¿Por qué el cuerpo retiene líquidos y qué hacer frente a esta situación?

La retención de líquidos podría ser una señal de otros problemas físicos y es necesario buscar el origen para seguir un tratamiento personalizado. Los expertos comentan que cambios en la hidratación y la alimentación son parte fundamental para mejorar.

Publicado el
El edema se da con mayor frecuencia en los pies y las piernas. También puede ocurrir en las manos, los brazos, la cara y el abdomen. (Foto Prensa Libre:  cottonbro en Pexels)
El edema se da con mayor frecuencia en los pies y las piernas. También puede ocurrir en las manos, los brazos, la cara y el abdomen. (Foto Prensa Libre: cottonbro en Pexels)

La molestia o síntoma por lo que las personas descubren que están reteniendo líquidos es la hinchazón o edema de algunas partes del cuerpo.

La nutricionista Lucía de la Roca, jefa del servicio de nutrición de Unidad Nacional de Atención del Enfermo Renal, Unaerc, comenta que esta condición por lo regular se presenta cuando el sistema que regula y mantiene el equilibrio de los niveles de agua en nuestro cuerpo se altera, y como consecuencia se produce el edema, que es el aumento anormal del volumen de líquido.

Así vemos los pies, tobillos o manos hinchados, explica Ivonne García, coordinadora de la práctica clínica de nutrición de la Universidad Rafael Landívar.  Pero, esta situación podría ser transitoria porque hemos pasado un día en la misma posición durante mucho tiempo, ya sea sentados o de pie y al descansar el episodio podría terminar.

El edema leve suele desaparecer al elevar la extremidad afectada por encima de la altura del corazón.  Es una recomendación frecuente.

El estar en casa durante la pandemia y sin movimiento está causando que esta condición se presente con más frecuencia y por ello es indispensable mantener una rutina de movimiento en casa, agrega García.

El problema es cuando la hinchazón se instala y parece que está ahí siempre porque podría ser un síntoma de otras situaciones.

De la Roca comenta que puede ser provocado por varias razones como enfermedades  del corazón, hígado o riñones, así como la alteración de la tiroides, niveles bajos de proteínas en sangre causados por una mala nutrición, consumo de determinados medicamentos como estrógenos, corticoesteroides, antiinflamatorios no esteroides, fármacos para la tensión arterial o una alimentación incompleta.

Otras causas pueden ser cambios hormonales como el embarazo, la ovulación o simplemente una incorrecta hidratación,  ya que ningún extremo es correcto y el exceso desmedido de líquido también puede causar una sobrehidratación.

García también explica que influye cuando comemos alimentos con mucho contenido de sal.  Por ello es preciso aumentar el consumo de opciones saludables y disminuir en lo posible los alimentos procesados como las comidas enlatadas, embutidos y comida rápida.

La Clínica Mayo recomienda que para comprender la posible causa del edema es preciso ir con el médico para una exploración física y que se evalúe el historial clínico. Con frecuencia esto ayuda a determinar la causa, pero en algunos casos será indispensable hacer radiografías, ecografías, resonancia magnética y análisis de sangre o de orina.

El edema puede tratarse con medicamentos que ayudan al cuerpo a expulsar el exceso de líquido por la orina (diuréticos).  A la vez, el médico evaluará cambiar algún medicamento que cause esta condición.

Si el edema o hinchazón por retención de líquidos es persistente busque apoyo médico para conocer qué lo provoca. (Foto Prensa Libre: bongkarn thanyakij en Pexels)

En la alimentación

Las recomendaciones sobre una adecuada hidratación se deben implementar desde edad temprana, empezando por los menores de seis meses, quienes solamente se deben hidratar con lactancia materna, explica De la Roca.

A partir de los seis meses  a un año, se puede introducir el agua en cantidades no mayores de un litro al día,  en edad de uno a ocho años de 1,100 a 1,600 ml al día, y en niños mayores y adultos la recomendación en promedio es de 2,000 ml al día (2 litros).

Importante es no hidratarnos con bebidas gaseosas, jugo envasado o de sobres instantáneos ya que son altos en azúcar y sal, agrega la profesional.

Otra recomendación es consumir cinco porciones de frutas y vegetales al día, ya que estas tienen un alto contenido de agua, así como vitaminas y minerales, los cuales aportan energía a nuestro cuerpo.

Existen alimentos que de forma natural tienen función diurética por su contenido de potasio, magnesio y agua, es decir  que ayudan a la eliminación de liquido en el cuerpo.  Entre estos se encuentran la piña, el apio, la remolacha, pera, pepinos, sandía, tamarindo, espárragos, rosa de Jamaica, limón, alcachofa y papaya, por mencionar algunos.

El limón está entre los alimentos que ayudarán a su organismo, agregue unas gotas al agua que bebe y tómelo de inmediato para que no pierda su frescura. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

En general la recomendación es tener una dieta equilibrada con un adecuado aporte de proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales  y agua.

Es preciso recordar que el exceso de algunos de estos alimentos puede alterar el equilibrio hidroelectrolítico del cuerpo y en el caso de existir alguna enfermedad renal no diagnosticada, el exceso puede ser perjudicial, agrega De la Roca.

La especialista también hace referencia a los pacientes renales.  Ellos tienen restringido el consumo de líquidos porque algunos pierden por completo la función de orinar, por lo cual llegan a consumir un máximo de 16 onzas de líquido al día, y también tienen restricción de frutas y verduras, que provoca una sensación de sed.

La alteración hidroelectrolítica en los pacientes renales puede derivar en complicaciones cardiovasculares, que son la principal causa de mortalidad.