Qué es el kale y por qué es beneficioso consumirlo (incluye tres recetas fáciles para preparar)

El kale es un vegetal que se ha vuelto popular en el consumo humano, gracias a sus beneficios. Conozca cuáles son y tres recetas fáciles para preparar en casa e incluirlas en su dieta.

Archivado en:

dietakalenutrición
(Foto Prensa Libre: Servicios).
(Foto Prensa Libre: Servicios).

Una alimentación saludable permite que nuestro organismo funcione con normalidad, ya que cubre necesidades básicas y puede prevenir el desarrollo de enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes y el cáncer.

Recientemente, el kale se ha vuelto muy popular en la dieta de las personas y se debe a su contenido nutricional. Se trata de un vegetal que forma parte de la familia de los coles y, al consumirlo, puede ser beneficioso para la salud.

Aunque todos los vegetales y las hojas verdes tengan nutrientes destacados, la nutricionista Ana Lucía Kroker explica que estos no se comparan con los de origen animal. Es decir, lo ideal es que el kale forme parte de una dieta balanceada y que sea una de las fuentes que aporte los nutrientes necesarios, pero no que sea exclusiva.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

“La biodisponibilidad es la forma en que aprovechamos los nutrientes en nuestro cuerpo y el estado de salud determina cómo los aprovechamos”, agrega Kroker, y recomienda que incluya el kale como un alimento que le permita diversificar la dieta tradicional.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

De acuerdo con esto, Andrea Rivera, nutricionista, dice que hay que incluir en la dieta fuentes de proteínas, minerales, vitaminas y carbohidratos que den una alimentación equilibrada y expresa que “los requerimientos son totalmente personalizados, de acuerdo con las necesidades de cada persona”.

Estos son los beneficios del consumo de kale

Este es un excelente alimento para los deportistas, ya que es rico en vitaminas (A, C y E) y minerales esenciales en la alimentación diaria como el calcio, el hierro, el magnesio y la fibra.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Estos tienen poder antioxidante, es decir, que retrasan la oxidación de las moléculas y pueden ayudar a reponer electrolitos, que son los minerales presentes en la sangre y otros líquidos corporales que llevan una carga eléctrica.

Asimismo, Kroker agrega que “las vitaminas C y E ayudan a mantener el equilibrio en nuestro cuerpo, ya que nuestras células siempre mueren y se regeneran, y hay sustancias que producen efectos oxidantes, es decir, el envejecimiento de las células”.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

El kale también contiene hierro, pero es muy bajo, por lo que es importante complementarlo con alimentos ricos en vitamina C, como el limón, para que estos faciliten la absorción de dicho nutriente y así pueda prevenirse la anemia. Rivera añade que la vitamina C también funciona como antioxidante y ayuda a reforzar el sistema inmunológico.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Si lo que busca es adelgazar, el kale podría ser una buena opción para incluirlo en su dieta, pues tiene un bajo valor calórico y también contiene fibra, por lo que mejora el tránsito intestinal y reduce el riesgo de padecer enfermedades como la obesidad.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

También es rico en proteínas, así que puede ayudar a saciar el organismo y perder peso, así como reducir factores de riesgo cardiovascular. Sin embargo, Kroker recomienda que esta no sea única fuente de proteína, pues, aunque contiene más que otras hojas, es de bajo valor biológico, es decir, se absorbe y se sintetiza menos.

Rivera añade que otros aportes nutricionales del kale son la vitamina K, que ayuda a prevenir la coagulación de la sangre, y la vitamina A, para la salud de la vista.

Y, aunque también contenga ácido fólico, Kroker recomienda que este no sea la única fuente de consumo para las mujeres embarazadas, sino que sea un complemento para sus suplementos.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Recuerde que cada persona tiene necesidades distintas y es recomendable que acuda con especialistas en nutrición para llevar una dieta adecuada.

Recetas fáciles con kale

Si desea variar su dieta, esta es una oportunidad para que añada kale a su consumo. Este se caracteriza por ser un tanto amargo, pero Kroker aconseja que no se lave demasiado para que no pierda la fibra y, si es posible, que lo consuma crudo.

Smoothie de kale

Ingredientes

1 ½ tazas de agua

2 tazas de hojas de kale picadas

1 pepino mediano, picado

1 tallo de apio, picado

1 manzana verde, en trozos

1 trozo pequeño de jengibre fresco, picado

2 cucharadas de jugo de limón

Un poco de miel de abeja, para endulzar

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Preparación

Corte, lave y seque las hojas de kale.

Coloque todos los ingredientes en la licuadora y licúe hasta que la bebida tenga la consistencia de smoothie.

Si no le gusta la pulpa, puede colarla; si gusta, añada trozos de hielo.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Chips de kale

Ingredientes

4 hojas de kale

3 cucharadas de aceite de oliva

Sal y pimienta al gusto

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Preparación

Precaliente el horno a 150° C y recubra una bandeja con papel para hornear.

Corte, lave y seque las hojas de kale. En una ensaladera, eche las hojas con el aceite y frótelas para que se impregnen de este.

Luego, extiéndalas en la bandeja y sazónelas con sal y pimienta al gusto.

Hornee de 20 a 25 minutos, hasta que estén crujientes.

Deje reposar unos minutos antes de servir.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Ensalada de kale

Ingredientes

4 hojas de kale

¼ de cebolla

1 limón

Sal al gusto

(Foto Prensa Libre: Servicios).

Preparación

Lave, corte y seque las hojas de kale.

Corte en rodajas finas la cebolla.

En un bowl, deposite los ingredientes y sazone con limón y sal al gusto.

(Foto Prensa Libre: Servicios).

 

Contenido relacionado:

>Alimentos de soya puede proteger de la osteoporosis a mujeres en la menopausia

>¿Cuántos huevos es saludable comer a la semana? Este nuevo estudio desafía lo que creíamos

>Los hábitos que debe seguir para fortalecer sus huesos

0