Qué son los estrógenos, cómo ayudan al organismo y cómo se regulan con la alimentación

Un desnivel de estrógenos puede estar relacionado con ovario poliquístico o menopausia, según la edad de la mujer, algún tipo de cáncer o problemas de fertilidad en los hombres.

Publicado el
Qué son los estrógenos, cómo ayudan al organismo y cómo se regulan con la alimentación
Los estrógenos brindan beneficios a la mujer, regulan el ciclo menstrual e intervienen en la salud ósea, entre otros. (Foto Prensa Libre: Andrea Piacquadio en Pexels).

Cuando se habla de la salud de la mujer siempre se toma en cuenta el equilibrio hormonal, ya que un desbalance podría ser una alerta de que algo no está bien. Cuidar el equilibrio de los estrógenos y progesterona, las hormonas sexuales femeninas, es importante porque sus funciones son muy variadas.

Los estrógenos son una hormona sexual que se produce en el ovario y en menor medida por las glándulas suprarrenales. Estas son las responsables del desarrollo de las características sexuales secundarias de las mujeres a partir de la pubertad, por ejemplo, el crecimiento mamario, la aparición del vello púbico, el inicio de la menstruación y del ensanchamiento de las caderas.

Funciones

De acuerdo con Silvia Martínez, ginecóloga y obstetra, una de las funciones de los estrógenos es que se dé la ovulación en la fecundación, lo cual ayuda a que las parejas puedan buscar un embarazo. También permiten que ocurra la primera menstruación; influyen en el metabolismo de las grasas y colesterol en la sangre, inducen la producción de HDL, el denominado colesterol bueno, y otorgan a la mujer una protección natural frente a las enfermedades cardiovasculares hasta la llegada de la menopausia.

Se debe considerar que la llegada de la menopausia conlleva una caída drástica de la producción de estrógenos, lo que implica la pérdida de la protección natural frente a enfermedades cardiovasculares y la osteoporosis, así como alteraciones del sueño, disminución del deseo sexual, sequedad vaginal, sofocos y cambios de humor, entre otros.

Los estrógenos que produce el ovario durante la época fértil de la mujer protegen los huesos. Por ello, al llegar a la menopausia o al climaterio, ante la falta de estrógenos, se produce una pérdida progresiva de masa ósea, lo cual llevará al deterioro de la calidad de los huesos.

Además, estas hormonas estimulan la libido. Cuando se tienen niveles favorables de estrógenos, la mujer puede tener una vida sexual satisfactoria. En efecto, cuando se está en etapa menopáusica, y con bajos niveles de estrógenos, es común que  sufran pérdida de apetito sexual.

Los estrógenos también ayudan a la formación de colágeno, este es uno de los principales componentes del tejido de la piel. Por eso, durante la menopausia, el aspecto de la piel varía y suele verse más reseca, por la disminución de colágeno.

¿Qué ocurre cuando suben los estrógenos?

La especialista comenta que cuando se tienen niveles elevados de estrógenos puede ser relacionado con la aparición de endometriosis, ovario poliquístico, cáncer de mama, útero u ovario o la formación de miomas uterinos. Cuando se detecta en niñas pequeñas puede ser por la mutación genética.

Consecuencias de estrógenos bajos

Cuando se presentan niveles bajos de estrógenos puede ser porque se está iniciando la fase del climaterio o menopausia, ya sea inducida por algún procedimiento quirúrgico o porque efectivamente se está en la etapa final de su vida fértil.

Los síntomas suelen ser irregularidad menstrual, sofoco, insomnio, cambios en el estado de ánimo, resequedad en la piel o en las mucosas, sobre todo en el área vaginal, lo cual provoca disminución de deseo sexual.

Estrógenos en los hombres

Los hombres producen estrógenos a partir de la conversión de las hormonas masculinas: androstenediona y testosterona, una función que hace la enzima aromatasa. Esta se encuentra especialmente en las células de grasa, por tanto, cuanto más grasa, más aromatasa, y, consecuentemente, más cantidad de estrógenos fabricados a partir de la testosterona y la androstenediona.

Por lo anterior, el sobrepeso genera mayores niveles de estrógenos. Su exceso los predispone a ser menos fértiles, ya que producen menos espermatozoides, a sufrir cáncer de próstata, a presentar riesgo de accidentes cerebrovasculares o enfermedades cardiacas, colon irritable, bilis espesa, entre otros padecimientos.

Sin embargo, estas hormonas femeninas también presentan algunos beneficios para los hombres, como bienestar en la piel por el colágeno que producen, mejora en el estado de ánimo, incrementa la memoria y el apetito sexual. Además, al rejuvenecer las células, los estrógenos hacen que los músculos crezcan con más fuerza e incrementan la masa ósea, por lo que los hombres tendrán huesos resistentes, lo cual los hace menos susceptibles a fracturas.

Estrógenos y alimentación

Cuando se tiene un desequilibrio de estrógenos es importante visitar a un especialista, quien recetará un tratamiento según la patología y la edad de la mujer u hombre. Este puede ir acompañado de recomendaciones en la alimentación, ya que hay comidas que pueden ayudar a regular la nivelación de estrógenos.

Los alimentos contienen fitoestrógenos son de origen vegetal y su efecto es más leve que los producidos por el cuerpo. Estos ayudan a mantener los niveles de estrógenos bajos, según Eneida Tobar, nutricionista.

La manzana es una de las frutas que más fitoestrógenos contiene. (Foto Prensa Libre: Mareefe en Pexels).

Los alimentos que contienen fitoestrógenos son las frutas y verduras como limón, naranja, apio, cebolla, manzana, perejil y pimientos. Algunos de estos son ricos en isoflavonas, los fitoestrógenos más importantes.

Aparte de elevar los niveles de estrógeno de forma natural, contribuyen a una sana alimentación al tener fibra, vitaminas y minerales.

Otros alimentos con fitoestrógenos son las leguminosas y alimentos de origen animal. De acuerdo con un estudio publicado en Nutrition and Cancer en este grupo se encuentra el mayor número de alimentos que contienen fitoestrógenos, como los garbanzos, tofu, soja y semillas de sésamo, entre otros.

Existen alimentos que rompen con el equilibrio hormonal, provocando una producción excesiva de estrógeno, dentro de ellos se puede mencionar el trigo contenido en galletas, pan, palitos, harina, así como azúcar, la leche de vaca, café, bebidas azucaradas, alcohol, carne roja en exceso.

“Es importante recordar que ningún alimento es bueno o malo, lo importante es la frecuencia y cantidad con que lo consumamos. Si una persona tiene un problema hormonal debe de acudir con un especialista. La alimentación forma parte del tratamiento, pero no es todo el tratamiento que ayudará a la cura”, dice la nutricionista.