Cómo prevenir la obesidad

Los siguientes consejos para prevenir la obesidad, pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar diabetes e hipertensión.

Los adultos deben enseñar a los niños cómo alimentarse de manera equilibrada y saludable.
Los adultos deben enseñar a los niños cómo alimentarse de manera equilibrada y saludable.

Para evitar que los menores de edad tengan riesgos de padecer enfermedades crónicas en la edad adulta, es importante inculcar buenos hábitos alimenticios desde los primeros años de vida.


“Primero debemos entender que la obesidad es la acumulación de grasa corporal producto de la ingestión excesiva de calorías, lo que lleva a que la persona pese 30 libras o más arriba de su talla ideal”, explicó la nutricionista Mónica Portillo, de la Liga Contra la Obesidad y el Sobrepeso, durante El Consultorio, que se transmite por www.prensalibre.com.

A criterio de la experta, la obesidad infantil es una epidemia alarmante en países como Guatemala, pues la OMS determinó que de los 42 millones de afectados, 35 millones viven en naciones en vías de desarrollo. “Esto se debe a la poca educación alimenticia en el hogar y son los padres quienes se tienen que encargar de esta labor”, enfatizó Portillo.

Otras causas

También influye la exposición a la publicidad, pues muchos anuncios de productos altos en grasas y azúcares buscan atraer 

la atención de los pequeños. “Los adultos tenemos la obligación de explicarles por qué en su lonchera es preferible incluir frutas y verduras, y no aguas carbonatadas, frituras o postres”, recomendó la nutricionista.

Aunque existe un factor genético que puede predisponer a la obesidad y el sobrepeso, estos casos no son muy comunes, y la nutrición saludable siempre será la mejor opción.

Prevención

Los cambios alimenticios comienzan en el hogar y deben practicarlos todos los integrantes de la familia. “La primera recomendación es desayunar antes de salir de casa. Este tiempo de comida debe incluir cereales integrales, frutas y verduras, y una porción de proteína —carne magra, huevo o lácteos—”, dijo Portillo.

En el almuerzo y la cena no hay que abusar de los carbohidratos —arroz, papas, pasta, pan o tortillas—, porque un plato saludable tiene más verduras y vegetales.

“También es importante la cocción de los alimentos, pues es mejor hervirlos, asarlos u hornearlos, y evitar la comida frita”, explicó la invitada.

De acuerdo con Portillo, los niños también tienen derecho a satisfacer sus antojos, por lo que es bueno premiarlos ocasionalmente con galletas, pasteles o pizza.

Consejos para prevenir la obesidad

  • Acudir con expertos en nutrición para informarse sobre cómo lograr una alimentación balanceada.
  • Toda la familia debe involucrarse en el cambio de hábitos alimenticios.
  • Nunca utilizar la palabra “dieta”, pues no se trata de restringir la comida, sino de consumir las porciones adecuadas según la talla y la edad.
  • Involucrar al pequeño en la compra de los alimentos, así los padres pueden orientarlo acerca de las mejores opciones para lograr una nutrición saludable.
  • Motivar al niño a practicar actividad física constante —45 minutos al día—.
  • Natación, futbol, basquetbol y danza son algunas de las disciplinas que ayudan a reducir el sedentarismo y tener un peso ideal.