Qué es un buen descanso y cómo hacerlo de la manera correcta

Las pausas bien hechas evitan una sobrecarga física y mental en las labores diarias. Incluso pueden mejorar la productividad y creatividad.

Publicado el
descanso
El descanso no solo se limita al horario del sueño, sino en periodos breves de relajación que permitan una mayor productividad y desempeño. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Para tener un estilo de vida pleno y desarrollado, no solo se requiere tener una buena alimentación y realizar actividad física de manera constante; el descanso es otro factor muy importante, ya que es el momento en donde nuestro cuerpo repone las energías perdidas durante el transcurso del día.

El descanso no solo  es el momento favorito de muchas personas, sino que representa una necesidad de parte de nuestro cuerpo, que solicita pequeños momentos para relajarse y bajar la carga física y mental que tengamos en ese momento. Por tanto, se necesita llevarse a cabo de la manera correcta.

No solo se trata  de conciliar el sueño durante un tiempo definido o dedicar un espacio del día a no realizar cualquier actividad, sino de realizar una serie de acciones para poder asegurar un momento de descanso que presente beneficios en nuestra salud física y mental.

La Organización Mundial de la Salud (OMS)  recomienda dormir de seis a siete horas al día. La institución asegura que no dormir o suficiente puede conllevar a problemas graves en nuestro organismo, como problemas gástricos, digestivos, pérdida de la concentración y una reducción en los reflejos.

Sin embargo, dormir no es la única forma de tener un descanso apropiado. A lo largo del día se pueden realizar pequeñas actividades que permitan descasar apropiadamente, evitando la sobrecarga de trabajo y que conlleve a un desgaste tanto físico como mental.

En el libro de Alex Soojung-Kim Pang: Descansa: Por qué se hace más cuando se trabaja menos, explica que el descanso puede ser muy beneficioso no solo en la productividad de un empleado para mejorar las tareas que está realizando, sino en el ámbito creativo también aporta muchas cosas buenas.

Piense en el descanso como algo parecido al canto, el manejo o caminar. Todo el mundo sabe básicamente cómo hacerlo, pero con un poco de trabajo y comprensión, puede aprender a hacerlo mucho mejor“, explica el autor.

Pang menciona varias actividades que se pueden realizar en los periodos que uno tenga de descanso (sea en el trabajo, universidad o cualquier área), para que se vuelvan mucho más productivos.

Trabajar inteligentemente

Existe la creencia de que trabajar extra y presionarse más de lo necesario es lo que se llevará a buenos resultados, sin embargo, esto denota todo lo contrario.

Pang asegura que el trabajo extra provoca estrés, agotamiento y una baja productividad y ánimo ante las tareas que se estén realizando, lo cual genera una desconexión entre la persona y las tareas que está realizando.

Por tanto, él recomienda “parar de trabajar en el momento correcto”, es decir, en esos lapsos de tiempo cuando la persona se sienta presionada, dejar de realizar sus tareas y buscar formas de liberar progresivamente el estrés que maneja en ese momento.

Escuchar música, hacer ejercicios de respiración, socializar con compañeros de trabajo son varias de las formas para aprovechar los momentos de descanso y aumentar la productividad y creatividad. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Redes sociales

Muchas veces se utilizan los periodos de descanso para ver las redes sociales y diversas aplicaciones en los teléfonos celulares, y aunque puede distraer a las personas de sus responsabilidades diarias, los expertos aseguran que no es una manera eficiente de descansar.

SCL Health asegura que además de afectar de manera negativa el bienestar subjetivo y autoestima de una persona, revisar constantemente el celular no hace que el cerebro descanse, sino todo lo contrario, que siga trabajando extenuantemente debido a la inmensa información en forma de publicaciones, fotografías, videos, memes que se consumen.

Lea también: Consejos para dormir mejor en las noches de calor

Durante una jornada de trabajo se pueden realizar breves descansos para no sobrecargarse, tanto en el aspecto físico como mental. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Rutinas saludables

A lo largo del día se planifican varias rutinas, sin embargo se deja de lado establecer esos momentos de descanso que tendremos.

Una de las técnicas más utilizadas para una mejor administración de tiempo es la técnica “Pomodoro“, originaria en los años ochenta y desarrollada por Francesco Cirillo.

Consiste en un temporizador en donde se contabilizan 25 minutos en donde la concentración debe ser exclusivamente a las labores y tareas que tengamos designadas durante el día, sin ningún tipo de distracción. Cuando finalice el tiempo, se contabilizan cinco minutos en los cuales puede descansar y liberarse de la carga de trabajo.

Este proceso se repite en varios momentos del día y puede garantizar una mejor administración del tiempo, a su vez que permite pequeños descansos que desarrollan mejor la productividad.

Actividad física

Una de las formas de aprovechar los pequeños espacios de tiempo de descanso durante el trascurso del día es realizando pequeñas actividades físicas para mantener activado al cuerpo.

Alejandra Méndez Abril quien es Fitness Coach, explica que muchas personas se justifican ante la ausencia de actividad física por la “falta de tiempo” que conlleva la carga laboral.

No se trata de falta de tiempo sino un necesario reajuste de prioridades. La acción determina la motivación, una vez que se haya tomado una acción pequeña, la motivación aparece. Por esta razón, es necesario tomar acciones pequeñas que faciliten al atleta a iniciar un cambio en su rutina”, explica.

Méndez recomienda realizar estas acciones para mantener activado el cuerpo:

  • Caminar por cinco minutos (después del almuerzo)
  • Meditar por cinco minutos (durante el almuerzo)
  • Estirarse por cinco minutos (antes de iniciar las labores)
  • Leer por cinco minutos (en algún tiempo de descanso)

“Se recomienda realizar estos ejercicios durante un mes. Una persona limitada por el tiempo y organización necesita aprender a realizar pequeñas acciones que produzcan disciplina”, asegura.

Lea también: Dulces sueños: trucos para dormir mejor

Finalmente, Méndez aseguró que las siestas también pueden ayudar en caso de no haber tenido un sueño adecuado en el transcurso de  la noche. “una siesta por la tarde puede ser una solución. Se recomienda que no sean siestas tan extensas ni después de las cuatro de la tarde. Por otra parte, hay personas que deben evitar las siestas porque tienen problemas de insomnio, y problemas de inercia del sueño, para estas personas no es recomendable realizarlas”.