La calidad de vida en la enfermedad de Parkinson

Este padecimiento es una carrera contra el tiempo, mientras antes se trate, mejor.

Publicado el
La calidad de vida en la enfermedad de Parkinson
Alrededor del 5 al 10% de las personas tiene una enfermedad de “inicio temprano” que comienza antes de los 50 años. Foto Prensa Libre: S. Hermann & F. Richter/ Pixabay

La enfermedad de Parkinson (EP) es un trastorno neurodegenerativo, debido a la pérdida de neuronas dopaminérgicas de la sustancia negra y otros núcleos.

Puede aparecer a cualquier edad, su incidencia aumenta con la edad. Afecta a una de cada 100 personas mayores de 60 años.

Alrededor del 5 al 10% de las personas tiene una enfermedad de “inicio temprano” que comienza antes de los 50 años.  Algunos casos están vinculados con mutaciones de genes específicos.

Se desconoce la causa exacta de la EP, aunque algunos casos son hereditarios, la mayoría son esporádicos. Se cree es probablemente el resultado de una combinación de susceptibilidad genética y exposición a uno o más factores ambientales.

La exposición a ciertas toxinas (como la exposición a la MPTP, droga ilícita) afección en las mitocondrias, cambios relacionados con el estrés oxidativo, daño de radicales libres al ADN tienen un papel en el desarrollo de la EP.

 

La EP tiene cuatro manifestaciones clínicas principales: bradicinesia, temblor de reposo, rigidez y alteración de los reflejos posturales. Al volverse más pronunciados estos síntomas, pueden aparecer dificultad para caminar, teniendo caídas y congelamientos frecuentes que limitan la vida cotidiana.

Si bien es cierto que esta enfermedad degenerativa no tiene cura, la calidad de vida aumenta al tratarse de forma temprana y disminuyen al mismo tiempo las complicaciones como caídas, fracturas de cadera, así como las neumonías por aspiración.

Tratamiento, el equilibrio entre beneficios y riesgos:

Es una enfermedad para la que disponemos habitualmente de tratamientos eficaces, al menos en los primeros 5-15 años. El más eficaz y económico es la levodopa.

Existen varios fármacos disponibles, entre ellos los más utilizados están:  levodopa, Agonistas dopaminérgicos e Inhibidores de la monoamino oxidasa,

La Carbidopa se usa con levodopa para tratar los síntomas (temblores, rigidez, dificultad para moverse). La Carbidopa debe tomarse junto con levodopa para que sea eficaz y reducir algunos efectos secundarios de la levodopa (p. ej., Náuseas, vómitos).

Los efectos secundarios de la Carbidopa aumentan a mayor dosis y ocurren o son atribuidos generalmente debido al efecto de la levodopa, el empeoramiento de los movimientos, espasmos musculares involuntarios, o cambios mentales, anímicos (p. ej., confusión, depresión, alucinaciones, pensamientos suicidas).

¿Por qué los diabéticos tienen una mayor tendencia a desarrollar la enfermedad de Parkinson?

Otros efectos secundarios son latidos cardíacos irregulares, desmayos, impulsos inusuales (como aumento del juego, impulsos sexuales), dolor de pecho y convulsiones.

El impacto del Tratamiento en la calidad de vida en la EP, varía en cada paciente, el médico debe valorar el estadio de la enfermedad, la dosis de los fármacos prescritos debe ser individualizada, siempre tomando en cuenta riesgo / beneficio, sabiendo que la dosis efectiva más baja es la que conlleva menos probabilidad de efectos adversos serios.

El paciente en su autonomía y circunstancias sociofamiliares, ante una información lo más completa y comprensible posible, es quien debe optar por una terapia u otra.

Dra. Awilda E. Candelario, neurólogo internista

Tratamiento temprano

Dra. Awilda E. Candelario, neurólogo internista

Al tratar el parkinson de forma temprana disminuyen las complicaciones, como las caídas, fracturas de caderas, así como las neumonías por aspiración.