Cómo mantener el recogimiento y la fe después de Semana Santa

La Semana Santa es un tiempo de amor, perdón, reflexión y agradecimiento, también es una oportunidad para leer, aprender, conversar y rezar

Publicado el
Foto: Freepik
Foto: Freepik

Para Víctor Barrios, religioso salesiano de Don Bosco, la Semana Santa es el tiempo específico del año en que se conmemora el Ministerio Pascual, es decir la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

 

 

“Los días centrales son el jueves, viernes y sábado Santo que se conoce como el “Triduo Pascual”. El Jueves Santo recordamos la Institución de la Eucaristía, del sacerdocio y el mandamiento del amor. El Viernes Santo por la tarde conmemoramos la muerte de Jesús en la cruz. El Sábado Santo por la noche celebramos solemnemente la Vigilia Pascual, en la que recordamos la Resurrección de Jesús de entre los muertos. Es en estos días en donde podemos ver resumida la vida de Jesús. Antes de su pasión y muerte  Jesús también padeció y “murió”,  así mismo para devolverles la vida, la salud y la dignidad a muchas personas. Por lo tanto es un momento propicio para la reflexión, para la oración y para las obras de caridad”, comenta el Salesiano.

La Semana Santa es un espacio para recordar la vida, muerte y resurrección de Jesucristo.

Para el comunicador social y cucurucho, Rafael García, la Semana Santa no es solamente una tradición, no es solo el misticismo, y tiene mucho que ver con la fe. Es una tradición que a lo largo del tiempo ha posicionado a Guatemala como un país que exporta la Cuaresma.

Este año la pandemia del coronavirus nuevamente hará que los fieles católicos vivan la Semana Santa sin actividades procesionales.

“Nos encontramos nuevamente con una Semana Santa distinta, pero en comparación a la cuaresma pasada ahora se pueden visitar las imágenes de pasión en algunos templos”, comenta Rafael García.

Lea más | Contrabando y menor consumo: Los desafíos de los productores de pescado y mariscos en 2021

Sin embargo, las hermandades invitan a los pobladores a llevar las celebraciones litúrgicas a los hogares, a través de las redes sociales y la televisión.

Para muchos este año no hay Semana Santa y obviamente si hay, lo que no hay es una manifestación de piedad popular. Pero hoy gracias a la tecnología hemos podido observar diversos actos de fe, diferentes actividades de la Iglesia Católica. Sin lugar ha sido muy difícil, porque muchas iglesias están cerradas y las que están abiertas tienen un cupo limitado. Entonces, lo difícil para nosotros los católicos es tener esa ausencia de eucaristías, ausencia de Jesús vivo o Jesús Sacramentado”, afirma Rafael García.

El salesiano comenta que los fieles católicos pueden vivir los actos litúrgicos propios durante estos días, especialmente del Triduo Pascual.

“Debido a la situación que estamos viviendo los templos no podrán recibir a muchas personas, pero se pueden seguir estas celebraciones por las redes sociales, la radio o la televisión. A nivel familiar se pueden organizar momentos de oración, como reflexionar el evangelio que se vaya a leer ese día en la misa, meditar en las estaciones del Vía Crucis o colocando signos externos en nuestros hogares, como una cruz, un listón morado o las palmas del Domingo de Ramos. Es muy propia en nuestra cultura guatemalteca la elaboración de altares dentro de las casas. Ellos podrían tener un mayor realce como centro para unir a la familia en la oración”, afirma el Salesiano Víctor Barrios.

Un tiempo para reflexionar

El salesiano Víctor Barrios afirma que el mensaje más importante con el que se deben quedar los creyentes es el inmenso amor que Dios tiene con sus hijos. Es un amor que no pide nada a cambio y no pide condiciones.

Lea más | Libro presenta nuevas narrativas de la Semana Santa guatemalteca

“Este gran amor se manifiesta en la muerte y en la resurrección de su Hijo. Debemos tener siempre presente esta gran verdad: “Dios me ama”, no únicamente en esta semana, sino constantemente. Debemos descubrir su amor en nuestro diario vivir: Dios me ama en el amor de mi familia y mis amigos, me ama en el calor del sol, me ama en la belleza de la flor, me ama en la sonrisa del niño, me ama incluso en mis problemas”, comenta Víctor Barrios.

Según el cucurucho Rafael García, los católicos se deben quedar con los mensajes alegóricos que dejaron las andas procesionales en años pasados, en donde se observaron las imágenes que representan la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

¿Cómo mantener la fe después de Semana Santa?

Un año nuevo inició y marca una nueva época, en la que aún no ha terminado la pandemia de Covid-19, pero al mantener la esperanza y la fe que vendrán oportunidades para mejorar las condiciones como seres humanos.

Estos son algunos consejos para que la fe se mantenga intacta durante y después de la Semana Santa:

  1. Ponerse en presencia de Dios: a través de la oración dialogar y expresar lo que sientes para estrechar ese vínculo de fe.
  2. Practicar el ayuno: va más allá de no ingerir alimentos, consiste en la superación personal mediante la que sacrificamos malas actitudes.
  3. Actuar con caridad hacia el otro: realizar buenas acciones que incidan directamente en el bienestar de los demás, ser solidarios, tolerantes y empáticos.
  4. Pedir por la salud mundial: la intención principal de la Cuaresma en este 2021 es que se encuentre una cura para la enfermedad que provoca la pandemia del covid-19 y que el ser superior inspire a los científicos y políticos para manejar adecuadamente esta emergencia.
  5. Mantener intacta la fe: pese a las turbulencias que nos presenta el mundo seguir confiando en que un poder superior dirige nuestra vida y encontrar refugio en la oración.

Le interesará leer | Recorra la Pasión de Jesucristo en el Real Palacio de los Capitanes Generales

Para el salesiano Víctor Barrios, es complicado mantener la fe cuando todo parece incierto, cuesta mucho encontrar razones para seguir creyendo en Dios. En estos momentos de crisis es importante aferrarse a una certeza: “Dios está conmigo y me ama”.

“Se debe ser consciente de que ese momento difícil pasará, no será toda nuestra vida, sino es nada más una parte de ella. Junto a esto, siempre es bueno recordar algún momento en el que nuestra fe hubiera estado fortalecida”, comenta Víctor Barrios

Según Rafael García, no es solamente mantener la fe, sino también asistir todos los domingos a recibir la Eucaristía y ejercer la religión católica como Dios manda.

Cómo ser un buen católico

Víctor Barrios comenta que se deben mantener unidos a Dios por medio de una constante oración. Sin embargo, esto no basta y también hay que dar un buen testimonio de nuestro ser cristiano.

“No sólo debemos seguir a Jesús, es necesario ser como él, actuar y amar como él. Claro esto es un gran reto, no es algo sencillo, pero debemos pedirle humildemente su ayuda para poder imitarlo a pesar de lo complicado, no es imposible”,  comenta el Salesiano.

Para ser un buen católico se debe vivir todos los días como Semana Santa y poner a Dios en primer lugar, acompañarlo con oración, sacrificios y el arrepentimiento de los pecados. Lo más importante de este tiempo no es el recordar con tristeza lo que Cristo padeció, sino entender por qué murió y resucitó. Celebrar y revivir su entrega a la muerte por amor a la humanidad y el poder de su Resurrección.