Siete preguntas que hay que hacerse antes de adoptar una mascota

Muchas personas desean adoptar un perro o gato para tener una convivencia fiel y prodigarles amor para toda la vida, pero antes de hacerlo, es fundamental que se hagan ciertas preguntas clave para establecer si le darán a su mascota una buena calidad de vida.

Publicado el
La persona debe tomar en cuenta ciertos requerimientos necesarios para establecer si se hará a cargo de manera responsable del animal que adopte. (Foto Prensa Libre, Shutterstock)
La persona debe tomar en cuenta ciertos requerimientos necesarios para establecer si se hará a cargo de manera responsable del animal que adopte. (Foto Prensa Libre, Shutterstock)

En la Ley de Protección y Bienestar Animal se establece que toda persona responsable, propietario o cuidador que tenga a su cargo animales, debe garantizarles las cinco libertades de bienestar animal, las cuales son: vivir libre de hambre, de sed o desnutrición; libre de temor y angustia; libre de molestias físicas y térmicas e incomodidad; libre de dolor, de lesión y de enfermedad y libre de manifestar sus comportamientos naturales. A quienes no las cumplan les será decomisado el animal, pues no proporcionarles estas libertades se considera maltrato.

Según la referida legislación, las asociaciones protectoras de animales deberán entregar en adopción a los animales esterilizados, desparasitados y vacunados, a personas que acrediten buena disposición y que tengan el espacio adecuado para tenerlos.

A continuación, se presentan siete de las preguntas más importantes que debe hacerse el adoptante de perro o gato, el cual, posiblemente, pasó hambre, maltrato o enfermedad y merece un hogar responsable que le brinde todos los cuidados necesarios, además de afecto, según información proporcionada por Alejandro Figueroa, director de Adopta una Mascota, y Maiko Calderón, director de Mishos GT.

La mayoría de asociaciones animalistas piden al adoptante llenar un formulario de compromiso, y algunas verifican el lugar donde vivirá la mascota y monitorean cómo está siendo cuidado. Se recomienda adoptar no solo cachorros sino animales adultos, que también merecen una segunda oportunidad. “Todos los días le pedimos algún milagro a Dios, pero nunca sabemos si podemos ser ese milagro para un gatito, pues es un honor saber qué él nos necesita”, indica Calderón.

¿Estoy dispuesto a tenerlo conmigo toda la vida?

La mudanza a otra residencia, un viaje o la espera de un bebé son las excusas más frecuentes por las que muchas personas abandonan o dan en adopción sus perros o gatos, pero ninguna es válida, porque estos animales son considerados miembros más de la familia, por lo que hay que tomar en cuenta que la adopción es un compromiso para toda la vida. Hay que considerar que la esperanza de vida promedio de un perro es e 10 a 15 años, según su tamaño y raza, y de un gato, de 12 a 17 años, según su condición física, genética, dieta y cuidado veterinario.

¿Toda la familia está de acuerdo con la adopción?

Aunque la persona desee con ansias adoptar un perro o gato, es esencial que pregunte al resto de su familia si está de acuerdo con esta decisión. En algunas ocasiones, cuando se lleva al animal a casa y alguno de los integrantes está en desacuerdo con su llegada, puede darse el caso de que dejé abierta la puerta para que salga del hogar o lo maltrate. Cuando toda la familia quiere adoptar al animal, puede dividirse las tareas de su cuidado.

¿Tengo el espacio físico adecuado y seguro para el perro o gato?

Cuando se trata de perro, debe tener a su disposición un lugar cómodo para dormir y suficiente espacio para movilizarse, especialmente, si es una raza de tamaño grande. Es inaceptable que viva en la terraza o la intemperie, sino que siempre debe estar protegido de las inclemencias del tiempo. Si se trata de gatos, ellos deben vivir dentro de la casa todo el tiempo, por lo que hay que hacer las adaptaciones necesarias para que no pueda salir y así evitar que se pierdan, los maltraten o envenenen. También hay que aceptar que los felinos prefieren dormir con sus dueños.

Foto Prensa Libre, Shutterstock

¿Tengo el tiempo para compartir con mi perro?

Hay que recordar que las mascotas disfrutan mucho de la compañía de sus cuidadores. En el caso del perro, es necesario dedicarle tiempo para sacarlo a pasear o jugar en casa, para que pueda desfogar su energía, si es un can joven, y así evitar que haga travesuras. En el caso del gato, él es muy independiente, por lo que para él es suficiente tener un lugar tranquilo, cómodo y seguro, aunque cuando son cachorros, se recomienda jugar con ellos para su adecuado desarrollo mental.

Lea también: Centros para adoptar mascotas

¿Tengo los recursos económicos para darle buena calidad de vida?

A los animales, además de amor, se les debe dar alimentación adecuada y completa para su edad, actividad y peso. Así mismo, se les debe castrar, vacunar y desparasitar y llevarlos a chequeo con el veterinario, al menos, anualmente. Es importante reunir un fondo de emergencia, por si es necesario que sea atendido y tratado ante cualquier enfermedad imprevista. En el caso de los gatos, también se les debe comprar mensualmente arena para su bandeja.

(Foto Prensa Libre, Shutterstock)

¿Estoy consciente de que es un ser vivo y que no está a mi servicio?

Hay adoptantes que quieren un gato para “cazar ratones” o un perro, “para cuidar la finca”. Es fundamental estar consciente de que estos animales son de compañía y las asociaciones de protección animal no los dan en adopción, si se trata de estas razones. Si su objetivo es que les sean de utilidad, al momento en que el animal no cumpla con este fin, es abandonado o maltratado. También es inaceptable adoptarlos para cumplir el deseo de un niño de tenerlo como juguete. Es importante educar a los pequeños para que no maltraten animales.

¿Estoy informado de las características de cada especie?

Hay que considerar que los cachorros de perro pueden hacer travesuras, necesitan tiempo para aprender a hacer sus necesidades fisiológicas en un lugar específico o ladran más de lo que se esperaba. Es importante que la persona se informe sobre las particularidades del comportamiento del perro y gato para que no se lleve sorpresas. Así mismo, debe aceptar que en algún momento estos animales pueden desarrollar alguna enfermedad crónica o tener alguna discapacidad que requerirá el compromiso de su dueño para cuidarlos e invertir en su tratamiento.

Lea también: Pasos para adoptar una mascota