Receta de torta de acelga gratinada

Un alimento muy nutritivo que puede prepararse de diversas formas. En torta les gustará a todos.

Prepare una torta de acelga para el almuerzo la cena.  Foto Prensa Libre ShutterStock
Prepare una torta de acelga para el almuerzo la cena. Foto Prensa Libre ShutterStock

De este alimento se aprovecha tanto las hojas de color verde como la penca o tallo. De preferencia seleccione las más frescas y tiernas, porque demasiado viejas tienden a amargar.

Son buena fuente de hierro por lo que son ideales cuando hay casos de anemia. Se recomiendan en dietas de control de peso, ya que producen sensación de llenura, son nutritivas y tienen pocas calorías. Su riqueza en fibra las hace ideales contra el estreñimiento.

A la vez, tienen un efecto suavemente diurético y al mismo tiempo alivian la irritación de las vías urinarias. Su efecto alcalinizante es importante para remineralizar el cuerpo y mejorar problemas de la piel como el acné.

Sin embargo, debido a que contienen ácido oxálico hay que consumirla con moderación en caso de padecer trastornos de los riñones.

Esta receta rinde para seis porciones y se prepara en unos 50 minutos aproximadamente.

Ingredientes:

  • 3 libras de acelga
  • 1 limón
  • 6 onzas de harina
  • 1 litro de leche
  • 1 taza de queso gruyere rallado
  • 2 barras de margarina o mantequilla
  • Sal
  • Nuez moscada

Preparación:

Corte la parte verde de las hojas de la acelba, lávelas y páselas por agua hirviendo.

Luego páselas por agua fría para refrescarlas y escúrralas.

Con un cuchillo córtelas en trozos grandes.

Pique los tallos en trozos de 3 a 4 centímetros. Échelos en una olla, cúbralos de agua fría, agrégueles jugo de limón y cocínelos durante media hora. Luego escúrralos.

Salsa bechamel

Derrita una barra de margarina o mantequilla y agregue la harina, cocine a fuego lento.  Luego agregue la leche hirviendo. Agregue sal y déjela cocinar y espesar por 15 minutos.  Derrita el resto de margarina y caliente allí las hojas de acelga, agregue sal y nuez moscada.

Eche la acelga en un molde resistente al calor y cúbrala con los tallos revueltos con la salsa bechamel. Cubra la superficie con el queso gruyere rallado.  Hornee la torta hasta que esté dorada encima.  Sírvala inmediatamente.