir de manera correcta?

El principal motivo por el que los inciensos son efectivos y ayudan a conectar los sentimientos es por los materiales con los que están hechos. Por lo tanto, cuando desee comprar uno hay que tomar en cuenta que todos los ingredientes sean naturales. “Los olores de hierbas, flores e ingredientes naturales son los más efectivos. Entonces, un incienso de buena calidad estará hecho de la mezcla de plantas aromáticas, aceites, flores y resinas”, afirma Sánchez.

Es recomendable que una habitación no esté expuesta por más de tres horas al incienso. Luego de este tiempo se debe ventilar el ambiente, para que no se recargue de humo. Además, así usted hace que descanse su sistema respiratorio y la próxima vez que sienta el aroma, sigue siendo igual de agradable.

Sánchez enfatiza que la calidad del incienso también se mide por la cantidad de humo que genera. Lo ideal es que de una varilla no tiene que surgir cantidades excesivas.

Cuando se quema incienso es recomendable tomar las mismas precauciones que cuando se enciende una vela. Lo ideal es colocar la varilla o los granos de incienso en un recipiente de metal o madera, sobre superficies que no sean fáciles de quemar. Además, debe tomar en cuenta que el incienso siempre deja cenizas, las cuales la mayoría crean mancha a su alrededor.