La adolescencia, la segunda ventana de oportunidad

Publicado el
La adolescencia
Los adolescentes experimentan un cambio abrupto en las emociones y reacciones.

Los adolescentes experimentan el cambio abrupto de reconocerse a sí mismos como individuos y sujetos responsables.  Esto es un reto en la actualidad porque ha llevado a los jóvenes a una búsqueda de herramientas erróneas para lidiar con los sentimientos negativos sobre sí mismos, su futuro y hacia el mundo.

Tantos cambios físicos, sociales y emocionales les abruman y por ello los jóvenes suelen ser más propensos a desarrollar ansiedad, depresión, malos hábitos alimenticios y adicciones.

Es normal que haya cambios:

  • Cambios físicos: Es en esta etapa del desarrollo en la cual ellos tienen cambios físicos, pues no solo cambia la estatura y figura, aparece vello corporal, púbico y en las axilas. Es normal que las partes del cuerpo le crezcan un poco desproporcionadamente porque el cuerpo no se desarrolla todo al mismo tiempo ni con la misma rapidez-coordinación y algunas veces los movimientos parecen torpes.
  • Cambios cognitivos y emocionales: Así como hay cambios hormonales, también pueden mostrar inestabilidad emocional, por ejemplo, a veces están felices y luego están tristes, eso sí, no es normal cuando la tristeza es muy larga o excesiva o cuando los cambios de humor son demasiado repetitivos y constantes. Estos cambios generan la necesidad de cierta privacidad (se encierran en su cuarto, o se meten en su música). En consecuencia, muchas veces utilizan el espacio para empezar a cuestionar creencias adoptadas con anterioridad. Es normal que ya no sean tan complacientes, que debatan.

¿Cómo lo ayudó a reconocer estos cambios?

Reconocer al grupo social: Hay una alta influencia social, empiezan a explorar cómo lidiar con emociones y cambios tan fuertes, ellos falsamente creen y aprende que solo sus amigos les  entienden, por lo que muchas cosas pueden cambiar.  Suelen ser más susceptibles a sugerencias o nuevos grupos e ideas. Por lo mismo, ellos pueden comenzar a beber, fumar y utilizar drogas para ayudarles a producir estado alterado y además pertenecer a un grupo social. Es importante reconocer que la búsqueda de sensaciones es normal, pero no es normal el consumo repetitivo, disfuncional y exagerado. Lo que ellos muchas veces desconocen es que estos estados alterados también lo pueden encontrar y lograr por medio de herramientas sanas como la música, la adoración, la meditación, el ejercicio y la oración.

Internet al alcance es un reto

El internet y las redes sociales se encuentran con facilidad al alcance de toda la población guatemalteca. Por lo que las redes sociales como Facebook, Instagram y Twitter, se han vuelto un medio de expresión para los niños y los adolescentes.  Así mismo, cada vez son más comunes los videos, imágenes, series o películas en donde se relaciona el uso y la expresión por medio de la sexualidad y por esto se normalizan conductas violentas o sexuales, se incluye también a Youtube, Whatsapp o Netflix.

Cómo lograr una buena alimentación en la niñez y adolescencia

Los adolescentes pasan la mayor parte de su vida cotidiana en línea, en donde navegan por las redes sociales, utilizan los motores de búsqueda, plataformas gubernamentales, juegan o descargan aplicaciones y utilizan los servicios de geolocalización móvil y comercio electrónico.  La tecnología puede ser una herramienta que los expone a  riesgos como  violencia sexual como: sextorsión, sexting, abuso de la privacidad, ciber violencia de género, grooming, ciberacoso sexual, ciberbullying, webcam y sex-casting.

Entonces:

  • Generar un sentimiento de pertenencia: amar incondicionalmente y no situacionalmente a los jóvenes en el proceso adolescente.
  • Saber escuchar a nuestros hijos: darle valor a sus anécdotas y emociones.
  • Compartir y entender el estado de ánimo (empatía): percibir las señales emocionales de manera que se sientan respetados y comprendidos.
  • Tener la capacidad de enfrentar las adversidades y superarlas: La resiliencia de los padres fomenta el vínculo y el desarrollo de esta habilidad en los hijos.

Preguntas de reflexión para hacer con ellos:

  • “¿Qué aspectos son difíciles de aceptar de mí mismo?” y “¿cuáles son los aspectos o cualidades mías que más me agradan?”
  • “¿Qué aspectos son difíciles de aceptar en otras personas?” y ¿cuáles son los aspectos o cualidades de otras personas que me acercan a ellas?”
  • “¿Cuáles aspectos considero que alejan a los demás de mí?” y “¿qué cualidades de mí acercan a los demás?”