Sin desperdicios de comida en casa

¿Qué tanto contribuye usted y su familia en el desperdicio mundial de alimentos? Conozca algunas estrategias para evitar tirar comida, ahorrar dinero y ayudar a otros.

Archivado en:

alimentosCómo ahorrar
Consumir  alimentos de manera responsable también  ayuda a disminuir el porcentaje de desperdicios en el mundo.  (Foto Prnesa Libre: Servicios).
Consumir alimentos de manera responsable también ayuda a disminuir el porcentaje de desperdicios en el mundo. (Foto Prnesa Libre: Servicios).

África, Europa y América podría alimentarse por completo con la cantidad de comida que se tira cada año en el mundo, así dice la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación, FAO.

Lo anterior traducido en cifras significaría 1,300 millones de toneladas de alimentos que van a la basura anualmente.  Entre los que más se desperdicia están las frutas y verduras, queso, pescado, pan, cereales, huevos y leche.

Los especialistas hablan que no desperdiciar es un trabajo en conjunto que comienza desde la siembra y producción, los procesos de distribución y llega hasta el momento que usted adquiere los productos y los lleva a su hogar.

Una reflexión al respecto la hicieron Gran Baldwin y Jen Rustemeyer, director y productora de un documental premiado llamado Just Eat It (Solo cómelo), en el que durante 74 minutos se hace una análisis del desperdicio de comida en Canadá, pero es una realidad mundial,  “es un hecho que todos disfrutamos de la comida.  Como sociedad, devoramos innumerables programas de cocina, revistas culinarias y blogs gourmet. Entonces, ¿cómo podríamos estar tirando casi el 50% de eso a la basura?”.

Gabriela Cruz, nutricionista especialista en Mindfulness, explica que comer es también ser consciente de aquello que como consumidores influimos en el medio ambiente.  Si usted está en la sintonía de trabajar para cambiar esta realidad.  Le presentamos algunas ideas prácticas que sugieren los expertos para trabajarlas en forma personal, en familia y comunidad.

El ritual de comprar, ordenar y almacenar

De qué forma se desperdicia menos cada día.  El reto comienza en organizar las compras al recordar los alimentos que ya se tienen en casa.

Al comprar en pequeñas cantidades se desperdicia menos.   Los especialistas insisten en retomar la costumbre de las compras diarias o un par de veces a la semana, según aquello que se comerá, sumado a no utilizar empaques, o hacerlo lo menos posible, agrega Cruz.

También existen otras ideas que ayudarán en este proceso como guardar los alimentos en lugares adecuados.

Frijol, garbanzo y lentejas, por ejemplo, tienen un tiempo prolongado de vida y se recomienda estén en un lugar fresco, en recipientes herméticos y de preferencia colocarles una etiqueta que indique la fecha de compra.

Este ejercicio es válido con todos los alimentos que duran como las pastas o algunos enlatados.  La idea es que estén bien resguardados, se conozca la fecha de caducidad y se consuman aquellos más próximo a vencer o que llevan más tiempo.

Si se habla de productos frescos, adquiera aquellos que no son perfectos y tienen manchas o están maduros.  Están listos para ser parte de su consumo inmediato o de entrar a ser preparados como mermeladas y otros platillos.

Algunos alimentos es posible congelarlos.   Aplíque esta técnica en aquello que le quede de  una sopa o un guiso  y consúmalo después.

A nivel mundial, la pérdida y el desperdicio de alimentos consume el 30% de la tierra dedicada a la producción de alimentos y el 25% del agua utilizada en la agricultura. Genera costos anuales estimados en 2.6 mil millones de dólares. (Foto Prensa Libre: Servicios).

 

Sembrar en casa e ir con los productores

Giuliana Gobbato, agroecóloga expresa que otra manera de cuidar el planeta es producir nuestra propia comida.  Insiste en que no se necesitan grandes espacios para sembrar porque es posible hacerlo en un par de macetas o en terrazas y de esta manera se puede  ingredientes frescos.

También recomienda acercarse para las compras directamente con los agricultores, “ellos  ponen el corazón a sus cultivo y en ocasiones son los que menos ganan dentro de toda la cadena”, agrega.  La experta recomienda buscar  productos orgánicos y participe en ferias y mercados que los distribuyen.

Gobbato sugiere  que de los residuos de alimentos se haga un compost.  El 40 y 60 por ciento de los supuestos desperdicios de alimentos en casa es posible procesarlos para beneficios de las plantas.  Busque tutoriales y experimente.

Un artículo publicado el año pasado en Prensa Libre, el ingeniero Víctor Cáceres, de Succasa, explica que el compost es un producto que se obtiene de diferentes materiales orgánicos, como residuos vegetales, en un proceso controlado de fermentación realizado por microorganismos -bacterias y hongos-, el cual es empleado como sustituto parcial o total de fertilizantes químicos.

La materia compostable se degrada en determinado periodo de tiempo, bajo ciertas condiciones de entorno con la intervención humana en este proceso. Como materia prima se puede utilizar todo tipo de desechos vegetales y animales que no estén contaminados, como cáscaras de frutas, verduras o huevos.

Nunca utilice para el compostaje insecticidas, grasas o aceites, medicamentos, golosinas, carnes, huesos y comidas saladas. (Foto Prensa Libre: Servicios).

En casa y restaurantes

Cuando es la hora de comer se recomienda poner los platillos en el centro de la mesa para que cada comensal se sirva lo que consumirá.  De esta manera se evita que las personas dejen residuos en los platos, que terminen en la basura.

En los restaurante también se sugiere llevarse a casa aquello que sobre y guardarlo para consumirlo después.

Algunas iniciativas invitan a donar y apoyar bancos o redes de alimentos.  Esto significa que en comunidad es posible organizarse para llevarlos a los más necesitados, a manera de que recolectar aquellos en buen buen estado y que se puedan compartir.  La FAO estima que en la actualidad casi mil millones de personas pasan hambre.

Contenido relacionado

>El alimento que puede mejorar y alargar tu vida: ¿lo estás comiendo suficiente?

>5 razones por las que su hijo no se come su refacción en el colegio

>Kakebo, el centenario método japonés que le puede ayudar a ahorrar hasta un 35% de su sueldo

 

0