Aprende a tener una alimentación saludable y barata en casa

Contrario a lo que se piensa, para llevar una alimentación sana no es necesario gastar de más. En este tema, lo importante es estar conscientes de qué alimentos necesitamos y sacarle el mayor provecho a nuestro presupuesto

alimentación saludable
Comer saludable sin gastar una fortuna es posible. Solo tienes que tomar las decisiones correctas (Foto Prensa Libre: Pexels)

Es bien sabido por muchos que uno de los pilares fundamentales para mejorar nuestra calidad de vida es llevar una alimentación saludable.

Sin embargo, para muchas personas esto es algo que implica sacrificio y estar dispuesto a gastar más en cada ida al supermercado. Pero si pensamos en este asunto con calma, nos daremos cuenta de que esto no es necesariamente cierto.

Por este motivo, hoy hemos preparado un artículo donde aprenderemos a llevar hábitos alimenticios más sanos, sin que esto implique gastar más dinero del necesario.    

La importancia de la alimentación saludable 

Tener una alimentación sana es una decisión personal que traerá como consecuencia toda una serie de cambios positivos en muchos aspectos de la vida.

Ciertamente es algo que no debe de ser tomado a la ligera. Empezar a comer de forma adecuada involucra disciplina, compromiso y ser más conscientes de qué comemos y a qué hora debemos comer.

Pero esto no quiere decir necesariamente que debamos de renunciar a todas las comidas que nos gustan para empezar a vivir solo de ensaladas y batidos de frutas.

Algo importante que se debe tener presente es que la base de una alimentación sana es el tipo de alimentos que se ingieren y las porciones que se sirven.

Una vez tengamos ambos principios bien aprendidos, todo el proceso se empieza a volver menos complejo de lo que parecía al inicio.

Más allá de un asunto de abstinencia total, una dieta saludable consiste más en conocer el valor nutricional de cada grupo de alimentos y evitar los excesos.

Hoy en día, el internet nos da la posibilidad de tener acceso a muchas recetas que, además de saludables, son realmente deliciosas y fáciles de hacer en casa.

De aquí parte otro de los principios fundamentales de la alimentación sana: La mejor forma de comer saludable es preparar nosotros mismos cada una de nuestras comidas.

Esto nos da la posibilidad de tener mucho más control sobre la cantidad de sal, especias y aceites que se utilizan para preparar cada platillo.

Lea también: La mala alimentación puede destruir hasta el mejor entrenamiento

Aunque podría parecer una frase algo gastada, cada pequeño cambio que hagamos en nuestra alimentación se verá directamente reflejado en varios aspectos de nuestra vida cotidiana.

Hay estudios científicos importantes que han corroborado cómo la calidad de vida de las personas mejora considerablemente con una mejor alimentación. Pero esto va mucho más allá que solo conservar un mejor estado físico, digerir mejor los alimentos o incluso perder peso.

Se ha comprobado que las personas con una alimentación saludable son mucho más enérgicas, tienen un ciclo de sueño más sano e incluso son menos propensas a sufrir ataques de ansiedad.

Muchos nutricionistas y psicólogos coinciden en que para llevar un estilo de vida mucho más saludable es fundamental comer bien, descansar bien y hacer ejercicio de forma regular.

Pero algo curioso es que cada uno de estos pilares para la vida saludable no son elementos aislados. Al ejercitarnos gastamos una cantidad importante de energía que nuestro cuerpo reserva, estas se pueden reponer con las comidas y el descanso.

Llevar una vida más sana es algo totalmente posible, incluso con el estilo de vida tan acelerado que llevamos muchos en la actualidad. El secreto es aprender a administrar el tiempo para incluir ciertos hábitos más saludables dentro de nuestro día a día.

El equilibrio entre la salud y el bolsillo 

Uno de los mitos más grandes que existen en la cultura popular, es que la alimentación saludable es un asunto que involucra un gasto mayor al ir a comprar víveres. La verdad es que esto no es necesariamente cierto.

Si bien no podemos negar que en ocasiones es necesario invertir un poco más en algunos productos, esto no tiene que convertirse en algo que afectará irremediablemente nuestras finanzas.

La forma más rápida de solucionar este tipo de situaciones es preparar una lista de compras con antelación y destinar un presupuesto fijo para la misma.

Esto no solamente nos ayuda a tomar todo el asunto de la alimentación sana con la seriedad que corresponde, sino que además sirve de estímulo para salir de nuestra zona de confort, obligándonos a buscar formas creativas para hacer valer cada centavo.

Aunque comprar todos los comestibles en el supermercado puede ser la opción más fácil, esto puede resultar algo contraproducente cuando hablamos de apegarnos a un presupuesto.

Para nadie es un secreto que muchos de los alimentos disponibles en el supermercado cuentan con un precio considerablemente alto. Sobre todo en los productos agrícolas como son los vegetales, los granos y las frutas.

cocinar en casa
Una de las claves para tener una alimentación saludable es cocinar en casa (Foto Prensa Libre: Pexels)

Pero en la actualidad existe un fenómeno que resulta más conveniente para nosotros como consumidores. Hoy en día las personas son más conscientes de lo que comen y cómo esto influye en su salud.

Todo esto ha aumentado la demanda por productos orgánicos y libres de cualquier tipo de intervención humana.

Ahora los mercados de agricultores están volviéndose sumamente populares en muchas partes del mundo. Aquí no solo se pueden conseguir frutas y vegetales más frescos, sino que también a precios más razonables.

Un truco bastante útil para rendir mejor nuestro presupuesto es tener en cuenta que entre más intermediarios estén involucrados, el precio del producto será mayor.

Por lo tanto, resulta más rentable limitar la compra del supermercado a ciertos productos específicos. Como por ejemplo los lácteos y algunas frutas congeladas que están disponibles fuera de temporada.

Como podemos ver, llevar una alimentación sana sin salirnos de nuestro presupuesto es algo completamente posible. Solo necesitamos organizarnos muy bien y saber a qué lugar acudir para obtener productos de calidad al precio más conveniente.

Aprende a comer sano y barato 

El primer paso que tenemos que dar para empezar a comer más sanamente, es realmente comprometernos a hacer lo necesario para mejorar nuestra alimentación.

Hay que estar muy conscientes de que una alimentación sana requiere única y estrictamente de nosotros. El compromiso, la disciplina y nunca perder de vista nuestro objetivo, son características que nos ayudarán a poder disfrutar de una vida más sana.

Una vez tengamos clara esta parte, todo lo demás se volverá relativamente más fácil.

Como señalamos anteriormente, llevar una dieta saludable no significa tener que destinar más dinero a los comestibles. Todo se trata de saber dónde conseguir lo que necesitamos y cómo estirar al máximo nuestro presupuesto.

Si nos tomamos un tiempo para meditar este tema, nos daremos cuenta de que alimentarnos sanamente puede ayudarnos a ahorrar algo de dinero.

postre de frutas saludable
Los postres también forman parte de una alimentación saludable, solo hay que cuidar las cantidades (Foto Prensa Libre: Pexels)

Esto es posible porque uno de los principios fundamentales para llevar una alimentación más sana es priorizar la comida hecha en casa. Ya que esto nos permite tener más control sobre lo que comemos, y al final siempre es más económico que comer afuera.

Para muchas personas, llevar una alimentación sana resulta un reto que les da la oportunidad de volverse más creativos a la hora de planificar el menú del día.

En internet existen miles de recetas que además de saludables, también resultan ser fáciles y rápidas de preparar. Esto es muy conveniente, ya que no todos tenemos tiempo para permanecer varias horas en la cocina preparando los alimentos.

Otra de las ventajas evidentes de llevar una alimentación sana, es que se aprende mucho más sobre los alimentos y cómo sacarle el mayor provecho a cada comida.

Por ejemplo, los granos como lentejas y frijoles son relativamente fáciles de preparar y pueden rendir para muchas comidas. Además, ingerir este tipo de alimentos nos hace sentir satisfechos por más tiempo.

Con un poco de ingenio y algo de dedicación, alimentarnos de forma saludable no solamente puede ayudar a mejorar nuestra salud, sino que también puede resultar algo muy beneficioso para nuestras finanzas.

Lea también: Alimentación saludable y actividad física son claves para prevenir la enfermedad inflamatoria intestinal

A continuación, le compartimos algunas ideas muy prácticas para que alimentarse sanamente le resulte tan gratificante a su cuerpo como a su bolsillo.

Siempre hacer una lista de mercado 

Preparar la lista de compras con antelación no solamente brinda la oportunidad de saber qué necesitamos comprar. Además, permite tener una idea más clara para comparar los precios de los diferentes lugares a los que acudimos para adquirirlos.

Lo mejor es planificar nuestra dieta junto a un especialista, pero en internet existen muchos portales que pueden ser de gran ayuda al momento de hacer nuestra lista de mercado. Un buen consejo es asegurarse de que en su lista nunca falten granos ni vegetales ricos en fibra.

Congelar los vegetales

No cabe duda que cuando se trata de alimentación sana, los vegetales son los reyes absolutos de la mesa. Porque además de ser muy ricos en nutrientes, son ingredientes versátiles para cocinar.

Una forma práctica de evitar tener que ir al mercado con frecuencia, es comprar una buena cantidad de ellos y conservarlos en el congelador. Congelarlos permite no solo prevenir que se pudran, sino también es una forma de conservar la mayoría de las vitaminas que poseen.

Reutilizar las sobras

La alimentación saludable no es solamente gastar dinero, también se trata de aprender a sacarle el mayor provecho a cada comida. Con un poco de creatividad y una buena receta, las sobras que están en el refrigerador pueden convertirse en platillos totalmente nuevos.

Si bien no existe nada más fácil que solo tomar las sobras y calentarlas en el microondas, esto puede llegar a resultar bastante monótono luego de un tiempo. Reutilizar las sobras no solo permite ser más creativos, también es una forma práctica de ahorrar un poco en la próxima ida al mercado.

ahorrar dinero en comida
Comprando los alimentos adecuados podemos ahorrar dinero (Foto Prensa Libre: Pexels)

Controlar las porciones

Un consejo que no solo nos ayudará a comer de forma más adecuada, sino que además nos permitirá extender nuestro mercado algunos días más. Un principio fundamental dentro de la alimentación sana es comer las porciones adecuadas a las horas correspondientes.

No es para nada sano comer hasta sentirnos totalmente llenos. De hecho, este hábito puede generar graves problemas de salud con el paso del tiempo. El organismo es una máquina delicada que solo necesita una cierta cantidad de nutrientes al día para funcionar eficientemente.

Intentar reducir el consumo de carne

Para nadie es un secreto que el consumo excesivo de carnes rojas no es bueno para el organismo. De hecho, actualmente existen campañas mundiales como el Meatless Monday para concienciar a las personas acerca de los peligros de ingerir productos cárnicos frecuentemente.

Y si adicional a esto, tenemos en cuenta el alto precio que posee la carne roja en comparación con otros alimentos que también son buena fuente de proteína, quizás resulte más conveniente añadir un par de días en tu menú en los cuales puedas disfrutar de un almuerzo rico, saludable y libre de carne.

Comprar los alimentos a granel

Comprar alimentos a granel es la forma más rápida de adquirir una buena cantidad de productos a mejor precio. Este sistema de compra resulta hasta más práctico y económico que comprar los alimentos ya empacados.

Los negocios que venden mercancía a granel se caracterizan por tener ofertas mucho más atractivas y por mucho más tiempo que los supermercados. Así que la próxima vez que busques economizar en tu próxima salida por víveres, piensa en comprar a granel.

cocinar saludable
La comida saludable es mucho más que solo ensaladas. (Foto Prensa Libre: Pexels)

Conclusión 

Como hemos confirmado a lo largo de este artículo, llevar una alimentación sana con un presupuesto ajustado es algo completamente posible.

Incluso esto puede llegar a ser mucho más sencillo de lo que muchas personas podrían llegar a pensar en un principio. Porque cuando se trata de cambiar nuestros hábitos alimenticios, lo importante es procurar estar bien informados.

Aunque no contemos con el dinero para pagar los servicios de un nutricionista, hay mucha información disponible que siempre resulta conveniente tener a la mano.

A pesar de lo que muchos publicistas y medios de comunicación insistan en hacernos creer, todos tenemos la capacidad de llevar un estilo de vida mucho más saludable.

Muy probablemente si se revisa dentro del refrigerador en este momento, no tardará en toparse con los ingredientes esenciales para llevar una alimentación sana.

Solo se necesita aprender un poco más sobre los mismos y descubrir una receta con la que se pueda hacer un platillo exquisito sin utilizar aceite ni abusar de la sal.

Y es que ciertamente alimentarse de forma sana, es más una cuestión de hábito que cualquier otra cosa. Llevar un estilo de vida saludable es algo que requiere de mucha disciplina y moderación para lograrlo.

Tener una alimentación balanceada no es algo que involucra un gasto mayor al que ya tenemos dentro de nuestro presupuesto para los víveres. Al final, todo se trata solo de qué ingredientes compramos, cómo los preparamos y cuánto nos servimos a la hora de comer.