Cómo convertir el hogar en una zona más segura para un paciente con diabetes

La diabetes es una enfermedad que requiere de cambios, no solo de alimentación y actividad física, sino de aspectos en el hogar.

Las medidas de seguridad en casa son importantes para el círculo familiar con el objetivo de evitar accidentes, caídas o golpes; y en un paciente con diabetes este aspecto es primordial para evitar que se lastime, pues una herida puede convertirse en una emergencia médica.

Cuando una persona tiene un nivel alto de glucosa no tiene una cicatrización normal porque se reduce el movimiento de los glóbulos blancos que protegen en el caso de heridas, y por eso se dificulta que sane.

Denis Cotzojay, médico internista de Sumédica, explica que, además, solo con el hecho de tener diabetes hay 13% más de posibilidades de fractura por una caída. Así que lo mejor es crear zonas más seguras en el hogar.

Al respecto, Cotzojay también comenta que cualquier accidente podría ser peligroso, especialmente en pacientes de 60 años o más, quienes corren más riesgo de pérdida de masa muscular, lo cual se acelera cuando aparecen enfermedades crónicas como la diabetes.

En algunos casos los pacientes con diabetes también llegan a presentar problemas visuales, sobre todo de noche, y por ello una de las grandes recomendaciones es tener espacios iluminados y evitar obstáculos en el camino.

Padecimientos como la retinopatía y el glaucoma reducen la visión y en algunos casos la persona con diabetes puede llegar a perderla.

Medidas higiénicas

Cotzajay insiste en la necesidad de cuidar la higiene de los pies. Hay que tener siempre el calzado apropiado y revisarse a diario para evitar cualquier lesión.

“Lo más importante es identificar situaciones de riesgo, para no lastimarse las extremidades, porque cuando la diabetes no está controlada se pierde sensibilidad y esto hace que exista más riesgo de que las lesiones no se identifiquen a tiempo y las cuestiones se compliquen al punto de sufrir una amputación”, agrega el profesional.

La diabetes ha ido en aumento, debido a la falta de un estilo de vida saludable y ejercicio, entre otros aspectos que influyen en sobrepeso y obesidad, y causa que se desarrollen estas y otras enfermedades crónicas.

Cotzojay explica que al diagnosticarse la enfermedad se sugiere llevar una vida equilibrada. Este consejo no es solo para los pacientes con diabetes, sino que debería ser la constante en toda la población.

Más de la enfermedad

Víctor Castañeda, especialista en diabetes, educación diabetológica y medicina interna, comenta que aún hay desinformación acerca de este padecimiento y solo una tercera parte de las personas diagnosticadas sigue las indicaciones médicas porque no dimensionan las consecuencias de esta.

Consulte con su médico sobre sugerencias respecto de la nueva rutina de vida después del diagnóstico de diabetes. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Castañeda agrega que muchos médicos no se toman el tiempo de enseñar ni educar a los pacientes. “Al respecto, es necesario comprender que un famoso órgano, llamado páncreas tiene como función principal producir una hormona o sustancia llamada insulina; esta es la encargada de normalizar el azúcar o glucosa producida después de ingerir alimentos, para que sea bien utilizada y los niveles se mantengan normales siempre”, explica.

Castañeda también lamenta que no exista cura para la diabetes e invita a controlarla. Esto es posible al evitar o retrasar sus consecuencias con dieta, actividad física, medicación, exámenes y tratamiento de complicaciones.

Tratamiento integral

Desde el diagnóstico, el paciente necesitará el apoyo no solo del médico sino de nutricionista, psicólogo y otros especialistas que podrían intervenir en su seguimiento educativo y de tratamiento de la enfermedad.

  • Medicamentos y seguimiento
    Este aspecto va desde pastillas hasta insulina, según el caso de cada persona. El paciente debe seguir el tratamiento tal y como fue prescrito. No debe abandonar el proceso porque podría representar complicaciones.
  • Controles frecuentes
    El paciente o su cuidador tiene la responsabilidad de darle seguimiento a sus números de control. Deben saber con certeza sus niveles de azúcar, asistir a sus chequeos de presión arterial, colesterol, salud renal, etcétera.
  • Alimentación equilibrada
    El plan nutricional no difiere de la recomendación para cualquier persona. El paciente debe asesorarse sobre las cantidades de los distintos grupos de alimentos porque esta es una clave para mantener bien los niveles de azúcar.
  • En movimiento la vida es mejor
    El ejercicio constante ayuda a tener un peso estable. El mínimo de actividad es de 150 minutos semanales. Además, la actividad física es indispensable para tener un óptimo estado físico e influye también en la salud emocional.
Cargando

Contenido relacionado:

>Insuficiencia cardíaca podría ser más peligrosa que algunos tipos de cáncer
>Alimentos sustitutos para que la persona con diabetes celebre las fiestas de fin de año
>Formas saludables de endulzar sus alimentos

0