Frases claves en el amor: practíquelas y fortalezca su relación

Para el 14 de febrero, Día del cariño, no solo se puede regalar presentes materiales, experiencias compartidas o momentos íntimos a nuestra pareja. También se puede obsequiarle frases que la hagan sentir una persona querida y especial, evitando aquellas expresiones que puedan molestar o desagradar.

La comunicación en pareja debe ser asertiva para que ambos se comprendan y conozcan mejor. (Foto Prensa Libre: Servicios).
La comunicación en pareja debe ser asertiva para que ambos se comprendan y conozcan mejor. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Existen palabras que una mujer o un hombre pueden regalar a su pareja, que resultarán seductoras, agradables e interesantes para su destinario o destinataria y tendrán un impacto positivo en la relación, pero también existen algunas perjudiciales para el amor, que es preferible que ninguno de los dos pronuncie, ya que pueden provocar malestar o rechazo.

Dos psicólogos del grupo de psicología clínica y de la salud ISEP Clínic en Barcelona, España, explican a Efe algunas de las más frecuentes e impactantes, y el efecto que pueden producir en quien las recibe cuando quien las pronuncia es la propia pareja.

Ellos les dicen a ellas…

“Más que frases específicas, a las personas en general les afecta todo aquello que ponga en entredicho su dignidad y valía personal, porque se puede interpretar como un insulto o una ofensa”, señala María Beatriz Pereira Reis, psicóloga de adultos.

Las frases siempre tienen un impacto en quien las recibe porque pueden denotar desigualdad. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Ese tipo de expresiones, actitudes o conductas negativas tienen un grave impacto en quien las recibe porque manifiestan una desigualdad de la persona en relación a su entorno, ya que implican la ruptura de un pacto o compromiso y/o porque evidencian falta de empatía por parte de los demás.

Algunas frases que podrían incomodar y generar rechazo en una mujer, según Pereira son: “¿Por qué estás de mal humor?, ¿tienes la menstruación?”, “¡Mira cómo vas vestida, provocando a medio mundo y buscando lo que no se te ha perdido!” o “Tienes complicado que te renueven el contrato en el trabajo ahora que estás embarazada”.

“Esas expresiones producen un duro impacto en una mujer, porque reflejan actitudes, conductas, prácticas sociales y creencias distorsionadas sobre el colectivo femenino, donde queda infravalorado en relación al hombre”, explica Pereira.

“Algunas expresiones resaltan la visión de mujer como objeto más que como sujeto activo y libre, con capacidad de decisión y autonomía, y otras establecen roles rígidos y diferenciados entre ambos sexos, lo que potencia la desigualdad y promueve que se mantengan creencias y comportamientos que afectan las relaciones de pareja”, añade.

Actitudes y frases que resalten las cualidades de ambos fortalecen la relación. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Por otra parte, hay actitudes, creencias y comportamientos que hacen sentirse a gusto, no solo a una mujer, sino a cualquier persona en general. “Aquellas expresiones que resalten las cualidades del otro, que refuercen una conducta positiva, que promuevan la comunicación asertiva y el manejo del conflicto como una oportunidad para el crecimiento y mejora de las relaciones, son aspectos que generan bienestar y apertura en cualquier individuo”, enfatiza Pereira.

Algunas frases que resultarían positivas para el otro miembro de una pareja, del sexo que sea son, según Pereira: “me ha gustado mucho este gesto/detalle que has tenido conmigo”, “te agradezco que me hayas apoyado en esta situación tan complicada” o “aunque tengo mi punto de vista, entiendo lo que me planteas y valoro tu opinión, por lo que la tomaré en cuenta la próxima vez que estemos en una situación similar”.

Estas frases tienen un impacto efectivo en una mujer, porque evidencian la valoración de los aspectos positivos que posee como persona, así como una conducta de agradecimiento y valoración por parte de la pareja y el empleo de una comunicación basada en el respeto y la consideración.

Ellas les dicen a ellos…

“Cada persona tiene su historia de aprendizaje y experiencias vitales lo que, sumado a su temperamento y características de personalidad, puede determinar las preferencias respecto a aquello que percibe como agradable o desagradable, pertinente o inoportuno, en las relaciones interpersonales”, señala Oscar Asorey Martínez, psicólogo de adultos de ISEP Clínic Reus.

La comunicación asertiva en pareja dependerá de las experiencias que haya vivido cada persona. (Foto Prensa Libre: Servicios).

En tal sentido en las relaciones de pareja, se encuentran interlocuciones que puedan resultar ofensivas o agradables, según el modo de percibir el mundo de la pareja que tenga cada persona”, apunta Asorey.

“Por ejemplo, una persona que ha vivido en su infancia una experiencia de infidelidad entre sus padres, puede ser sensible a ciertos comentarios de su pareja como ‘ese hombre es especialmente atractivo’, despertando miedo a que su pareja esté sintiendo algo por otra persona”, señala.

Si se ha vivido una primera experiencia amorosa saludable, estable y constructiva, escuchar una frase del tipo “me alegro de que disfrutes de tu tiempo libre”, puede reforzar la idea de respeto y valor al espacio personal.

Para Asorey, algunas frases que no ayudan a que la comunicación mejore la relación amorosa, son ““¡nunca vas a cambiar!”, que es una crítica genérica que entorpece cualquier posibilidad de cambio, y “mi expareja….”, la cual puede poner en entredicho el valor que damos a nuestra pareja y hacer que se sienta inseguro respecto a sus competencias”.

Al no hablar con claridad se puede generar inseguridad, lo cual afecta la dinámica de pareja. (Foto Prensa Libre: Servicios).

De acuerdo con Asorey, “Tú debes saber lo que yo necesito”, es otra frase de las mujeres que puede tener un impacto negativo en el hombre, porque puede generar inseguridad, al obligarle a hacer suposiciones, a intentar acertar o prever que es lo que puede satisfacer a la mujer, generando en el hombre preocupación por demostrar que tiene un conocimiento exacto sobre las preferencias de la pareja.

Entre las frases que ayudan a mantener y alimentar una relación amorosa, el psicólogo cita “gracias por…”, ya que agradecer permite valorar lo que ofrece la pareja y ayuda a que conozca aquello lo que lo hace sentir bien, y “me encanta que podamos divertirnos juntos”, que refuerza la idea de que aquello que él comparte con ella produce experiencias emocionales agradables.

““Me gusta de ti….”, es otra expresión con un impacto positivo, ya que pone de relieve aquellos aspectos por los que ella se siente atraída, aquello que valora y que él puede potenciar para mantener viva la relación”, enfatiza Asorey a Efe.

Contenido relacionado

>¿Está por conocer a sus suegros? Tome en cuenta estos consejos

>Actividades para celebrar el Día del Cariño en familia

>¿Su relación ha cambiado? Consejos para salir de la monotonía

0