Cómo alimentar a las mascotas de forma amigable con el medio ambiente

Las mascotas son carnívoras, pero su ración suele venir en porciones con envases de plástico, una solución que no satisface a los consumidores preocupados por la sostenibilidad.

Publicado el
comida de perro
Los dueños de mascotas deberían adquirir alimentos que no estén enriquecidos con "superalimentos" o que hayan sido transportados desde largas distancias, según los expertos. Las semillas de lino en lugar de las de chía serían una buena alternativa. Foto: Markus Scholz/dpa

Plástico sobre plástico, carne de origen desconocido. El alimento para animales tiene una mala imagen y genera mala conciencia en los consumidores.

Gatos y perros son carnívoros apasionados, pero su ración suele venir en porciones con envases de plástico, una solución que no suele satisfacer en nada a los consumidores preocupados por la sostenibilidad.

Pero, ¿qué se puede hacer? ¿Cocinar en casa la comida para las mascotas o brindarles una alimentación vegana?

Kathrin Irgang, una veterinaria con un título adicional en asesoramiento nutricional para pequeños animales, explica a qué deben prestar atención los propietarios de mascotas.

Los alimentos para mascotas suelen estar envasados en plástico, ¿por qué?, ¿hay alternativas?

Kathrin Irving: Envasar alimento para animales no es muy fácil. El alimento seco, por ejemplo, es rociado con grasa y por eso no puede ser empacado en bolsas de papel comunes. Pero hay alimentos en bolsas de papel con film compostable y galletas para mascotas en vasos de papel. Los alimentos húmedos también están disponibles en envases tetrapack y vidrio. Pero el vidrio es pesado, algo que dificulta su transporte.

Quien cocina el alimento para sus mascotas o le da comida cruda puede minimizar en gran medida los residuos de envases. ¿Son alternativas válidas?

Irgang: Cocinar uno mismo o apelar a la denominada dieta BARF, que se basa en darle a los animales alimentos crudos, puede hacerlo. Pero se necesitan determinados conocimientos. Alimentar agregando a ojo un poco de verduras y un poco de carne no satisface automáticamente las necesidades.

Perros y gatos son animales de presa, no comen solo carne de músculo sino que también necesitan algunos minerales que obtienen de huesos y vísceras, como también vitaminas.

Por ello, aconsejaría urgentemente acudir a un veterinario con formación en asesoramiento nutricional para pequeños animales o a un veterinario especialista en alimentación animal para que confeccione la ración adecuada para la mascota.

 ¿El animal no pasa así a competir con el hombre por los alimentos?

Irgang: No automáticamente, si la ración está armada de forma correcta. Las vísceras son definitivamente parte de ella. Los perros, por ejemplo, también comen ubres, que nosotros no comemos. Los gatos son muy selectivos, solo comen lo que han conocido en los primeros meses de vida.

La frase “en algún momento tendrá hambre y lo comerá” no es tan cierta, los gatos prefieren en ese caso no comer nada. Un gato que hasta entonces nunca experimentó comida preparada en casa o una dieta BARF, difícilmente cambiará su alimentación.

alimentación gatos
Teóricamente es posible suministrar a los gatos una dieta vegetariana, pero es complicado y supone un esfuerzo adicional para el tracto digestivo de estos animales de presa. Foto: Ina Fassbender/dpa

¿Qué consejos puede brindar acerca de alimentación sostenible para gatos?

Irgang: Es difícil. Ahora hay alimentos secos para gatos y perros a base de proteína de insectos que se produce con las larvas de las moscas soldado. Al menos, según el fabricante, la producción consume menos recursos que los alimentos habituales, se podría intentar. También hay fabricantes de alimentos que solo procesan animales salvajes o prestan atención si los animales son criados en libertad.

¿Se podría pensar en alimentar a gatos y perros solo a base de plantas?

Irgang: Teoréticamente sí, pero solo cuando los animales no están en fase de crecimiento, las hembras no están preñadas o amamantando a sus crías. Sin embargo, aquí también es complicado conseguir una ración que satisfaga las necesidades, en especial en el caso de los gatos. Hay que tener mucho cuidado con este tipo de alimentación.

A esto se suma que estas raciones se componen de proteínas de origen vegetal difíciles de digerir y muchos hidratos de carbono, lo que a veces supone un desafío para el tracto digestivo de los animales consumidores de presas.

Un alimento seco para perros suele ser impopular porque contiene subproductos animales y carbohidratos. ¿Qué opina al respecto?

Irgang: Los perros no son pequeños lobos, pueden digerir hidratos de carbono, solo que no en cantidades demasiado grandes. Y detrás de los subproductos animales están las partes de un cadáver que no comemos. Esto es bueno desde el punto de vista de la sostenibilidad. Un alimento seco también debe ser adecuado a las necesidades del animal si está etiquetado como alimento completo. Esto también se aplica a los alimentos enlatados.

A los perros les gusta a veces recoger algo podrido de entre los arbustos. No parecen ser muy sensibles a los alimentos en descomposición. ¿Esto puede ser entonces un enfoque para no desperdiciar tanta comida?

 

Irgang: Las latas abiertas pueden conservarse unos dos días en el refrigerador, luego deben ser descartadas. Es falso además que los perros pueden matar todo tipo de gérmenes con su ácido estomacal. Esto deben saberlo también quienes optan por la dieta BARF.

Alimentar con carne cruda no está exento de riesgos para el perro ni para el propietario. Los gérmenes y los parásitos tienen un juego fácil aquí. Muchos también cometen el error de descongelar los alimentos congelados, juntarlos en raciones y volver a congelarlos. Esto lo hace aún más peligroso.

Comprar menús de BARF ya preparados tampoco es una alternativa, porque es difícil ver qué se ha añadido y en qué cantidad porque es absolutamente necesario saberlo para poder preparar una ración que satisfaga las necesidades del perro.

 ¿Qué más pueden hacer los dueños de las mascotas?

Irgang: Para empezar, algo muy simple como es dar menos alimento al animal si está muy gordo. El 60 por ciento de los perros domésticos tiene sobrepeso y esto no es bueno ni para su salud ni para el medio ambiente.

Y los consumidores deberían comprar aquellos alimentos que no están enriquecidos con “superalimentos” o que hayan sido transportados desde largas distancias. Las semillas de lino en lugar de las de chía serían una buena alternativa regional, por ejemplo.