Petén

Peteneros y beliceños viven en armonía en zona de adyacencia

Los divide una línea fronteriza imaginaria que atraviesa el campo de futbol, donde todas las tardes guatemaltecos y beliceños juegan una "chamusca". En ese momento, el diferendo territorial entre ambos países pasa a un segundo plano, mientras los lazos de amistad se fortalecen.

Por Rigoberto Escobar

Justo en el medio del campo de futbol fue trazada una frontera imaginaria entre El Arenal, Melchor de Mencos, Petén, y El Arenal, Benque Viejo del Carmen, Belice. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)
Justo en el medio del campo de futbol fue trazada una frontera imaginaria entre El Arenal, Melchor de Mencos, Petén, y El Arenal, Benque Viejo del Carmen, Belice. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)

Para Santiago, de 8 años, que vive en El Arenal, Melchor de Mencos, Petén, y Hamilton, 9, de El Arenal, Benque Viejo del Carmen, Belice, los conflictos que se repiten desde hace décadas  en la zona de adyacencia pasan desapercibidos, pues durante toda su vida han vivido en armonía sin que para ellos exista una línea fronteriza que los divida.

Todas las tardes juegan futbol, y aunque pareciera extraño, cada uno defiende la portería que se halla en el lado de su respectivo país.

La tranquilidad con la que viven los vecinos de esas comunidades se convierte en ejemplo para otros sectores, donde con frecuencia se reportan incidentes, incluso trágicos.

Jhony Brown, vecino de El Arenal, Belice, señaló que gran parte de sus parientes son peteneros, por lo cual lamentó los problemas que se registran en otros sectores de la zona de adyacencia. 

A pesar de la disputa territorial, vecinos guatemaltecos y beliceños conviven en armonía. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)
A pesar de la disputa territorial, vecinos guatemaltecos y beliceños conviven en armonía. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)

“Somos hermanos y tenemos que vivir en paz”, afirma.

Armonía

Urbelina Lemus, vecina del área urbana de  Melchor de Mencos, se mostró sorprendida por la forma como viven los vecinos de esos  sectores, lo cual, a su criterio, es de  beneficio  para todos.

Para Miguel Sacul Ruiz, presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo de El Arenal, Petén, ese sistema de  convivencia debería  ponerse en práctica en otras  áreas de la zona de adyacencia, donde para muchas  personas la  línea fronteriza sí tiene significado: división, lo que ha dejado dolor y luto  en muchos hogares peteneros.

Bonifacio Chan,  pastor evangélico de El Arenal, Belice, recuerda que  durante las casi  tres décadas que  tiene de vivir en ese lugar, no ha tenido conocimiento de algún enfrentamiento entre vecinos. A la iglesia de Chan asiste un grupo de feligreses peteneros, con lo que queda claro que para la amistad no existen fronteras.

Agregó que para la conservación de la buena armonía entre ambas comunidades, se reúnen con autoridades y visitan los hogares de los vecinos. Así mismo se formó el grupo Arte Sin Fronteras, donde participan jóvenes de ambos países, quienes comparten ideas buscando una solución a ese problema.

Ottoniel Corado, profesor residente de El Arenal, Petén, indica que en un buen porcentaje de las familias que residen en el municipio del Benque, son guatemaltecas, lo que ayuda a que exista convivencia entre hermanos y que por ningún motivo tiene que existir rencor o antipatía entre ambos pueblos. 

“Unos 10  niños de dicha comunidad acuden a la escuela del país vecino, para aprender otras culturas y el idioma inglés. Es muy importante vivir en paz, los comunitarios están comprometidos en seguir con esa armonía”, destaca Corado.

Ambas comunidades fueron fundadas hace tres décadas y se ubican a orillas del río Mopán. Unas 500 familias de ambas comunidades son las que habitan el lugar y rechazan todo acto vandálico por parte de tropas beliceñas, con la esperanza de tener una solución a este conflicto. 

En El Arenal, Melchor de Mencos, Petén y en  El Arenal, Benque Viejo del Carmen, Belice, los vecinos viven en paz y armonía. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)
En El Arenal, Melchor de Mencos, Petén y en El Arenal, Benque Viejo del Carmen, Belice, los vecinos viven en paz y armonía. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)